Solicitan a la Agencia Nacional de Tierras tramitar la constitución de Zonas de Reserva Campesinas en Meta y Cundinamarca

Las tres zonas de reserva deberán culminar su proceso de constitución en menos de 180 días.

La Procuraduría General de la Nación informó este viernes, 15 de enero, que un juez de la República le solicitó a la Agencia Nacional de Tierras (ANT) cumplir con el trámite de constituir tres Zonas de Reserva Campesinas (ZRC) en los departamentos de Cundinamarca y Meta para comunidades indígenas.

Luego de fallar una tutela presentada por el Ministerio Público y organizaciones campesinas, el juez del Juzgado Octavo de Ejecución de Penas y Medidas de Seguridad de Bogotá hizo esta solicitud a la ANT con el fin de proteger los derechos fundamentales de la territorialidad campesina, la igualdad material y al debido proceso de estas comunidades.

El funcionario otorgó un plazo máximo de 180 días a la autoridad de tierras para que inicie con el plan de acción en el cual se deben establecer las acciones necesarias para terminar el proceso de constitución de las ZRC de Sumapaz en Cundinamarca, y de Güejar y Losada-Guayabero en el Meta.

Estas zonas según indicó la Procuraduría de Colombia cumplieron los requisitos que las normas del país piden para su constitución como Reservas Campesinas desde hace años.

De igual forma, el juez le pidió a la ANT desde su consejo emitir el acto administrativo correspondiente para cumplir con el establecimiento de estas tres zonas y notificar de manera oportuna a las comunidades campesinas sobre estas acciones

Por su parte, la Procuraduría señaló que frente a este proceso de delimitación y selección de las zonas y frente al cumplimiento de la orden judicial que dictaminó el juez adelantará acciones de seguimiento y vigilancia.

Por último, el juzgado señaló que “a pesar de que el tiempo en el que el acto administrativo se debe emitir no está establecido, dicho plazo no puede extenderse porque se estaría desconociendo el debido proceso y se puede llegar a la vulneración de derechos”.

El litigio

El centro de estudios Dejusticia y cuatro organizaciones campesinas participaron en ese litigio. El recurso principal de los campesinos es la tierra, pero en al menos un millón de los hogares de esta población viven en menos espacio del que tiene una vaca para pastar, según explican los datos más recientes de Oxfam Colombia.

Es por esto que el centro de estudios DeJusticia y cuatro organizaciones campesinas presentaron una tutela ante la Procuraduría General de la Nación para pedir que se le ordene a la Agencia Nacional de Tierras (ANT) y a su Consejo Directivo la constitución de tres zonas de reserva campesina (ZRC) en Sumapaz (Cundinamarca), Losada-Guayabero (Meta) y Güejar-Cafre (Meta).

“El campesinado tiene derecho a una territorialidad y una de sus manifestaciones más importantes son las zonas de reserva campesina, que adquirieron con el Acuerdo de Paz un cierto estatus constitucional. Por eso le corresponde al gobierno y a las autoridades impulsarlas teniendo en cuenta que los campesinos son sujetos de especial protección constitucional”, explicó Rodrigo Uprimny, investigador y miembro de la asamblea general de DeJusticia.

Además del centro de estudios, los grupos que firmaron esta tutela son la Asociación Nacional de Zonas de Reserva Campesina (Anzorc), el Sindicato de Trabajadores Agrícolas de Sumapaz (Sintrapaz), la Asociación Campesina para la Agricultura Orgánica y el Comercio Justo en la Cuenca del Río Güéjar (Agrogüejar) y la Asociación Campesina Ambiental del Losada-Guayabero (Ascal-G). Ellos iniciaron el proceso para constituirse como ZRC en 2011, pero aún no les ha sido posible. El proceso está a un paso de completarse, pero esto depende de la ANT, que debe llevar las tres solicitudes a su consejo directivo para ser aprobadas.

Ya han pasado casi diez años desde que los campesinos de estas zonas de Cundinamarca y Meta han intentado cambiar su situación, reuniendo los documentos necesarios y gestionando el proceso casi sin acompañamiento. De hecho, en Losada Guayabero los campesinos han tenido que financiar con bazares y rifas las encuestas, talleres y cartografías que hicieron sus líderes para de esa manera formular el Plan de Desarrollo que debían presentar ante la ANT.

Mientras ellos se esfuerzan, el proceso sigue estancado. Las organizaciones denuncian que en los últimos cuatro años no han visto ningún avance de fondo, por el contrario, aseguran que la respuesta de la ANT “ha sido omisiva y dilatoria”.

“Es falta de voluntad política e incumplimiento de la Ley en todo el país. Les han puesto talanqueras a los procesos buscando beneficiar otros intereses económicos en la región”, denunció Arnobis Zapata, miembro de Anzorc.

En un comunicado de prensa de DeJusticia, resaltaron que el único argumento que ha presentado la ANT recientemente para explicar su tardanza en el caso de las dos ZRC del Meta es que se encuentran verificando que no haya plantaciones ilícitas. Sin embargo, este no debería ser un impedimento para constituir la ZRC porque uno de los objetivos de estas zonas es precisamente apoyar la sustitución de cultivos.

En el caso de Sumapaz, la ANT sigue estudiando el proceso porque ha encontrado “posibles choques entre la actividad campesina y la conservación del páramo”. Los habitantes de la zona se oponen totalmente a esta razón y aseguran que ellos ejercen sus actividades sin deteriorar el ecosistema. “Este es el pretexto que ha usado la institucionalidad para no avanzar. Si el páramo de Sumapaz se ha conservado es precisamente por la presencia de campesinos y campesinas en el territorio”, asegura Hernando Bejarano, líder de este páramo.

En el país, actualmente existen siete ZRC y otros 23 de estos espacios han sido solicitados para su constitución (incluyendo las tres de esta tutela). Por ahora, bajo el lema “A un paso del territorio campesino”, esta población de Sumapaz, Losada-Guayabero y Güejar-Cafre espera que este litigio instaurado ante la Procuraduría pueda impulsar sus procesos con la ANT.

¿Qué son los ZRC?

Son las Zonas de Reserva Campesina, espacios que empezaron a pensarse en 1994 con la Ley 160. Los ZRC no son contemplados como una forma de propiedad colectiva, sino como una herramienta que permite planificar el uso del territorio. Estos lugares tienen cuatro grandes objetivos: promover la economía campesina, proteger el medio ambiente, evitar el acaparamiento de tierras y frenar la expansión de la frontera agrícola.

En pocas palabras, el ideal de los ZRC es ser una posible solución a varios problemas históricos del campo. “Son una alternativa para los campesinos sin tierra y una oportunidad de ampliar sus parcelas para quienes tienen poca. El plan de desarrollo sostenible es una herramienta muy valiosa para que sean las propias comunidades las que definan su destino”, explicó Hernando Bejarano, líder de la Zona de Reserva Campesina de Sumapaz.

MÁS LEIDAS AMÉRICA

MAS NOTICIAS