Bajo fachada de supermercado de barrio, familia lavó 28 millones de dólares

Las autoridades tienen pruebas de que, por medio de la empresa La Buena Promesa SAS, que en realidad era una tienda en el barrio Villa del Rosario, en Cúcuta, las tres personas detenidas legalizaban dinero proveniente de Turquía y China.

Los detenidos son los hermanos Diego Fabián y Mónica Alejandra Núñez Vergel, así como el esposo de Mónica, Edwin Saúl García Castellanos. Foto: Policía Fiscal y Aduanera de Colombia
Los detenidos son los hermanos Diego Fabián y Mónica Alejandra Núñez Vergel, así como el esposo de Mónica, Edwin Saúl García Castellanos. Foto: Policía Fiscal y Aduanera de Colombia

La mañana de este 27 de octubre, la Fiscalía General de la Nación confirmó que, en un trabajo conjunto con la Policía Fiscal y Aduanera (Polfa) y con el apoyo de la Unidad de Información y Análisis Financiero, lograron la captura y judicialización de tres personas que, presuntamente, habrían lavado activos por más de 82.000 millones de pesos.

De acuerdo con la Fiscalía, se trata de los hermanos Diego Fabián y Mónica Alejandra Nuñez Vergel, así como el esposo de Mónica, Edwin Saúl García Castellanos. Ellos, a través de la sociedad La Buena Promesa, una supuesta comercializadora al por mayor de productos alimenticios, que, en realidad, era una tienda de barrio, al parecer legalizaban dinero ilícito proveniente de Turquía y Hong Kong (China), sin realizar operaciones comerciales que justificaran los ingresos.

Los delitos por los que están siendo procesados los detenidos son concierto para delinquir con fines de lavado de activos y lavado de activos. Hoy, los dos hombres tienen detención intramuros y la mujer, domiciliaria.

Entre el 2016 y el 2017, bajo la fachada del supermercado de barrio, ubicado en el municipio de Villa del Rosario (Cúcuta), los presuntos delincuentes habrían lavado más de 28 millones de dólares, equivalentes a 82.500 millones de pesos de la época, según la Fiscalía.

De acuerdo con el director de la Polfa, el general Gustavo Franco, las transacciones del dinero recibido desde Asia eran trasladadas a “personas de estratos 1 y 2, que eran beneficiarios del Sisben”.

Las autoridades comprobaron que las divisas recibidas en la cuenta corriente de la empresa fueron giradas, mediante 428 cheques, a terceros de escasos recursos que no tenían calidad de proveedores o clientes de la supuesta comercializadora. De ahí, la presunción, por parte de las autoridades, de que tales retiros no eran parte de la razón social de La Buena Promesa SAS, sino una forma de lavar recursos ilícitos provenientes del extranjero.

“Los investigadores evidenciaron también que una sola persona habría realizado en el lapso de dos años 222 transacciones con retiros por valor de $45.710 millones de pesos, mientras que otra lo hizo por $17.525 millones”, resaltó la Fiscalía.