Ideas para la Paz cuestiona los resultados del Gobierno frente al ELN: se reducen las capturas y aumentan los integrantes y los atentados

Las muertes de altos cabecillas han sido calificadas por la Fundación Ideas para la Paz como movidas mediáticas, pero no han sido realmente significativas.

La Fundación hizo un recorrido por los actos criminales que ha realizado esa organización armada, al margen de la ley, y los resultados que, según el Gobierno Nacional, ha conseguido en su lucha para desmantelar dicho grupo. EFE/Christian Escobar Mora/Archivo
La Fundación hizo un recorrido por los actos criminales que ha realizado esa organización armada, al margen de la ley, y los resultados que, según el Gobierno Nacional, ha conseguido en su lucha para desmantelar dicho grupo. EFE/Christian Escobar Mora/Archivo

En una de sus últimas publicaciones, la FIP (Fundación Ideas para la Paz), hizo un análisis respecto a la situación que vive el país respecto al ELN (Ejército de Liberación Nacional). Bajo el título “Sin presión ni negociación: lo que dicen los ‘resultados’ contra el ELN”, la Fundación hace un recorrido por los actos criminales que ha realizado esa organización armada, al margen de la ley, y los resultados que, según el Gobierno Nacional, ha conseguido en su lucha para desmantelar dicho grupo.

De acuerdo con la FIP, luego del atentado del ELN, en la Escuela General de Cadetes Francisco de Paula Santander, el 17 de enero de 2019, cuando un carrobomba estalló dentro de sus instalaciones y dejó a 22 personas muertas, y a 87 heridos, según los informes de las autoridades que reportaron los hechos, las capturas en contra de miembros del ELN se redujeron en un 50%. Según el informe de la Fundación, aunque en 2019 el Gobierno de Iván Duque logró el nivel más alto de capturas desde el 2010, durante el último año, las cifras de capturas son parecidas a las que habían antes del año 2013.

El atentado a la Escuela General de Cadetes de la Policía General Santander se dio en la mañana del jueves 17 de enero de 2019. (EFE)
El atentado a la Escuela General de Cadetes de la Policía General Santander se dio en la mañana del jueves 17 de enero de 2019. (EFE)

Al igual que la reducción en las capturas, la reducción en la cifra de miembros del ELN dados de baja en operativos en su contra es evidente. Según el informe, en 2020, la cantidad de militantes de esa organización fallecidos en combate con fuerzas armadas nacionales fue la más baja de los últimos 11 años. La reducción ha sido de un 25%.

A pesar de la muerte de altos mandos del Ejército de Liberación Nacional como alias Uriel, uno de los cabecillas del Frente de Guerra Occidental, y alias Gallero, coordinador del Frente de Guerra Darío Ramírez Castro, el informe asegura que solo se han tratado de fallecimientos mediáticos pero que, sin embargo, en acciones reales, y en repercusiones tangibles, esas muertes “han sido muy localizadas en los frentes más débiles de esta guerrilla”.

La desmovilización es otro de los temas en la que el informe de Juan Carlos Garzón, director del Área de Dinámicas del Conflicto y Negociaciones de Paz de la FIP, Andrés Aponte, investigador, Elizabeth Reyes y Christian Benito, hace hincapié. De acuerdo con los datos que otorgaron, desde el 2019, se han venido reduciendo en un 22%, aún y cuando, según explica la FIP, el Gobierno ofrece beneficios a aquellas personas que manifiesten su deseo de reintegrarse a la vida civil.

Estas reducciones se contrastan con los aumentos de cosas como el número de integrantes en armas del ELN, y las acciones armadas perpetradas por sus integrantes.

Foto de archivo. Rebeldes del Ejército de Liberación Nacional (ELN) descansan frente a una casa de madera en las selvas del departamento del Chocó, Colombia, 31 de agosto, 2017. REUTERS/Federico Ríos
Foto de archivo. Rebeldes del Ejército de Liberación Nacional (ELN) descansan frente a una casa de madera en las selvas del departamento del Chocó, Colombia, 31 de agosto, 2017. REUTERS/Federico Ríos

Las cifras señalan que, desde el 2016, se aumentó, en un 78%, la cantidad de integrantes que, durante ese año, según el Ministerio de Defensa, estaba en 1.505 personas en armas. Las poco más de 1.500 personas se convirtieron en 2.206 en 2018, y aumentaron a 2.678 para el año 2020. Esto sin contar, dice la FIP, con las 2.541 que hacen parte de las redes de apoyo del ELN, según MinDefensa.

Con el aumento de personal, se incrementaron, en un 32%, entre 2017 y 2018, las acciones armadas que, en su mayoría, ocurrieron en zonas como Norte de Santander, Arauca y Cesar.

Durante la ceremonia de reconocimiento al nuevo director de la Policía Nacional de Colombia, general Jorge Luis Vargas Valencia, en días pasados, el presidente de la República, Iván Duque Márquez, aseguró que las autoridades llegarán hasta los “narcoterroristas del ELN y la Narcotalia”.

“Nuestra labor está en enfrentar al narcoterrorismo sin vacilaciones; que quede claro que esos delincuentes del ELN son narcoterroristas, y este año, con el apoyo de la Corte Suprema de Justicia, esperamos enviar en extradición, por primera vez, a los Estados Unidos a miembros de esa estructura criminal, para que quede claro lo que son: narcotraficantes, terroristas y delincuentes, a los que les debe caer todo el peso de la ley”, dijo Duque. El testimonio del mandatario se da paralelo a los supuestos atentados de los que se ha venido advirtiendo que, supuestamente, tiene en mente esa guerrilla. Las alertas fueron encendidas por José Luis Ponce, embajador de Cuba en Colombia, sin embargo, las investigaciones respecto a ello continúan.