Minesa deberá iniciar nuevamente el proceso para adquirir la licencia ambiental en inmediaciones del páramo de Santurbán

La Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) dejó en firme su decisión de archivar el proyecto de minería Soto Norte.

Laguna Brava, Municipio de Arboledas, Páramo de Santurbán. Foto: Wikimedia Commons / Grupo Áreas Protegidas CORPONOR.
Laguna Brava, Municipio de Arboledas, Páramo de Santurbán. Foto: Wikimedia Commons / Grupo Áreas Protegidas CORPONOR.

La Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) dejó en firme la decisión de archivar el proyecto presentado por Minesa, Sociedad Minera de Santander, para la explotación subterránea en inmediaciones del Páramo de Santurbán. El fallo se fundamentó en argumentos técnicos, que fueron resultado de la evaluación del Estudio de Impacto Ambiental y de las respuestas emitidas por la empresa a los requerimientos realizados por parte de la Autoridad Ambiental.

El 2 de octubre, la autoridad ambiental archivó el trámite administrativo que evaluaba la licencia para el proyecto Soto Norte, presentado por la multinacional Minesa para la explotación subterránea de minerales en inmediaciones del páramo de Santurbán en el departamento de Santander en Colombia.

El proceso de la evaluación contó con el apoyo de cinco profesionales de la facultad de Minas de la Universidad Nacional de Medellín y con más de 30 expertos en diferentes disciplinas como geología, geotécnica, geoquímica, hidrogeología, entre otras. Mediante el análisis de los expertos, y como resultado del estudio de impacto ambiental sobre la zona, la ANLA determinó “que no era posible emitir una decisión de fondo sobre el proyecto minero, por lo que éste debía ser archivado”. Asimismo, dentro del estudio de impacto, la entidad le solicitó a Minesa información adicional sobre el proyecto, lo que permitió, luego del respectivo análisis, decretar la decisión.

Le puede interesar: A pesar de la pandemia, más de 1.2 millones de colombianos viajaron al exterior en 2020

Por su parte, el Comité de Santurbán, organización civil en defensa del Páramo, sostuvo, en su momento, que la movilización social y sus argumentos sí funcionaban: “Agradecemos todo el apoyo de la ciudadanía. Seguimos alertas porque Iván Duque se debe negar de fondo a la licencia a Minesa”. Además, el comité hizo parte de las manifestaciones en las calles de Bucaramanga, capital del departamento de Santander, el pasado 11 de septiembre para exigirle al Gobierno nacional y a esta entidad que no se otorgara la licencia, debido a los posibles impactos ambientales del proyecto sobre el ecosistema del páramo de Santurbán.

Ambientalistas y opositores también celebraron la decisión de la ANLA, al asegurar que el proyecto minero traería graves consecuencias para el ecosistema del páramo, así como para su fauna y flora, y también “para los acueductos de los que se surten más de 2.200.000 habitantes de 26 municipios, incluidos Bucaramanga y Cúcuta”, según Semana Sostenible.

Igualmente, la Alcaldía de Bucaramanga y el Acueducto Metropolitano realizaron a inicio de 2020 un informe que advertía sobre la existencia de una conexión entre el río Suratá y aguas afectadas por el proyecto minero que abastecen el acueducto de la ciudad.

Dos días después de emitida la decisión de la ANLA, se conoció la respuesta de la empresa, propiedad de Mubadala Investment Group, grupo empresarial de inversión y desarrollo del gobierno de Abu Dhabi, Emiratos Árabes Unidos, en la que aseguraron su apelación y el estudio de las razones que llevaron a la autoridad ambiental a archivar el proyecto.

La multinacional planeaba dar inicio este año a la explotación de oro en la zona de Soto Norte, ubicada entre los municipios de California y Suratá, en inmediaciones del páramo de Santurbán. Con este proyecto se esperaba extraer 11 toneladas de oro al año y generar una inversión cercana a los 1.250 millones de dólares en los primeros cuatro años de ejecución.

Siga leyendo: Ranas y lagartos: especies que sobrevivieron al paso del huracán Iota en Providencia