'Santiaguito' fue capturado el pasado domingo por homicidio agravado y porte ilegal de armas.
'Santiaguito' fue capturado el pasado domingo por homicidio agravado y porte ilegal de armas.

Con tan solo 24 años de edad, Santiago Gil Oquendo, alias ‘Santiaguito’, es uno de los presuntos jefes de sicarios de una organización criminal conocida como ‘La Agonía’, que mantiene en zozobra a la comuna 13 de Medellín. Lo señalan de convertir niños en asesinos y lo responsabilizan del homicidio del joven rapero Miguel Ángel Marín Arango, que conmocionó a la ciudad.

La Fiscalía General de la Nación confirmó que obtuvieron medida de aseguramiento en centro carcelario para ‘Santiaguito’, tras ser capturado el pasado domingo 23 de febrero en el centro de la capital de Antioquia por el Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) y la Policía Nacional. El arrestado no aceptó los cargos que le imputan por homicidio agravado y porte ilegal de armas de fuego.

El secretario de Gobierno de Medellín, Esteban Restrepo, aseguró que Gil Oquendo cometió su primer asesinato cuando tenía 14 años de edad. Lo acusa, entre otros, de haber participado en el homicidio de Wilmar Alonso Sánchez Gutiérrez, ocurrido el 13 de febrero en el barrio San Javier de la comuna 13. Sobre el cuerpo de la víctima las autoridades encontraron un letrero que lo señalaba como ladrón.

Por su parte, el alcalde de Medellín, Daniel Quintero Calle, afirmó que ‘Santiaguito’ se encarga de “instrumentalizar” a menores de edad en dicha comuna para convertirlos en sicarios de la banda criminal a la que pertenece, y que ha sido responsable de numerosos homicidios en esa zona de la ciudad.

De hecho, según el mandatario, un niño de 13 años que él instrumentalizó fue el responsable del asesinato del joven rapero de 17 años Miguel Ángel Marín Arango, que conmocionó a la ciudad. Por eso, responsabilizan a ‘Santiaguito’ de este homicidio. “Es un reclutador de menores”, dijo Quintero en su cuenta de Twitter.

Miguel Ángel Marín Arango, de 17 años, validaba su bachillerato y estudiaba periodismo y artes en una fundación.
Miguel Ángel Marín Arango, de 17 años, validaba su bachillerato y estudiaba periodismo y artes en una fundación.

El pasado 17 de febrero, Miguel Ángel caminaba en horas de la tarde por el barrio San Javier cuando sicarios que se movilizaban en un vehículo, sin mediar palabra, le propinaron varios disparos que le dieron muerte inmediata. La víctima, que no tenía antecedentes penales, validaba el bachillerato en la Institución Educativa Carlos Vieco Ortiz.

“Miguel era del parche de Morada, de la Escuela de Editores de Ciudad, poeta, rapero, skater, potente, rebelde, inteligente, lleno de risa para él y para otro. Lo entendía todo, esta ciudad lo llevó a entender lo peor”, dijo en un comunicado la Casa de las Estrategias y el colectivo Nada justifica el homicidio.

El barrio San Javier se ha convertido en uno de los más violentos de la comuna 13 de Medellín. De acuerdo con las autoridades, en la zona se lleva a cabo una confrontación territorial y armada entre las bandas criminales La Agonía, El Coco y Las Peñitas.

Datos registrados por el diario El Tiempo hablan de nueve casos de muertes violentas en lo que va del año, seis de los cuales se presentaron en menos de 48 horas. La cifra ya supera la del mismo periodo del año pasado.