Alerta naranja en San Andrés por peligrosa altura del oleaje

Debido a la fuerza de los vientos, que superan los 25 nudos, y para evitar posibles estragos, el archipiélago mantendrá la alerta naranja hasta el próximo miércoles.

Por fuertes vientos en la costa Caribe de Colombia, San Andrés se mantendrá en alerta naranja hasta el miércoles. Foto: Colprensa
Por fuertes vientos en la costa Caribe de Colombia, San Andrés se mantendrá en alerta naranja hasta el miércoles. Foto: Colprensa

El fin de semana pasado, se encendieron las alarmas en la costa norte de Colombia debido a los fuertes vientos que azotan al mar Caribe. De acuerdo con el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), las corrientes superan los 40 nudos, es decir, 74 kilómetros por hora, y las olas alcanzan alturas superiores a los 4 metros. Entre los territorios más afectados está el archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, zona fuertemente golpeada por el huracán Iota a finales de 2020.

Desde la isla, Yolanda González, directora general del Ideam, declaró alerta naranja en el territorio y advirtió a los pobladores de las corrientes de viento y los posibles daños que pueden causar.

“Ideam reitera alerta naranja en cuanto a la velocidad de los vientos y la altura del oleaje para el archipiélago de San Andrés, Providencia, Santa Catalina y los cayos. Esta alerta se ha venido emitiendo para días anteriores. Se reitera para el día de hoy y los próximos días”, dijo la funcionara, durante una alocución oficial difundida en Twitter. También añadió que se registraron vientos de hasta 25 nudos.

De acuerdo con González, la recomendación para el Sistema Nacional de Gestión del Riesgo, los pescadores y la comunidad es tener en cuenta las medidas necesarias para proteger la vida durante el fenómeno natural y prevenir posibles estragos producto del cambio de oleaje.

En el resto del territorio colindante con el mar Caribe, se presentó fuerte oleaje y se declaró alerta roja en la región. De acuerdo con CM&, las costas de los departamentos de Bolívar, Sucre, Córdoba y el golfo de Urabá son los territorios más afectados por la ráfaga.

El instituto recomendó a los operadores de pequeñas embarcaciones, operadores turísticos y pescadores que se tome en cuenta la alerta para así poder, con tiempo, volver a planear sus actividades. De este modo, evitar correr riesgo personal y poner en peligro a turistas que estén viajando al lugar.

El jefe de la Oficina de Pronósticos y alertas del Ideam, Daniel Usuche, señaló la semana pasada que esas condiciones metereológicas amenazan especialmente la navegación en las zonas marítimas de Colombia, y por ello reiteró la importancia de que tanto los habitantes como las autoridades pertinentes se mantengan al tanto de la evolución de estas condiciones

“El incremento de los vientos alisios es algo que es normal para la época del año. A comienzo de todos los años se experimenta esta clase de fenómenos, en los que los vientos adquieren velocidades por encima de lo normal. Esto afecta especialmente al centro del área marítima colombiana y algunas zonas del litoral, donde las condiciones han sido de amenaza para los pescadores”, explicó el funcionario.

Además, para esta zona, la autoridad recomendó “desarrollar estrategias de información a los turistas y operadores turísticos, procurando divulgar las medidas de preparación que deben adoptar y las acciones previstas por las autoridades locales. (...) Dar cumplimiento a las restricciones y evitar los bañistas en zonas no autorizadas”.

Así va la reconstrucción de San Andrés

El plan de 100 días para volver a poner en pie a San Andrés, Providencia y Santa Catalina fue el programa que anunció el gobierno de Iván Duque luego de que el huracán Iota golpeó al Archipiélago la madrugada del 16 de noviembre de 2020. Al ser un plan muy ambicioso pasados los 100 días, solo se ha ejecutado el 24,5% del objetivo.

De acuerdo con El Tiempo, la Contraloría dio a conocer que, luego de 100 días, de las 877 viviendas inicialmente identificadas para su rehabilitación tan solo unas 215 han sido intervenidas, es decir, el 24,5% del total y de las 1.134 viviendas nuevas que el Gobierno se comprometió a entregar al final de todo el proyecto, no se ha iniciado la construcción.

MÁS SOBRE OTROS TEMAS: