Presidentes de Colombia y Ecuador revisarán obras que conectarán a los dos países en la zona del río Mataje

Los mandatarios harán seguimiento a los avances de las obras del puente sobre el río Mataje y el eje vial La Espriella, y, posteriormente, abordarán aspectos clave de la agenda bilateral.

Tramo La Espriella-Mataje.
Cortesía: Ministerio de Transporte.
Tramo La Espriella-Mataje. Cortesía: Ministerio de Transporte.

Este domingo 10 de enero, los presidentes de Colombia, Iván Duque, y Ecuador, Lenin Moreno Garcés, sostendrán un encuentro en la frontera para hacer seguimiento al estado de las obras que conectarán a los dos países en la zona de río Mataje. Posteriormente, abordarán aspectos importantes de la agenda bilateral como seguridad, apertura de la frontera y manejo de la pandemia de la covid-19.

Presidentes de Colombia y Ecuador harán seguimiento a obras que conectarán a los dos países en la zona del río Mataje.
Presidentes de Colombia y Ecuador harán seguimiento a obras que conectarán a los dos países en la zona del río Mataje.

Los jefes de Estado revisarán los adelantos en la construcción del puente sobre el río Mataje y la habilitación del tramo La Espriella-Mataje-San Lorenzo (Ecuador). Dado que, desde hace algunos años, este corredor vial era necesario para el intercambio de las dos naciones, Colombia se comprometió a terminar el tramo entre La Espriella y Mataje, en el departamento de Nariño. En el proyecto, según el Ministerio de Transporte, participan 51 colaboradores de la región que realizan labores de explotación de materiales y pavimentación de corredor, así como la construcción del tramo final del puente San Juan, que tendrá una longitud de 30 metros.

La ministra de Transporte, Ángela María Orozco, resaltó la importancia de la obra que dinamizará el comercio binacional y sostuvo que el Gobierno nacional definió protocolos de bioseguridad necesarios para facilitar la continuidad del sector de la infraestructura. El proyecto comprende la construcción de 5 kilómetros de vía nueva, el mejoramiento de 14 kilómetros y la construcción de los puentes Pusbi, con una longitud de 66 metros; Pañambí, con 42 kilómetros de extensión; y el puente sobre el río Mira, de 685 kilómetros de longitud. La obra también permitirá un ahorro del 50% de los costos de operación, la disminución en más de una hora en los tiempos de recorrido y el mejoramiento de la seguridad vial para más de 480 familias que viven en la zona.

Tramo La Espriella-rÍo Mataje.
Coteries: Ministerio de Transporte.
Tramo La Espriella-rÍo Mataje. Coteries: Ministerio de Transporte.

El área de Mataje hace parte de la Zona Futuro del Pacífico nariñense y constituye el proyecto más importante de este plan desarrollado por el presidente Iván Duque. Este programa del Gobierno abarca zonas afectadas por la debilidad institucional, la presencia de grupos armados organizados, las economías ilícitas y la pobreza. Las Zonas Futuro son una estrategia de intervención y focalización de planes y recursos estatales en territorios que requieren una acción integral del Estado. Las cinco zonas estarán localizadas en el Pacífico nariñense, Arauca y Chiribiquete, el Bajo Cauca y Sur de Córdoba, la región del Catatumbo y los Parques Nacionales Naturales aledaños.

En esta nueva area, también se construyó el Centro de Control Fronterizo, de 1.200 metros cuadrados, que habilita la comunicación binacional y permitirá el funcionamiento de las oficinas de Migración Colombia, la DIAN, el ICA, la Secretaría de Salud Departamental y el Invima, entre otras entidades que garantizaran el control y la seguridad en esta región.

El director General del proyecto, Juan Esteban Gil, sostuvo que el corredor permitirá consolidar la competitividad del sur del país y conectar la frontera entre los puertos de Tumaco y Esmeraldas de Colombia y San Lorenzo de Ecuador, “facilitando la movilidad de bienes y pasajeros desde los centros de producción y consumo de Pasto y Tulcán”, explicó el ingeniero. A su vez, Sayda Mosquera, presidenta ejecutiva de la Cámara de Comercio de Tumaco, aseguró que le proyecto es fundamental para “el fortalecimiento y la legalidad del movimiento comercial y empresarial en esta zona de integración fronteriza”. En algunas zonas de la vía, las comunidades están en transito de cultivos ilícitos a cultivos de pimienta, cacao y ganadería, también se está comercializando balsa hacia Quito.