Instalan transmisores a caimanes aguja del Parque Tayrona como parte de su plan de conservación

Actualmente, el caimán aguja se encuentra catalogado como una especie “en peligro” dentro del territorio nacional.

La información producto de la investigación le permitirá a Parques Nacionales tener soporte para la toma de decisiones sobre la especie, su protección y conservación dentro del territorio, no solo en el área protegida sino también de su zona de influencia donde habita la especie. Foto: Parques Nacionales
La información producto de la investigación le permitirá a Parques Nacionales tener soporte para la toma de decisiones sobre la especie, su protección y conservación dentro del territorio, no solo en el área protegida sino también de su zona de influencia donde habita la especie. Foto: Parques Nacionales

Parques Nacionales Naturales de Colombia informó que, junto a la Universidad de Ibagué, la Corporación Natural SIG y el Texas Tech University (con el apoyo y financiación del CrocFest, organización para la conservación del medio ambiente), iniciaron en el Parque Nacional Natural Tayrona el proyecto de investigación “Ecología espacial del Caimán Aguja”.

La iniciativa tiene como objetivo continuar con la labor de protección del caimán aguja (Crocodylus acutus), especie emblemática de dicha área protegida.

“Este proyecto está enmarcado en las líneas de investigación y monitoreo del Parque y pretende determinar la ecología espacial del Crocodylus acutus en el área protegida, a través de la evaluación de los patrones de dispersión de la especie según la edad, sexo y temporada climática”, informó Parques Nacionales, que al mismo tiempo señaló que, con la puesta en marcha también se busca “establecer el ámbito de hogar del animal y, por último, para caracterizar el tipo de hábitat, preferencia y centro de actividad de la especie”.

Cómo se llevará a cabo la instalación de transmisores

De acuerdo con la entidad ambiental, durante febrero se han instalando 21 transmisores en 21 caimanes aguja. Estos dispositivos “permitirán determinar cómo esta especie se mueve dentro del Parque Tayrona”, a través de su instalación en el lomo del animal, para poder así hacerle un seguimiento durante un año y medio.

De igual forma, Parques Nacionales dio a conocer que a mediados del mes, “se realizaron actividades de capacitación y manejo de equipos a los guardaparques que participan en la investigación, por parte de los especialistas que integran este proyecto”.

La entidad señaló que continuará realizando, junto a los diferentes aliados, “proyectos de conservación que permitan avanzar en la protección y conservación de las especies de fauna y flora silvestres presentes en las áreas protegidas del Sistema”.

Instalación de dispositivo en caimán aguja del Parque Tayrona. Foto: Parques Nacionales.
Instalación de dispositivo en caimán aguja del Parque Tayrona. Foto: Parques Nacionales.

Acerca del caimán aguja

El caimán aguja, Caimán del Magdalena o Cocodrilo americano como es conocido comúnmente el Crocodylus acutus, es una de las once especies de crocodylidos que habitan en América, y tiene la más amplia distribución a través del continente, con reportes de su existencia en 18 países.

De acuerdo con información de la autoridad ambiental Corpamag (Corporación Autónoma Regional del Magdalena), el caimán aguja es además “una de las seis especies de crocodylidos que habitan en el territorio nacional, con una distribución histórica que abarcaba zonas costeras e insulares tanto del Pacífico como del Caribe, incluyendo los valles inter-andinos hasta los 700 metros sobre el nivel del mar”.

“Actualmente, el caimán aguja se encuentra catalogado como “Vulnerable” dentro de la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y como “En Peligro” bajo la evaluación realizada en Colombia”, recoge la corporación ambiental.

Por ello, Corpamag advierte que “se hace necesaria la generación de un plan de conservación, manejo y uso sostenible de las poblaciones de caimán aguja en sector nororiental del departamento del Magdalena, con el fin de definir líneas de acción específicas que permitan la conservación de esta especie amenazada, así como su coexistencia con las comunidades humanas que allí habitan”.

Así entonces, ha planteado planes que incluyen protocolos “de prevención, atención y mitigación de conflictos entre comunidades locales y poblaciones de caimán aguja, estipulando los pasos a seguir para la reacción y atención inmediata ante casos de conflicto, los cuales reduzcan los impactos causados a las comunidades locales, así como permitan la protección de esta especie amenazada”.

De acuerdo con la corporación, este protocolo también plantea una estrategia de divulgación que facilite la sensibilización de los habitantes locales sobre estas especies de crocodylidos, su importancia biológica y cultural, así como los deberes y derechos que todo ciudadano tiene para conservar y usar de manera sostenible su medio ambiente.

Le puede interesar:


MÁS LEIDAS AMÉRICA