Samuel Viñas, dueño de reconocidas tiendas de ropa, mató a su esposa y pasa su condena en su lujoso apartamento

Sin cumplir una fracción importante de los 45 años de condena que la justicia le impuso y con la excusa de padecer quebrantos en su salud, el empresario barranquillero pasa su condena en su residencia al norte de la capital del Atlántico.

Samuel Viñas, quien junto a su mujer creó una cadena de almacenes de ropa para niñas, mató a su esposa y se le concedió el beneficio de casa por cárcel. Foto: Colprensa
Samuel Viñas, quien junto a su mujer creó una cadena de almacenes de ropa para niñas, mató a su esposa y se le concedió el beneficio de casa por cárcel. Foto: Colprensa

El primero de enero de 2010, en plena festividad de año nuevo, Samuel Enrique Viñas Abomohor mató a su esposa, Clarena Piedad Acosta Gómez, con dos disparos de un arma de fuego que el esposo le habría comprado a su primo. El escándalo en Barranquilla, capital del Atlántico y sede principal de sus almacenes llamados ‘Laura V’, en honor a una de sus hijas; causó repudio entre la clase alta a la que pertenecían.

El negocio era un éxito y contaban con 15 tiendas de ropa que Clarena diseñaba y Samuel administraba. Sin embargo, Viñas era un hombre controlador y celoso que imponía formas de vestir a Acosta e, incluso, intentó asfixiarla en una ocasión.

Tres hijos después y un imperio textil en funcionamiento, Viñas aún mostraba su lado más violento en el hogar. “Me amenaza con matarme a mí y a nuestros hijos, y después suicidarse, algo que no me deja vivir en paz”, dijo Clarena, meses antes de su muerte, ante un juzgado de familia de Barranquilla para el trámite de su divorcio con el empresario, presentado en mayo de 2009. Incluso, según Semana, Samuel contaba con una caución impuesta por la Comisaría de Familia para mantenerse lejos de la mujer.

Sin embargo, Viñas logró confundir a los allegados con su actitud distinta por fuera de la casa. De acuerdo con Alberto Calderón, primo de Clarena y abogado en el caso, le extrañaban los actos de agresividad del hombre. “Cuando jugaba fútbol en el club era conciliador, pero como que en su hogar era otro”, dijo a El Tiempo.

De acuerdo con lo que dijo el medio capitalino en su momento, el asesinato fue una reacción por el divorcio que Acosta tenía en curso. Sin embargo, se seguían viendo por el negocio que tenían en común. Por sospechas de que la mujer tenía una relación con otro hombre, Viñas dijo que volviera a la casa que compartían en la que, finalmente, terminó asesinándola.

Laura Viñas, la inspiración detrás del nombre 'Laura V', testificando en contra de su padre por el asesinato de Clarena Acosta, su mamá. Foto: Colprensa
Laura Viñas, la inspiración detrás del nombre 'Laura V', testificando en contra de su padre por el asesinato de Clarena Acosta, su mamá. Foto: Colprensa

A pocos metros de sus tres hijos, su yerno, amigos de la familia, los padres de Clarena y su hermana, el hombre accionó tres disparos de su revólver calibre 38. Uno de ellos impactó el techo y dos acabaron con la vida de la creadora de la línea de ropa infantil más famosa de la costa Caribe de Colombia.

Por el delito, Viñas fue condenado a 42 años de prisión y pasó 10 en la Penitenciaría el Bosque de Barranquilla. Sin embargo, El Tiempo conoció que el pasado 7 de febrero de 2020, el hombre fue concedido con el beneficio de casa por cárcel por supuestos quebrantos de salud tras presentar ocho tutelas exigiendo el beneficio.

En este momento, de acuerdo con El Tiempo, el asesino se encuentra en el noveno piso del edificio Turquesa Real, en Villa Country, uno de los barrios más exclusivos del norte de la capital del Atlántico.

Ahora, la Procuraduría General de la Nación apeló la decisión de casa por cárcel otorgada por Juzgado Cuarto de Ejecución de Penas de Barranquilla, en responsabilidad del juez suplente Luis Coronel Molina y respaldada por el juez Fernando Daza. De acuerdo con el Ministerio Público, si bien no existían los equipos para tratar a Viñas en la cárcel, nunca se determinó si los procedimientos podían ser realizados en el domicilio.

“A juicio del órgano de control, el juez no señaló las razones jurídicas por las que el envío al domicilio del procesado, con lo que realizó valoraciones que normativamente son propias y exclusivas de los médicos del Instituto de Medicina Legal. El Ministerio Público recalcó que el juez justificó el traslado argumentando que la cárcel El Bosque, de Barranquilla, no cuenta con los equipos médicos, pero no aclaró si en el domicilio de Viñas Abomohor sí existen los elementos necesarios para tal fin”, aseveró el Ministerio Público, según recogió Semana.

Según El Tiempo, Edgardo Niebles, tío de la víctima, afirmó que era un arreglo entre los jueces y Viñas. “No hay ninguna razón jurídica para que él tenga casa por cárcel (...) eso fue por plata”, expresó en su momento.

Incluso, la Corte Suprema de Justicia determinó que no era razón suficiente para recluir al hombre en su casa y que debería permanecer en la cárcel. Un año después, el hombre se encuentra en su residencia, sin importar el daño que causó a una familia que sufre la ausencia de su madre.

MÁS SOBRE OTROS TEMAS: