Ministerio Público exige mejoras para las madres en los centros de reclusión

La entidad pidió adecuaciones en la infraestructura de los centros de reclusión femeninos, y disponer lo necesario para que los espacios en los que desarrollan las actividades los niños tengan condiciones de higiene, salubridad y seguridad.

Cárcel de mujeres
Cárcel de mujeres

A través de un informe de vigilancia preventiva, la Procuraduría General de la Nación pidió el cumplimiento de estándares mínimos de alojamiento en cuanto a la destinación de un patio o pabellón especial exclusivo para madres gestantes, en periodo de lactancia o que conviven con sus hijos menores de tres años, en ocho cárceles del país.

De acuerdo con el Ministerio Público, actualmente entidades como el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (INPEC) y la Unidad de Servicios Penitenciarios y Carcelarios (USPEC), que han firmado convenios con el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), no cumplen con las condiciones suficientes para llevar a cabo integralmente el programa de ‘De Cero a Siempre’.

'De Cero a Siempre’ es la Política de Estado para el Desarrollo Integral de la Primera Infancia, que busca aunar los esfuerzos de los sectores público y privado, de las organizaciones de la sociedad civil y de la cooperación internacional en favor de la Primera Infancia de Colombia.

Asimismo, la entidad, pidió adecuaciones en infraestructura en los centros de reclusión femeninos y disponer lo necesario para que los espacios en los que desarrollan las actividades los niños tengan condiciones de higiene, salubridad y seguridad.

Por su parte, el ICBF, tiene la responsabilidad de garantizar el aporte alimentario que cubra el 100% de la nutrición de los niños y niñas durante todo el año.

Además, el instituto debe realizar seguimiento a su desarrollo físico y nutricional y promover su desarrollo psicosocial y cognitivo.

Por otra parte, insistió en la importancia de garantizar el acceso a los servicios públicos domiciliarios básicos, el adecuado manejo de desechos y la disposición final de los residuos sólidos en cada uno de los establecimientos de reclusión.

<mark class="hl_orange"><b>¿Qué problemas se detectaron en las cárceles?</b></mark>

La cárcel El Pedregal de Medellín presenta fallas en su infraestructura ya que el Centro de Desarrollo Infantil se ubicar detrás del pabellón de Sanidad, lo que para la Procuraduría significa un riesgo para la salud e integridad de los niños.

Sin embargo, el Ministerio Público reconoció que el pabellón 7, que está asignado a mujeres gestantes, madres en periodo de lactancia y madres con hijos menores de tres años, tiene mejores condiciones, y además, la alimentación de las mujeres cuenta con alto contenido nutricional.

“Goza de una ambientación realizada por sus mismos participantes, lo que le da al espacio más vida y color, sentido de pertenencia y concepción del espacio como su entorno hogar”, agregó la entidad.

Asimismo, en la cárcel del Buen Pastor, en Bogotá, la Procuraduría notó un nivel de hacinamiento importante.

“Distribuir equitativamente el alojamiento de las mujeres privadas de la libertad por pabellón con el fin de evitar condiciones de hacinamiento y sus implicaciones. Mejorar y adecuar servicios básicos en los alojamientos, el funcionamiento de sanitarios y la disposición de basuras”, fueron las recomendaciones de la Procuraduría al penal.

De acuerdo con cifras del INPEC, este establecimiento tiene capacidad para 1.258 reclusas, sin embargo, el total actual es de 2.241 internas.

Dentro de las cárceles seleccionadas para mejorar las condiciones para las madres gestantes y lactantes, está el Complejo Carcelario y Penitenciario de Jamundí, que tiene problemas para desarrollar un modelo adecuado de atención en salud.

Por esa razón, la Procuraduría recomendó brindar servicios de pediatría y ginecoobstetricia, además de realizar seguimiento a los principales eventos en salud y fortalecer acciones de prevención y promoción de la salud en sexualidad.

“En el establecimiento carcelario no se realiza consulta de ginecología y obstetricia; las remisiones a otros centros, son generalmente por amenaza de aborto”, aseguró el Ministerio Público.

Por otro lado, sobre la educación, el Ministerio Público recomendó ampliar la cobertura de los programas de educación y formación laboral para mejorar las competencias de las mujeres que garanticen condiciones económicas una vez salgan de la cárcel. Además, impulsar nuevas estrategias que permitan a las internas mejorar su autoestima y reducir las tensiones entre compañeras.

Finalmente, la Procuraduría enfatizó en que los ocho centros carcelarios podrían incentivar la participación de las mujeres gestantes y madres lactantes en los programas de educación formal e informal, para ayudar con su proceso de resocialización y reincorporación a la sociedad.

Le podría interesar: