Quién dice la verdad: se conocen las confusas versiones que entregaron los tres implicados en el presunto feminicidio de Ana María Castro

En las declaraciones de los tres implicados en el presunto crimen, a los agentes del CTI, sobre lo que pasó el 4 de marzo de 2020 con la joven Ana María Castro, hay detalles que concuerdan, pero muchos no coinciden.

Mateo Reyes, Paul Naranjo y Julián Ortegón son los tres hombres que vieron por última vez con vida a la joven de 21 años Ana María Castro. Noticias Caracol tuvo acceso a las versiones que entregaron estos tres sujetos a agentes del CTI sobre lo que pasó el 4 de marzo de 2020.

Lo que contó Mateo Reyes es que conocía a la joven hace aproximadamente un año y que eran solo amigos de fiesta. Sobre ese día, le comentó a los agentes que invitó a Ana María a tomar a una zona que se conoce como zona 116, en el norte de Bogotá. Allí estuvieron hasta las 8 de la noche y luego salieron a otro bar, conocido como El Chupe, lugar donde se encontraron con Paul Naranjo y Julián Ortegón.

El universitario, según lo detalló Noticias Caracol, no recordaba muy bien lo que pasó por la ingesta de alcohol, pero lo que sí recuerda es que se subió al carro de Naranjo pero se bajó en la calle 80. “Alguno de los amigos me dice que yo no podía ir con ellos a la casa, entonces pararon yo me bajé del carro y Ana se bajó detrás mío”, relató el joven.

“Yo me subo al andén y Ana se queda hablando con los otros ocupantes del vehículo, escuché discutir a Ana con alguno de sus amigos, y de un momento a otro el que iba manejando el carro arranca y como Ana estaba recostada sobre la ventanilla no sé si fue que quedó enganchada en el auto y como arrancó tan rápido, Ana se cayó al piso y se golpeó la cabeza”, fue la versión de Mateo según lo revelado por el noticiero.

Archivo Particular


El Tiempo
Archivo Particular El Tiempo

Otra versión fue la que entregó Paul Naranjo, quien afirmó que hacia las 11 de la noche entró junto a Julián Ortegón a un bar que se llama Cantina, pero que al ver una situación incómoda entre Ana María y Mateo decide irse, pero algo lo hizo cambiar de decisión.

“Vi que Ana María como que quería irse y Mateo la jalaba, no sé si estaban discutiendo pero vi eso, yo le dije a Julián que se bajara y que le dijera a Ana María que si la acercábamos hasta la casa para no dejarla por ahí volando. Yo le pregunté a Ana María que qué quería y ella me dijo que quería seguir tomando”, contó Naranjo a los agentes del CTI.

En su versión, Paul Naranjo asegura que al salir de la zona 116, Mateo les propone seguir tomando en otro bar que el conocía, pero no aceptaron ya que Julián Ortegón dijo no tener más dinero, por lo que decidieron ir a su casa.

Noticias Caracol también muestra el relato que entregó Ortegón al CTI, y su versión coincide en que Ana María y Mateo estaban peleando y por ese comportamiento es que les insisten que se bajen del carro cuando iban de camino a su casa.

“Paul paró antes del Jumbo y él les dijo que se bajaran. Yo me bajé y abrí la puerta y los agarré del brazo primero a Ana María y después a Mateo y ellos eran a subirse, les dije, respeten que Paul es mi amigo, me subí a la camioneta y nos fuimos, ellos ahí se quedaron y arrancamos hacia mi apartamento”, dijo Ortegón.

Ortegón agregó que Mateo había tenido un comportamiento agresivo con la joven, pero eso es algo que siguen investigando las autoridades. Sobre estas tres versiones es que se llevará el juicio para descubrir qué pasó en realidad esa noche y quién fue el responsable de la muerte de Ana María Castro.

Le puede interesar: