Liberan a 22 mineros secuestrados por disidencias de las Farc en Norte de Santander

Durante el operativo, que terminó en combates, fueron capturadas cuatro personas, entre las que se encuentra alias ‘Rafa’, líder del grupo residual.

/ Fiscalía General de la Nación
/ Fiscalía General de la Nación

La Fiscalía General de la Nación informó este sábado 6 de marzo sobre el rescate de 22 mineros que habían sido secuestrados por disidentes de las Farc en Norte de Santander. De acuerdo con el ente investigador, existen elementos que los vincularían con el cobro de extorsiones a comerciantes y propietarios de minas y fincas en esa región.

El secuestro, reportó la entidad, se dio el pasado jueves 4 de marzo en la mina La Bonanza, ubicada en el municipio de Santiago, donde personas armadas llegaron para tomar por la fuerza a los trabajadores con la intensión de pedir una suma de 40 millones de pesos por su rescate. Desde allí, se los llevaron hasta la vereda La Amarilla, en donde los mantuvieron recluidos durante un periodo de 72 horas.

Hasta ese lugar llegaron unidades del Gaula Militar Norte de Santander y del Batallón de Fuerzas Especiales Urbanas del Ejército Nacional que, apoyados por miembros del CTI de la Fiscalía, y tras un breve combate, lograron liberar a los trabajadores, que se dedican a la explotación de carbón.

Por esos hechos, agregó el director de la fiscalía seccional Jaime William Cuesta Peña, fueron capturadas cuatro personas señaladas de pertenecer al grupo residual estructura – 33, incluido alias ‘Rafa’, quien sería el líder de ese brazo armado, señalado de ejercer presión delincuencial sobre los municipios de Santiago, Sardinata y El Zulia durante los últimos siete años.

Asimismo, el funcionario de ese ente investigador reportó que se incautaron cuatro pistolas, proveedores, munición calibre 9 mm, armas cortopunzantes, celulares y una agenda con información de valor para las investigaciones.

El caso queda en manos de un fiscal de la Unidad de Reacción Inmediata (URI) de Norte de Santander, que imputará a los detenidos con los delitos de extorsión, secuestro extorsivo, concierto para delinquir agravado, y fabricación tráfico porte de armas de fuego y municiones de uso restringido de las Fuerzas Armadas o explosivos. Por estos, tendrán que responder ante un Juez de Control de Garantías.

La captura y liberación es el primero de dos golpes dados durante el día de hoy a las disidencias de las Farc, que también vieron la judicialización de alias ‘Huber’, señalado de ser el mayor proveedor de recursos ilícitos para los grupos criminales de ‘Gentil Duarte’ e ‘Iván Mordisco’.

Según la Fiscalía, Huber de Jesús Escobar Saldarriaga sería el responsable del cobro de extorsiones a comerciantes, ganaderos, transportadores y población civil en Guaviare, Meta y Caquetá. Además, hay indicios de que habría fijado cuotas para permitir que las estructuras narcotraficantes procesen y saquen clorhidrato de cocaína de esta zona del país.

Las denuncias en su contra dan cuenta de amenazas de muerte e intimidaciones constantes mediante panfletos y activación de artefactos explosivos. En las acciones militares contra los máximos cabecillas disidentes en el oriente, alias ‘Gentil Duarte’ e ‘Iván Mordisco’, fueron encontrados informes contables en los que el alias de Huber figura como el principal proveedor de recursos ilícitos para las estructuras residuales conocidas como frente primero y frente séptimo.

Al convertirse en objetivo judicial, ‘Huber’ decidió hacerse pasar por muerto, hasta hace dos meses, cuando fue interceptado en un puesto de control de la Policía Nacional mientras se trasladaba a la vereda Santa Ana de Guática, Risaralda, de donde era oriundo.

Tras su captura, un fiscal de la Dirección Especializada contra las Organizaciones Criminales le imputó los delitos de concierto para delinquir agravado con fines de homicidio, extorsión, porte de armas de uso privativo, y porte ilegal de armas de fuego de defensa personal. Por estos, un juez de control de garantías dispuso que deberá cumplir medida de aseguramiento en centro carcelario.

Seguir leyendo: