La compleja lucha jurídica del padrastro de James Rodríguez con la dirigencia deportiva en Colombia: compró un club que no ha podido jugar

Compró al Real Sincelejo en un negocio por 6.000 millones en el 2015. No obstante, desde ese entonces, no se le ha permitido jugar. Con el NIT de la escuadra de la capital de Sucre, el Depor F.C, del Valle del Cauca, jugó durante casi una década.

Juan Carlos Restrepo junto a James Rodríguez (archivo particular).
Juan Carlos Restrepo junto a James Rodríguez (archivo particular).

En noviembre de 2015, Juan Carlos Restrepo Castaño, el padrastro de James Rodríguez, negoció en 6.000 millones de pesos la compra de Real Sincelejo y, sin embargo, desde ese entonces, la escuadra todavía no ha ingresado a la categoría Primera B del fútbol profesional en Colombia.

De acuerdo con Restrepo, pese a que tiene todos los papeles en regla y a las reuniones con los órganos competentes, como la Dimayor, el extinto Coldeportes y la Superintendencia de Sociedades; no se le ha permitido a su equipo la entrada al torneo de segunda división. Por eso, llevó el caso a la justicia.

Producto del proceso que lleva Restrepo, la Procuraduría abrió pliegos contra Andrés Botero, Claudia Guerrero y Clara Luz Roldán, hoy gobernadora del Valle del Cauca, quienes estuvieron en cabeza del Coldeportes.

La nueva procuradora, Margarita Cabello, ha tenido nexos con la Dimayor, con Ramón Jesurún y hasta con la Conmebol

El temor del padrastro de James es que, pese a que el Ministerio de Deportes ya ordenó a la Dimayor y, por ende, a la Federación Colombiana de Fútbol (FCF), el reconocimiento del Real Sincelejo en la Primera B, con el paso de Margarita Cabello a la Procuraduría, en reemplazo de Fernando Carrillo, se le siga dando largas al asunto.

Juan Carlos Restrepo explicó el porqué de su temor a la Unidad Investigativa del periódico El Tiempo, que ha venido indagando en el tema: “La nueva procuradora, Margarita Cabello, ha tenido nexos con la Dimayor, con Ramón Jesurún y hasta con la Conmebol”.

Pero, ¿de cuándo viene el problema?

El problema del Club de Fútbol Profesional Real Sincelejo S. A. comenzó en el 2005, cuando uno de sus socios, Édgar Paternina, lo vendió de manera irregular a inversionistas de Pereira, por $ 300 millones, según las indagaciones de El Tiempo.

Al equipo se le cambió el nombre por Club por Deportivo Pereira S. A., que buscaba ocupar la plaza perdida por la Corporación Cultural, Social y Deportiva Pereira para representar al equipo de la capital del Risaralda en el fútbol colombiano. No obstante, una vez esta última recuperó el cupo, al Real Sincelejo se le cambió, de nuevo, su nombre, a Club Deportivo Depor F.C., trasladado al Valle del Cauca, donde jugó con este NIT hasta el 2015.

Con el NIT del Real Sincelejo, al Depor F.C. jugó durante una década, al parecer, sin saber de las irregularidades en la venta de sus derechos deportivas, por parte de unos de sus socios, Édgar Paternina. Foto: cortesía El Universal
Con el NIT del Real Sincelejo, al Depor F.C. jugó durante una década, al parecer, sin saber de las irregularidades en la venta de sus derechos deportivas, por parte de unos de sus socios, Édgar Paternina. Foto: cortesía El Universal

Ya en el 2015, al anularse la venta del Real Sincelejo debido a las irregularidades de Paternina, fue cuando el padrastro de James Rodríguez compró los derechos del club, a través del Tolima Real, su equipo aficionado.

Lo que alega Juan Carlos Restrepo es que, desde ese entonces, no se le ha permitido a su equipo disputar el torneo de la B, hecho que sí pasó con el Depor F.C, equipo refundado con el nombre de Atlético FC y al que sí le dieron el aval deportivo para disputar los partidos.

“La Dimayor y Coldeportes permitieron que el Depor F. C. siguiera jugando después de notificado el fallo, con el NIT del Real Sincelejo”, le dijo Restrepo a El Tiempo.

En las últimas 48 horas, el papá de James Rodríguez ganó una tutela en la que se le ordena al MinDeporte otorgarle el reconocimiento deportivo al Real Sincelejo y a la FCF reconocerlo. Infobae hará seguimiento sobre cómo termina esta novela.

También le puede interesar:

Guía para condenar a criminales de lesa humanidad: cómo funciona la Corte Internacional que puede juzgar a Nicolás Maduro

Así pinta el 2021 en Colombia para Fernando Ruiz, el ministro que sortea la pandemia entre la preocupación y la satisfacción