6 tratamientos seguros para sobrevivir a la infección de COVID-19

Un año atrás, cuando las autoridades sanitarias emitieron su primera advertencia de que el COVID-19 causaría una grave “alteración de la vida cotidiana”, los médicos no tenían tratamientos eficaces que ofrecer más allá de la atención de apoyo

Hay seis tratamientos que se usan comúnmente en general con éxito para COVID-19 (REUTERS)
Hay seis tratamientos que se usan comúnmente en general con éxito para COVID-19 (REUTERS)

Todavía no existe una cura rápida, pero gracias a un esfuerzo de investigación global sin precedentes, varios tratamientos están ayudando a los pacientes a sobrevivir al COVID-19 y permanecer fuera del hospital por completo.

“Los tratamientos con COVID-19 se dirigen a dos problemas generales -enumera William G. Bain, profesor de medicina, Universidad de Pittsburgh, quien junto a dos colegas acaba de publicar un documento que sintetiza las experiencias más certeras en pos de curar la enfermedad-: la capacidad del coronavirus para propagarse por el cuerpo y el daño causado por la respuesta del sistema inmunológico del cuerpo”. Cuando el virus ingresa al cuerpo, se apodera de las células y las usa para replicarse. En respuesta, el cuerpo envía señales inflamatorias y células inmunes para combatir el virus. En algunos pacientes, esa respuesta inflamatoria puede continuar incluso después de que el virus está bajo control, lo que da lugar a daños en los pulmones y otros órganos.

La mejor herramienta es la prevención, incluido el uso de máscaras faciales y vacunas. Las vacunas entrenan al sistema inmunológico para combatir a los atacantes. “Con menos riesgo de una infección descontrolada -advierte Bain-, pueden reducir el riesgo de muerte por COVID-19 a casi cero. Pero los suministros de vacunas son limitados, por lo que los tratamientos para pacientes infectados siguen siendo cruciales”.

“Como médicos que trabajamos con pacientes con COVID-19 – explica Georgios D. Kitsios, otro de los investigadores del estudio, también perteneciente a la Universidad de Pittsburgh-, hemos estado siguiendo los ensayos de medicamentos y las historias de éxito. Hay seis tratamientos que se usan comúnmente en general con éxito para COVID-19.

Dos tipos de tratamientos prometedores implican la inyección de anticuerpos antivirales en pacientes con COVID-19 de alto riesgo antes de que la persona se enferme gravemente. “Nuestros cuerpos crean anticuerpos de forma natural para reconocer a los invasores extraños y ayudar a combatirlos -.explica Kitsios-. Pero la producción de anticuerpos naturales lleva varios días y el SARS-CoV-2 se replica rápidamente. Los estudios demuestran que inyectar anticuerpos a los pacientes poco después de que comiencen los síntomas puede ayudar a protegerlos contra infecciones graves”.

Los anticuerpos monoclonales diseñados en laboratorio pueden unirse al SARS-CoV-2 y evitar que el virus ingrese a las células y las infecte (EFE)
Los anticuerpos monoclonales diseñados en laboratorio pueden unirse al SARS-CoV-2 y evitar que el virus ingrese a las células y las infecte (EFE)

Los anticuerpos monoclonales diseñados en laboratorio pueden unirse al SARS-CoV-2 y evitar que el virus ingrese a las células y las infecte. Incluyen Bamlanivimab y la terapia combinada casirivimab/imdevimab desarrollada por Regeneron. La Administración de Drogas y Alimentos de los EEUU otorgó la autorización de uso de emergencia para estas terapias porque se ha descubierto que protegen a los pacientes de alto riesgo de la hospitalización y la muerte. “Sin embargo -advierte Bain-, una vez que los pacientes están lo suficientemente enfermos como para necesitar hospitalización, los estudios no han encontrado un beneficio comprobado de ellos”.

El plasma de convalecencia es otra forma de administrar anticuerpos implica la extracción de sangre de pacientes que se han recuperado del COVID-19. Se administra principalmente en entornos de investigación porque la evidencia clínica hasta ahora es mixta. “Algunos ensayos muestran beneficios en las primeras etapas de la enfermedad -sentencia en el informe el equipo de trabajo-. Otros estudios no han demostrado ningún beneficio en pacientes hospitalizados”.

El plasma de convalecencia puede desempeñar un papel como terapia complementaria para algunos pacientes debido a la creciente amenaza de las variantes mutadas del SARS-CoV-2 , que pueden evadir la terapia con anticuerpos monoclonales. Sin embargo, es necesaria una investigación cuidadosa.

Una vez que los pacientes se enferman tanto que tienen que ser hospitalizados, los tratamientos cambian. “La mayoría de los individuos en esta situación tienen dificultad para respirar y niveles bajos de oxígeno -explica Bain-. La falta de oxígeno se produce cuando el virus y la correspondiente respuesta inmunitaria lesionan los pulmones, lo que provoca una inflamación de los alvéolos pulmonares que restringen la cantidad de oxígeno que ingresa a la sangre. Los pacientes hospitalizados con COVID-19 generalmente necesitan oxígeno médico suplementario para ayudarlos a respirar. Los médicos suelen tratar a los pacientes que reciben oxígeno con el agente antiviral remdesivir y corticosteroides antiinflamatorios”.

Remdesivir, originalmente diseñado para tratar la hepatitis C, evita que el coronavirus se replique interfiriendo con sus componentes genéticos. “Se ha demostrado -aporta Bain- que acorta la duración de las estancias hospitalarias y los médicos pueden recetarlo a los pacientes que reciben oxígeno poco después de su llegada al hospital”.

Los esteroides, por su parte, calman la respuesta inmunitaria del cuerpo y se han utilizado durante décadas para tratar trastornos inflamatorios. “También son medicamentos ampliamente disponibles -señala Bain-, baratos y bien estudiados, por lo que estuvieron entre las primeras terapias en ingresar a los ensayos clínicos para COVID-19. Varios estudios han demostrado que los esteroides en dosis bajas reducen las muertes en pacientes hospitalizados que reciben oxígeno, incluidos los pacientes más enfermos en la unidad de cuidados intensivos o UCI”. Siguiendo los hallazgos de los estudios de referencia RECOVERY y REMAP-CAP COVID-19, los esteroides son ahora el estándar de atención para los pacientes hospitalizados con COVID-19 que son tratados con oxígeno.

“Estas terapias innovadoras pueden ayudar, pero la atención de apoyo cuidadosa en la UCI también es crucial -explica Bain-. Décadas de investigación exhaustiva han definido los principios básicos de gestión para ayudar a los pacientes con infecciones pulmonares graves que necesitan ventiladores” (REUTERS)
“Estas terapias innovadoras pueden ayudar, pero la atención de apoyo cuidadosa en la UCI también es crucial -explica Bain-. Décadas de investigación exhaustiva han definido los principios básicos de gestión para ayudar a los pacientes con infecciones pulmonares graves que necesitan ventiladores” (REUTERS)

La inflamación durante COVID-19 y otras infecciones virales también pueden aumentar el riesgo de coágulos de sangre, que pueden causar ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares y peligrosos coágulos en los pulmones. “Muchos pacientes con COVID-19 reciben anticoagulantes heparina o enoxaparina para prevenir la formación de coágulos antes de que ocurran”, explica Kitsios. Los primeros datos de un gran ensayo de pacientes con COVID-19 sugieren que los hospitalizados se benefician de dosis más altas de anticoagulantes.

“Algunos pacientes con COVID-19 se enferman tanto que necesitan recibir altos niveles de oxígeno o un ventilador que los ayude a respirar -indica Bain-. Hay varias terapias disponibles para los pacientes de la UCI, pero no se ha encontrado que se beneficien de las dosis altas de anticoagulantes”.

Los pacientes de la UCI con COVID-19 tienen más probabilidades de sobrevivir si reciben esteroides, según los estudios. “Sin embargo, los esteroides en dosis bajas por sí solos pueden no ser suficientes para frenar la inflamación excesiva”, afirma Bain. Tocilizumab es un anticuerpo generado en laboratorio que bloquea la vía de la interleucina-6, que puede causar inflamación durante el COVID-19 y otras enfermedades. Los nuevos resultados del ensayo REMAP-CAP que aún no han sido revisados por pares sugieren que una dosis única de tocilizumab administrada dentro de uno o dos días después de recibir asistencia respiratoria redujo el riesgo de muerte en pacientes que ya recibían esteroides en dosis bajas. También se ha demostrado que beneficia a los pacientes con altos niveles de inflamación en los primeros resultados de otro ensayo.

“Estas terapias innovadoras pueden ayudar, pero la atención de apoyo cuidadosa en la UCI también es crucial -explica Bain-. Décadas de investigación exhaustiva han definido los principios básicos de gestión para ayudar a los pacientes con infecciones pulmonares graves que necesitan ventiladores”. Estos incluyen evitar el inflado insuficiente y el inflado excesivo del pulmón por el ventilador, el tratamiento del dolor y la ansiedad con niveles bajos de medicamentos sedantes y la colocación periódica de ciertos pacientes con niveles bajos de oxígeno en el abdomen, entre muchas otras intervenciones. Es probable que los mismos principios clave se apliquen a los pacientes con COVID-19 para ayudarlos a sobrevivir y recuperarse de una enfermedad crítica que puede durar semanas o meses.

El progreso médico desde el comienzo de la pandemia ha sido impresionante. Los médicos ahora tienen vacunas, anticuerpos antivirales para pacientes ambulatorios de alto riesgo y varios tratamientos para pacientes hospitalizados. La investigación continua será crucial para mejorar nuestra capacidad de combatir una enfermedad en todo el mundo.

SEGUIR LEYENDO: