“Es más rentable ser inmigrante ilegal que colombiano”, Claudia López sobre situación de venezolanos en Bogotá

La alcaldesa lanzó cifras acerca de la participación de esa población en hurtos de la ciudad.

En la imagen  la alcaldesa de Bogotá, Claudia López. EFE/Carlos Ortega/Archivo
En la imagen la alcaldesa de Bogotá, Claudia López. EFE/Carlos Ortega/Archivo

La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, habló por primera vez de la polémica que desató un comentario suyo sobre la población venezolana y su implicación en delitos de hurto. “Es injusto que me acusen de xenófoba”, le dijo a El Tiempo en una transmisión en vivo.

A pesar de que muchos esperaban que se retractara, la alcaldesa se mantuvo en su posición y dijo que su alcaldia es muy generosa para ser acusada de xenofobia “por decir algo que es cierto".

“Hay unos pocos venezolanos en criminalidad y por lo tanto deberíamos aplicarle la ley que incluye deportarlos. Decir eso ni generaliza, ni estigmatiza. Reconoce un problema”, argumentó. Además dijo que no se trata de nacionalidad porque, para ella, es una "minoria criminal” de venezolanos y colombianos.

También lanzó cifras fuertes frente a la participación de esta población en crímenes. Según López, los venezolanos son el 4 por ciento de la población de Bogotá y su participación en robos en la ciudad es del 25 por ciento, “5 veces su participación en la población, ¿por qué?”, se cuestionó la mandataria.

Continuó diciendo que no tiene nada que ver que sean venezolanos, “es porque son inmigrantes ilegales que ni siquiera están identificados, entonces para efectos de reincidencia e impunidad es más rentable ser inmigrante ilegal no identificable que colombiano porque si no se puede identificar, no se pude judicializar ni deportar. Eso lo entienden las mafias colombianas. Entre reclutar a un pobre pelado de Ciudad Bolivar colombiano o a un venezolano, le sale más barato y rentable en impunidad este último”. Por esta razón dijo que era más rentable ser inmigrante ilegal que venezolano.

Para la alcaldesa, sus palabras fueron cuidosas y no generalizaron. Y dijo que las acusaciones que le hicieron por xenofobia no tienen ningún sentido. No obstante, como se reportó hace una semana, la plataforma Barómetro de Xenofobia confirmó que los mensajes de odio hacia la población venezolana se dispararon en un 918 por ciento en Bogotá después de su discurso, lo que demuestra el impacto negativo que causó su frase.

Hace unos días la Corte Interamericana de Derechos Humanos se expresó en contra de las declaraciones de López. “La CIDH expresa preocupación por las declaraciones públicas de la alcaldesa de Bogotá el 29 de octubre en la que vinculó a la población migrante venezolana con la criminalidad en esa ciudad”, además escribió que “las personas funcionarias públicas deben abstenerse de incurrir en declaraciones estigmatizantes que puedan exarcerbar la xenofobia hacia los venezolanos”.