Guerrilleros de Gentil Duarte habrían construido carretera de 30 kilómetros en la Amazonía

En las últimas horas, las autoridades han propinado varios golpes a la disidencia de las antiguas Farc en el sur del país, con el bombardeo a uno de sus comandos y la intervención a una carretera para el transporte de sustancias psicoactivas.

Las autoridades identificaron una carretera de trocha que miembros de la disidencia de ‘Gentil Duarte’ habrían construido en poco más de seis meses en medio de la selva del Amazonas, con el fin de transportar insumos químicos hacia los laboratorios de procesamiento al servicio de esa guerrilla.

Según la Fiscalía General de la Nación, institución que logró el cierre de la carretera, el corredor fue construido en un área de reserva de la Amazonía, en inmediaciones del resguardo indígena Nukak Makú, comunidad de especial protección constitucional y que se encuentra en riesgo de exterminio físico y cultural desde que fue contactado oficialmente en 1988.

“La labor investigativa de la Dirección Especializada contra las Violaciones a los Derechos Humanos de la Fiscalía, con apoyo de la Dirección de Protección y Servicios Especiales de la Policía Nacional (DIPRO) y la Fuerza Aérea Colombiana, que realizó sobrevuelos y monitoreos en el área afectada, permitió identificar un corredor clandestino de algo más de 30 kilómetros entre Puerto Flores, en zona rural de San José del Guaviare; y el río Inírida, en límites con El Retorno”, señaló la Fiscalía.

La construcción de la trocha tendría el objetivo de movilizar insumos para el procesamiento de sustancias psicoactivas y para acaparar terrenos. Con el fin de dar apariencia de legalidad a la vía, se habría promovido la construcción de asentamientos artesanales en las laderas y con el objetivo de legalizar en el futuro los predios.

Con la información recaudada por las autoridades, un juez de control de garantías ordenó el cierre del corredor y la destrucción manual de dos puentes de madera que hacían parte de la vía. Así mismo, pidió a las autoridades administrativas y a la fuerza pública ejercer acciones preventivas y de control para evitar que sea aprovechada.

Según Indepaz, “Gentil Duarte se mueve en rutas de la Orinoquía y Amazonía de Colombia, Venezuela y Brasil coordinando el envío de la cocaína que se procesa en Colombia y que negocia directamente con carteles mexicanos como el de Sinaloa, su principal aliado, y carteles de Brasil. Ha logrado expandirse desde Guaviare, que es su principal zona de influencia, hacia el norte del país al controlar la producción de base de coca en departamentos como Meta y Arauca. En un caserío de la serranía de La Macarena, se establece que Duarte sería el único proveedor de base de coca en esa zona del país”, indicó Indepaz.

Esa fundación señaló que el máximo líder de las disidencias de las Farc en Bloque Suroriental, alias ‘Gentil Duarte’, quien fue expulsado en 2016 del Acuerdo de Paz luego de que la estructura Jorge Briceño se declarara en disidencia, es uno de los principales interesados en unificar su fuerza mediante la adhesión de estructuras más pequeñas que actúan en diversos puntos del territorio nacional y que controlan rutas del narcotráfico y negocios ilegales con gran rentabilidad para dichas estructuras.

En esa misma zona del país, este 2 de marzo, el Ministerio de Defensa informó detalles de un fuerte golpe a la estructura de las disidencias de las Farc de ‘Gentil Duarte’. En operaciones militares en el departamento del Guaviare fueron abatidos diez disidentes y otros tres, capturados.

Según informó el ministro Diego Molano, 13 integrantes de la disidencia de las Farc comandada por alias ‘Gentil Duarte’ en Calamar, Guaviare fueron neutralizados.

“Estos narcocriminales son responsables del reclutamiento de menores, ataques contra nuestra Fuerza Pública, secuestro y minería ilegal. Este Gobierno no descansará hasta llegar a su cabecilla, símbolo del mal Gentil Duarte. Seguiremos debilitando a las disidencias de las Farc”, agregó el ministro de Defensa.

Dentro de los hechos criminales más recientes realizados por esta estructura se encuentran el secuestro y posterior asesinato del subteniente del Ejército Nacional Carlos Arturo Becerra, en el municipio de Puerto Concordia (Meta) y la instrumentalización de la población civil para que de manera indiscriminada ataque a los integrantes de la Fuerza Pública que realizan labores de erradicación manual de cultivos ilícitos en el suroriente del país.

Al lugar de los hechos fueron insertados funcionarios del Cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía General de la Nación, para la realización de los actos urgentes y el posterior traslado a medicina legal de los fallecidos, con el fin de determinar las identidades, sexo y edades del personal.

Con este resultado se afectan el mando y control del Grupo Armado Organizado residual y se interrumpe la intención de recomponer las estructuras delictivas de las disidencias que delinquen en esta región del país. Además, se golpean las alianzas criminales para el control territorial y las rutas del narcotráfico hacia el extranjero.