Secuestrados dos indígenas del resguardo Huellas-Caloto

La Guardia Indígena confirmó que ya inició las labores de búsqueda.

Algunos líderes de la minga de suroccidente permanecerán en la capital para buscar diálogos con el Gobierno, mientras que el resto de los mingueros regresarán a sus territorios. Foto: Luis Velandia/Infobae.
Algunos líderes de la minga de suroccidente permanecerán en la capital para buscar diálogos con el Gobierno, mientras que el resto de los mingueros regresarán a sus territorios. Foto: Luis Velandia/Infobae.

Indígenas del Norte del Cauca denunciaron que dos de sus comuneros fueron secuestrados por un grupo armado y que temen por su vida. La Asociación de Cabildos Indígenas de la zona confirmó que uno de ellos es el exconcejal del municipio de Caloto Wilson García y la otra persona es Juan García, primo del funcionario.

Según cuentan los habitantes del cabildo, ambos hombres fueron interceptados por sujetos armados cuando se movilizaban por la vereda Santa Rosa, zona rural del municipio de Corinto en el departamento del Cauca.

Los indígenas secuestrados hacen parte del resguardo indígena de Huellas-Caloto, desde donde manifestaron su preocupación por la vida de los hombres y aseguraron que desde la Guardia Indígena ya se inició la búsqueda de estas personas con los grupos armados que se reconoce, hacen presencia en el sector.

<i><b>La comunidad de El Credo se ha movilizado para encontrar al grupo armado que los raptó y dar con el paradero de los comuneros. Los Kiwethegnas, guardia indígena, hacen presencia en la zona,</b></i> expresó el Tejido de Defensa a la Vida de la ACIN, a través de un comunicado de prensa.

Voceros de Derechos Humanos del Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC) manifestaron su preocupación frente a este nuevo ataque, pues aseguraron que 2020 fue uno de los años más difíciles y violentos para estas comunidades. En total, se contaron 107 indígenas asesinados solo en esta región del suroccidente colombiano.

Tanto indígenas como exguerrilleros firmantes del acuerdo de paz se manifestaron recientemente contra el Gobierno para llamar la atención sobre la violencia que se ensaña contra ellos.

Según el Gobierno nacional, detrás de la mayoría de estas matanzas están las organizaciones financiadas por el narcotráfico que libran una feroz lucha por la producción y exportación de cocaína a través del Pacífico hacia Centroamérica y Estados Unidos, destino final de la droga. Guerrilleros del ELN, grupos armados de origen paramilitar, bandas de narcotraficantes y rebeldes que se apartaron de los acuerdos de paz firmados por las Farc se disputan las más de 17.000 hectáreas de hoja de coca sembradas en la zona.

¿Qué pasa en Cauca?

El Cauca, en el suroccidente del país, sigue siendo uno de los departamntos que más padece el recrudecimiento de la violencia. Solo en diciembre, se reportó el asesinato de tres líderes sociales y miembros de la comunidad indígena del departamento, además de una masacre que dejó seis víctimas mortales, de las cuales tres eran comuneros del resguardo Munchique los Tigres, de dicho municipio.

En Nariño, también encuentran muertas a cuatro personas que desaparecieron en el Cauca

Este lunes también fueron halladas cuatro personas muertas en el municipio de Policarpa, Nariño, donde las autoridades confirmaron su aparición en una zona rural del sector conocido como El Ejido, corregimiento de Los Naranjos.

De acuerdo con información de Noticias Caracol, los jóvenes fueron identificados como: Julieth Mellizo Gonzáles, Daniel Felipe Paz, Julián David Ortíz y Fabio Alejandro Nadia.

“No se sabe ni el motivo ni la causa de la muerte hasta ahora, porque no nos han dado reporte. Ellos desaparecieron desde el día viernes 29, y el día de hoy los familiares recibieron esta información, lamentable para todos ellos, porque realmente eran personas jóvenes y son de aquí del municipio”, señaló el alcalde de El Patía, Cauca, Orlando Muñoz.

A su vez, Muñoz confirmó en entrevista con Blu Radio que los jóvenes tenían entre 22 y 30 años de edad, dos de ellos se desempeñaban como estudiantes y uno era agricultor.

Los cuerpos fueron trasladados a Medicina Legal del municipio de El Patía y en las próximas horas se espera información de las autoridades, que permitan dar a conocer más detalles de las muertes.

Según Noticias Caracol, “los organismos judiciales investigan las versiones de los familiares de las víctimas, que señalan preliminarmente que pudieron haber sido objeto de un ataque violento en esas zonas”.

Por su parte, el portal Periódico Virtual, aseguró según el testimonio de una de las madres de los jóvenes, que estos fueron masacrados, “ya que los cuerpos presentaban impactos por arma de fuego y además, uno de ellos tenía las manos amarradas con una soga”.

De acuerdo con lo relatado por la familiar, el homicidio ocurrió el viernes 29 de enero, fecha que corresponde al día en que las víctimas fueron reportadas como desaparecidas.

“Nos dimos cuenta porque mi hijo estaba trabajando con un primo en esta zona... Luego la mamá del primo, me llama a decirme que no habían llegado, por eso comenzamos la búsqueda”, señaló la mujer en el portal web.

Los familiares, al dar por hecho la desaparición de los jóvenes, emprenden una búsqueda que los lleva finalmente a la zona de Policarpa, donde tras varias jornadas de búsqueda, encuentran la camioneta en la que se movilizaban junto a los cuerpos sin vida de los jóvenes de origen caucano.

Vea también: