La funcionaria que ‘incomoda’ en la Casa de Nariño y asesora las aventuras jurídicas del presidente Duque

A pesar de que hizo parte de la terna para elegir fiscal en 2019 y no alcanzó el cargo, es la encargada de decirle al presidente cómo debe actuar desde el ámbito jurídico.

Secretaria jurídica de Palacio, Clara María González - Presidente de Colombia, Iván Duque.
Secretaria jurídica de Palacio, Clara María González - Presidente de Colombia, Iván Duque.

La secretaria jurídica de Palacio, Clara María González, es la mujer que ha tenido que enfrentar a funcionarios que no han visto con buenos ojos los consejos que le dice al mandatario. Desde los pasillos de la Casa de Nariño el uribismo la ha empezado a ver como una enemiga de los intereses del partido político.

Según investigaciones de la revista Semana, la funcionaria ha sido catalogada como una de las asesoras con mejor desempeño en la Casa de Nariño, su férrea actitud para aconsejar al mandatario y decirle lo que algunos consejeros no hacen, la tiene aún entre las voces que escucha Iván Duque.

Según la publicación, la funcionaria fue quien le habló al oído al presidente Duque cuando estalló el controvertido episodio de extradición, por narcotráfico, del guerrillero alias ‘Jesús Santrich’. El accionar de González la enfrentó con el entonces Fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez y el expresidente Álvaro Uribe Vélez, quienes estaban alineados para impedir que ‘Santrich’ recuperara su libertad por medio de la conmoción interior.

Desde su conocimiento jurídico y con el respaldo del procurador Fernando Carrillo, Clara María González logró desbaratar la tesis de Martínez y Uribe señalándole a Duque que era mejor no vivir la aventura de la conmoción interior con tal de evitar la libertad de Santrich.

“Clara María hizo un acto de responsabilidad, pero al uribismo recalcitrante, dispuesto hasta lo imposible por atajar la libertad de Santrich, la posición de la funcionaria le cayó como una patada”, señaló la revista Semana.

Tras la renuncia de Néstor Humberto Martínez, en 2019 sorpresivamente el presidente Iván Duque incluyó a González en la terna para elegir Fiscal, algo en lo que Álvaro Uribe estuvo de acuerdo. Sin embargo, la puja por parte de Francisco Barbosa no la dejó arribar como cabeza de la entidad.

Los más recientes episodios de discordia entre la bancada uribista y González, según la revista Semana, son los diálogos que ha entablado con la actual alcaldesa de Bogotá, Claudia López para que el Distrito y el Gobierno Nacional tengan cohesión.

“Cuando el Tribunal Administrativo de Cundinamarca le ordenó al Gobierno reunirse con la alcaldesa de Bogotá para acordar un protocolo para las protestas de la minga, en Casa de Nariño algunos alcanzaron a pensar que lo lógico era desacatar el fallo y seguir como si nada. Pero González volvió a llamar al orden y le advirtió al presidente que no podía hacer eso”, cuenta la publicación de Semana.

El presidente Iván Duque confiando en la experiencia de González le asignó dichos diálogos, cosa que no fue bien recibida por parte de Diego Molano, director del Departamento Administrativo de la Presidencia, quien lleva varios años en el Concejo y, según la revista Semana, está alistándose para aspirar a la alcaldía.

“La animadversión hacia Clara María González ha tenido hasta toques anecdóticos. Resulta que, como la habían encargado de coordinar las reuniones con la Alcaldía, en Presidencia decidieron no ofrecer bebidas, comidas ni refrigerios. Ante esa situación, apenada de no poder brindarle ni un vaso de agua a la alcaldesa, González decidió comprar de su bolsillo lo necesario para atender a los invitados a Palacio”, finaliza la publicación de la revista.

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos