Sobreviviente revela quién inició el incendio en el CAI de San Mateo, Soacha

De acuerdo con el interno Maicol Galindo, el culpable de la conflagración sería otro capturado que falleció durante los hechos, identificado como ‘El Pecueca’.

Nueve jóvenes fallecieron en un CAI en San Mateo, Soacha, tras un incendio.
Nueve jóvenes fallecieron en un CAI en San Mateo, Soacha, tras un incendio.

El juicio disciplinario que adelanta la Procuraduría General de la Nación en contra de los miembros de la Policía Nacional involucrados en el incendio de un CAI en el barrio San Mateo, de Soacha, el pasado 4 de septiembre de 2020, se encuentra en su etapa final y abrió lugar, este jueves 8 de abril, para las declaraciones de las víctimas de la conflagración que dejó ocho muertos.

Uno de ellos fue Maicol Galindo, quien se encontraba detenido en el lugar al momento de los hechos, por lo que pudo confirmar que el culpable del incendio sería otro interno que falleció durante los hechos, conocido como ‘El Pecueca’. “Pues estaba en la reja y había pedazos de colchoneta y los prendió y ahí se prendió todo”, señaló el joven.

Vale recordar que, el incidente se presentó luego de que los jóvenes capturados iniciaran un motín como protesta por la cancelación de las visitas familiares.

Durante la audiencia también participó Leónidas Guzmán, vecino del sector, quien pudo proporcionarle nuevo material audiovisual al Ministerio Público. En la grabación se puede observar el caos alrededor del CAI durante el incendio, e incluso las dificultades que tuvo la Policía para entrar a rescatar a las personas atrapadas.

“De la candela escurría y hasta uno de los familiares se metió por una ventana para apagar el incendio”, relató Guzmán, señalando que la persona tuvo que devolverse ante el calor de las instalaciones que, agregó, se estaban derritiendo.

Como esos testimonios se han registrado ya varios, incluyendo el del patrullero Harold Rincón, quien compareció en calidad de testigo el pasado 23 de marzo, al ser uno de los uniformados presentes durante la conflagración. En la audiencia aseguró que arriesgó su vida para tratar de rescatar a las personas capturadas.

De acuerdo con la narración recogida por RCN Radio, el uniformado no estaba en el lugar cuando comenzó el incendio, sino adelantando un operativo de seguridad en las inmediaciones. Estando en esa tarea fue que recibió el llamado de emergencia por parte de la subteniente Aleida del Pilar González, una de las oficiales encargadas del CAI y que sí es investigada tanto por el Ministerio Público como la Fiscalía.

“Cuando yo escuché por radio a la subcomandante de estación pidiendo apoyo, inmediatamente regresamos. Nos demoramos unos 30 segundos (…) cuando llegamos estaba saliendo humo de techo de la estación”, señaló el miembro de la fuerza pública.

Una vez allí, agregó, se encontró con el patrullero Jorge Eliécer Suárez Orduz, quien era el custodio en servicio y también se encuentra en la mira de las autoridades. “Él saca las llaves de un bolsillo, me las da y tomé la iniciativa de ingresar. Todo el mundo gritaba que abrieran la puerta y empecé a arrastrarme para llegar a la reja, había mucho humo, mucho fuego, cuando cogí la reja me quemé una mano, había dos sabanas pegadas en los barrotes, me tocó patear la reja para abrirla”, dijo.

Ese detalle de las sábanas, que según Rincón fueron las que dificultaron la salida de los capturados, contrasta con la de los internos que sobrevivieron al incendio, ya que estos aseguran que ninguna de las celdas en las que estaban encerrados tenía dichos elementos colgando, mucho menos amarrados.

Su versión, sin embargo, sí corrobora otro de los apartes de la investigación: el CAI solo tenía un extintor. El mismo fue visto, mientras era usado incorrectamente, en los videos revelados en una de las primeras audiencias, a principios de marzo, por el auxiliar de la policía Eduard León. El mismo uniformado señaló que en ningún momento escuchó a los encargados de la estación dar instrucciones para que se les diera tratamiento a los heridos.

Incendio en un CAI de Soacha

Así las cosas, el pliego de cargos presentado por el Ministerio Público a inicios de febrero pasado señala que, el teniente César Martínez y la subteniente Aleida González, quienes se desempeñaban como comandante y subcomandante de la citada estación de Policía, respectivamente, no impartieron las órdenes necesarias para evitar las lesiones de tres detenidos, así como la muerte de las ocho personas restantes que compartían la celda.

Además, se refiere a la conducta del patrullero Jorge Eliécer Suárez Orduz quien, a juicio del organismo de control, y en su condición de custodio en servicio en la estación policial y encargado de las llaves de los dos candados con los que se aseguraba la celda, “debió proceder de manera inmediata a mitigar el fuego con la utilización del extintor y abrir la reja para que salieran los detenidos preservando su vida e integridad”.

Se espera que en los próximos días rindan declaratoria Nelson Gómez, Carlos García, internos que también sobrevivieron a la conflagración. Después de ellos, llegará el turno para las versiones libres de los tres uniformados acusados de negligencia.

SEGUIR LEYENDO: