La gobernadora Elsa Noguera cuenta la historia de su discapacidad y asegura que sin sus muletas no hubiese llegado a donde está

La gobernadora del Atlántico contó detalles desconocidos acerca de su discapacidad física, que no ha sido impedimento para abrirse camino en la política nacional. Ha ocupado altos cargos públicos como ser ministra de Vivienda y alcaldesa de Barranquilla.

Sobre Elsa Noguera se tiene conocimiento público nacional desde hace 13 años, cuando ingresó a la Alcaldía Distrital de Barranquilla como secretaria de Hacienda en 2007, y en 2011, cuando logró la mayoría de votos para ser la primera alcaldesa de esa ciudad.

Hoy es la gobernadora del Atlántico y pese a su discapacidad física ha logrado escalar en la política nacional ganando miles de adeptos que la consideran un ejemplo a seguir.

Lea: Prestigiosa asociación de abogados de EE.UU. está preocupada ante amenazas a la independencia judicial por el caso de Álvaro Uribe

Nació en Barranquilla el 30 de septiembre de 1973 y desde niña sufre de una sobre calcificación que hace sus huesos sean débiles. Según lo relató a El Tiempo, a los 12 años fue sometida a su primera operación en los huesos por una fractura en el fémur izquierdo. Duró varios meses en silla de ruedas pero lleva casi toda su vida sosteniéndose de sus muletas.

“Decidí que mis muletas nunca serían un obstáculo para mí, sino una oportunidad para crecer como persona”, le dijo Noguera al diario bogotano.

Supo desde su primera cirugía que el problema en sus huesos era algo que debía cargar para siempre. “Tenemos que convencernos que los límites no existen, cuando tenemos la actitud adecuada”, reflexionó la gobernadora.

A pesar de pasar días enteros en hospitales y tratamientos, Noguera empezó aprender de números y cálculos, una pasión que la llevó a elegir economía como su carrera profesional. Estudió en la Pontificia Universidad Javeriana y luego hizo su maestría en Administración de Empresas y Finanzas de la Universidad del Norte de Barranquilla. También tiene un diplomado en Negocios Internacionales de la Universidad Americana de Washington D.C., Estados Unidos.

“Papá Dios nos quita, pero nos premia con algo más. Yo personalmente desarrolle una habilidad por los números”, indicó.

El Tiempo detalló cómo la gobernadora cuando se graduó como economista, en 1997, tuvo que enfrentar tres cirugías durante la carrera y, a pesar de todo de lo que eso conllevaba, logró sacar el título en 10 semestres.

Los medios del interior del país empiezan a preguntarme por mis muletas y mi discapacidad. Yo me preguntaba: ¿por qué hay tanto interés en mis muletas, cuando son parte de mi historia?

Insiste en que su niñez transcurrió con normalidad a pesar de que no podía valerse por sí misma para algunas cosas porque muchas veces debía usar una silla de ruedas. “A mí me criaron como una persona normal. Recuerdo que desde muy niña, cuando me despertaba de las cirugías y sentía tanto dolor propio de un postoperatorio de ortopedia, mi mamá me animaba”, recordó Noguera.

En ese proceso de aprendizaje con su propio cuerpo, la barranquillera no se doblegó y sacó adelante su vida profesional.

Se destacó en su paso por Fundesarrollo, donde se desempeñó como analista financiera entre 2002 y 2006. En 2007 llegó al sector oficial como directora de la fiduciaria La Previsora, en Barranquilla, nombrada por el entonces alcalde Guillermo Hoenigsberg. Además, fue tesorera departamental durante la administración del gobernador Carlos Rodado Noriega.

En 2008 ingresó a la Alcaldía Distrital de Barranquilla como secretaria de Hacienda, en la primera administración del Alejandro Char, cargo en el que se destacó como la mejor funcionaria por haber saneado las finanzas del Distrito con la aplicación del moderno modelo de gestión.

En 2011 los barranquilleros la eligieron como la primera alcaldesa de esa ciudad para el periodo 2012-2015. En 2016, el entonces presidente Juan Manuel Santos la nombró como ministra de Vivienda, Ciudad y Territorio, en lo que se conoció como el gabinete del posconflicto, cargo que desempeñó hasta agosto de 2017.

Lea: “Me siento orgulloso de los resultados de este año”: presidente Duque hace balance de la lucha contra el narcotráfico

“Hay que soñar y soñar en grande, porque los sueños son fundamentales en nuestras vidas, en las organizaciones y en la sociedad. Al mundo no le sirven las personas que dan lastima, sirven son las personas optimistas, alegres, llenas de vida, que vienen aportar algo”, le dijo Elsa Noguera a El Tiempo.

En 2019 ganó las elecciones y se convirtió en la primera gobernadora de Atlántico, desde donde ha tenido que enfrentar la pandemia del covid-19, a lo que dijo: “La gente necesitaba ver a sus líderes, que su gobernadora estaba cerca de ellos, apoyándolos. Eso ayudó emocionalmente a que sintieran respaldados”.