Ejército Nacional ha destruido 192 artefactos explosivos en la subregión del Urabá durante 2021

Durante las labores de desminado fueron entregadas a comunidades indígenas de Murindó más de 25 toneladas de ayudas humanitarias.

En el Urabá antioqueño, cordobés y chocoano, y parte del occidente de Antioquia, se adelanta una operación militar y policial contra los grupos armados organizados que delinquen en la región. Tropas de la Décima Séptima Brigada del Ejército Nacional, la Fuerza Aérea, la Armada, la Policía y la Fiscalía General de la Nación, con soldados expertos en manejo de explosivos, adelantan el desminado militar especialmente en zonas donde hay disputas por el control del narcotráfico entre el Eln y el ‘Clan del Golfo’.

Durante 2021, como resultado de las labores búsqueda, ubicación y destrucción de estos artefactos, han sido destruidos 158 artefactos explosivos improvisados y 34 minas antipersonal, que habían sido instaladas en veredas, caminos y senderos por donde transitan soldados y policías, pero también campesinos e indígenas.

En este trabajo de desminado se revisan las veredas, senderos y caminos en donde transita la población indígenas para ir a la escuela y a sus cultivos.

El coronel José Bastidas, comandante Décima Séptima Brigada del Ejército, reportó que, desde hace 20 días, han sido destruidos 10 artefactos explosivos improvisados en el municipio de Murindó, luego de recibir información de los mismos indígenas sobre los lugares donde estaban instalados.

El pasado 23 de marzo, los habitantes de Alto Baudó (Chocó) recibieron la noticia de que la fuerza pública empezará el desminado de la zona. El proceso, que fue solicitado por la misma comunidad, será ejecutado específicamente por miembros del comando de la Fuerza de Tarea Conjunta Titán del Ejército Nacional.

En primer momento, los uniformados intervendrán cerca de 105.000 metros cuadrados de la zona rural del municipio, sobre todo los caminos más transitados, los bordes de ríos y áreas de cultivo. El proceso será ejecutado en los corregimientos Miacora, Chachajo, Puerto Luis y Pavarando, también conocido como La Pureza. De igual forma, se inspeccionará el territorio habitado por la comunidad embera dóbida mohamia.

“La intención es verificar sospechas de minas antipersonas en el sector, dada por la información suministrada por nuestra población; así mismo, por la inteligencia de combate, con el único objeto de destruir estos artefactos explosivos improvisados”, explicó el brigadier general Óscar Leonel Murillo Díaz, comandante de la Fuerza de Tarea Conjunta Titán del Ejército.

El inicio del desminado en Alto Baudó es muy importante porque, a causa de los explosivos, la comunidad no ha vivido ni un solo día tranquilo durante 2021, pues varios de sus miembros ya han sido afectados por esos artefactos. Justo el 26 de febrero de este año se dio a conocer que, un joven afrodescendiente de 17 años pisó una mina antipersona y perdió sus dos piernas. De hecho, durante esa semana se registraron cuatro víctimas por explosivos solo en ese municipio chocoano.

Otras comunidades piden el desminado

Por su parte, la Organización Indígena de Antioquia -OIA-, hizo un llamado a los actores armados ilegales que tienen a las comunidades indígenas de los resguardos de río Murindó y río Chageradó del municipio de Murindó en Antioquia, confinadas en sus territorios.

“De 2019 a la fecha han venido sembrando cada vez más minas antipersona en las inmediaciones de nuestras comunidades y sus caminos. En los cultivos y en nuestros embarcaderos. Evitamos que nuestros niños vayan a la escuela temerosos de que activen un artefacto explosivo y sus vidas se vean truncadas. No habría prótesis que reemplacen sus extremidades en caso de que las perdieran”, señaló la comunidad.

SEGUIR LEYENDO: