Aprueban proyecto de ley que condena la deforestación con cárcel y hasta 50.000 SMLMV

El proyecto fue aprobado en debate en la Cámara de Representantes y ahora seguirá su curso legislativo.

Vista de un área deforestada en zona rural de Nueva Colombia (Colombia). EFE/Mauricio Dueñas Castañeda/Archivo
Vista de un área deforestada en zona rural de Nueva Colombia (Colombia). EFE/Mauricio Dueñas Castañeda/Archivo

Este 6 de abril, se aprobó en la plenaria de la Cámara de Representantes el proyecto de ley liderado por el congresista Juan Carlos Lozada, que tipifica formalmente el delito de la deforestación y otros actos ilícitos como la financiación de invasión a áreas de especial importancia ecológica, la apropiación ilegal de los baldíos que también contribuyen a la deforestación, la tenencia o transporte de mercurio, así como la promoción y financiación de la minería ilegal y el aprovechamiento ilícito de minerales.

La propuesta del representante Lozada plantea que para delitos como por ejemplo, la deforestación es decir, “quien sin permiso de autoridad competente o con incumplimiento de la normatividad existente tale, queme, corte, arranque o destruya áreas iguales o superiores a una hectárea continua o discontinua de bosque natural o manglar”, se castigará con prisión de 5 a 12 años y multa de 134 a 50.000 Salarios Mínimos Legales Mensuales Vigentes (SMLMV)

Otro de las acciones delictivas que conceptualiza el congresista es el tráfico de fauna como delito autónomo: “Quien trafique, mercadee, exporte y de cualquier forma comercialice los especímenes, productos o partes de la fauna acuática, silvestre o especies silvestres exóticas”. Para este delito plantea una pena de de 5 a 11 años y 5 meses de prisión y multa de 300 hasta 40.000 SMLMV.

“La pena se aumentará de una tercera parte a la mitad cuando la conducta se cometa a través de la práctica de cercenar aletas de peces cartilaginosos (tiburones, rayas o quimeras), y descartar el resto del cuerpo al mar”, agrega la propuesta de Lozada para condenar el delito de tráfico de fauna.

Uno de los puntos del proyecto que más discrepancias causó en el debate, es la apropiación ilegal de terrenos baldíos, así como la financiación de la apropiación ilegal de los baldíos de la nación.

Fotografía de un terreno de selva deforestado, en el Parque Nacional Natural Tinigua, en el departamento del Meta (Colombia). EFE/ Mauricio Dueñas Castañeda/Archivo
Fotografía de un terreno de selva deforestado, en el Parque Nacional Natural Tinigua, en el departamento del Meta (Colombia). EFE/ Mauricio Dueñas Castañeda/Archivo

“Quien se apropie de terrenos pertenecientes al Estado para actividades delictivas como: cultivos ilícitos, minería ilegal y crecimiento ilegal de la frontera agrícola, incurrirá en prisión de 5 a 12 años y multa de 140 a 50.000 SMLMV”, señala la iniciativa del congresista, y al mismo tiempo propone que, “quien promueva, financie, ordene, dirija, o suministre medios para la apropiación de baldíos de la nación sin cumplimiento de los requisitos legales con fines de expansión ilegal de la frontera agrícola, para ganadería en zonas no permitidas, para acaparamiento de tierras, para cultivos de uso ilícito, exploración y explotación ilícita de minerales o para mejora o construcción de infraestructura ilegal, incurrirá en prisión de 8 a 15 años y multa de 300 a 50.000 SMLMV”.

Ante estas propuestas, varios congresistas aseguraron que se debe tener cuidado, ya que plantean que esto puede vulnerar las costumbres y actividades económicas de campesinos e indígenas.

Por su parte, el congresista ha argumentado su propuesta diciendo que el punto de los terrenos baldíos es uno muy importante a tratar, ya que según él, está demostrado por cifras que la mayoría de líderes asesinados en el país fueron ultimados por problemas de tenencia de tierra, y agrega que este es el origen de los atentados a la diversidad en Colombia. Lozada también ha sustentado el proyecto diciendo que la principal causa de la deforestación en Colombia está ligada a la ganadería.

De acuerdo con el más reciente estudio de la Fundación para la Conservación y el Desarrollo Sostenible (FCDS), “Alarmas prendidas por la deforestación en 2020”, los departamentos más afectados por la deforestación en Colombia son Caquetá, Meta y Guaviare, y señaló que en el país se ha perdido unas 75.000 hectáreas de bosque.

La fundación también indicó que, una causa importante de la deforestación en el país son los incendios forestales que se generan, sobre todo, por la ganadería extensiva, la agricultura y la minería ilegal. “En Colombia las 158.000 hectáreas de bosque afectadas por deforestación, se debieron, sobre todo, a las actividades como quema de bosques”, afirmó Miguel Pacheco de la ONG World Wildlife Foundation (WWF).

SEGUIR LEYENDO: