El ensayo internacional Solidaridad se reiniciará con un enfoque en las respuestas inmunes ante el COVID-19

La Organización Mundial de la Salud probará tres medicamentos que podrían salvar la vida de miles de personas hospitalizadas por coronavirus

Un investigador del laboratorio PharmaMar trabaja en la sede del laboratorio en Colmenar Viejo, Madrid (EFE/David Fernández/Archivo)
Un investigador del laboratorio PharmaMar trabaja en la sede del laboratorio en Colmenar Viejo, Madrid (EFE/David Fernández/Archivo)

El programa histórico Solidaridad de la Organización Mundial de la Salud para dar con una o varias terapéuticas posibles contra el COVID-19 se reiniciará con una nueva lista de tratamientos, con el objetivo de atenuar las furiosas respuestas inmunitarias que podrían provocar empeorar la enfermedad grave.

El ensayo clínico es coordinado por la OMS y probará tres medicamentos que son conocidos por reducir las inflamaciones, un enfoque que ya se ha mostrado prometedor en pacientes hospitalizados con coronavirus.

De acuerdo a John-Arne Røttingen, director científico del Instituto Noruego de Salud Pública y presidente del comité directivo internacional del ensayo Solidarity, los fármacos en cuestión “fueron elegidos cuidadosamente sobre la base de la promesa que mostraron en ensayos clínicos más pequeños y una amplia disponibilidad. Necesitamos al menos señales prometedoras de que algunos de ellos funcionarán, es prioritario poder contar con medicamentos de estudio que podamos ofrecer en un amplio grupo de países”.

Un técnico de laboratorio mostrando un paquete del fármaco antiviral Remdesivir en Eva Pharma Facility, El Cairo, Egipto (REUTERS/Amr Abdallah Dalsh)
Un técnico de laboratorio mostrando un paquete del fármaco antiviral Remdesivir en Eva Pharma Facility, El Cairo, Egipto (REUTERS/Amr Abdallah Dalsh)

Cuando la OMS lanzó Solidaridad en marzo de 2020, el estudio se centró en los medicamentos antivirales. En octubre, el ensayo había inscrito a más de 11.000 participantes hospitalizados con COVID-19 en 30 países. Pero también encontró que ninguno de los cuatro medicamentos que probó (remdesivir, interferón, el medicamento contra la malaria hidroxicloroquina y una combinación de medicamentos contra el VIH llamada lopinavir y ritonavir) salvó vidas o acortó las estadías en el hospital.

Ninguno de los antivirales ha mostrado efectos fuertes en pacientes hospitalizados”, lamentó Røttingen. “El consenso emergente es que es demasiado tarde. Donde los medicamentos antivirales podrían tener un beneficio es rápidamente después de una prueba positiva”, rescató.

Ahora, después de una pausa para decidir qué terapias probar a continuación, el ensayo espera centrarse en su lugar en controlar las respuestas inmunitarias que pueden contribuir a las formas graves de COVID-19.

Trabajadores de la salud atienden a pacientes en tratamiento por la Covid-19, en el Hospital Municipal de Campaña Pedro Dell Antonia, en la ciudad de Santo André, en el estado de Sao Paulo, Brasil (EFE/ Sebastiao Moreira)
Trabajadores de la salud atienden a pacientes en tratamiento por la Covid-19, en el Hospital Municipal de Campaña Pedro Dell Antonia, en la ciudad de Santo André, en el estado de Sao Paulo, Brasil (EFE/ Sebastiao Moreira)

Apuntar a las respuestas inmunes

A medida que avanzan las infecciones virales, las propias respuestas inmunitarias del cuerpo pueden causar lesiones, dañando el tejido sano en la búsqueda de matar las células infectadas. En junio de 2020, un gran estudio con sede en el Reino Unido llamado RECOVERY encontró que el esteroide inmunodepresor dexametasona redujo las muertes entre los que usaban ventiladores o recibían oxígeno suplementario debido a la infección por coronavirus. Y un gran ensayo internacional llamado REMAP-CAP encontró que los medicamentos que bloquean una proteína inmunitaria clave, el receptor de interleucina-6 (IL-6), pueden reducir las muertes entre las personas críticamente enfermas con COVID-19.

“El tratamiento con dexametasona, o tanto con dexametasona como con bloqueadores del receptor de IL-6, se ha convertido en la atención estándar en algunos países para las personas hospitalizadas con COVID-19 que necesitan asistencia respiratoria”, explicó Anthony Gordon, anestesiólogo del Imperial College London y miembro de la Comité de dirección de REMAP-CAP. Pero todavía hay margen de mejora: “Sabemos que algunos pacientes siguen estando enfermos incluso con esos tratamientos”, adelantó.

Por tanto, los investigadores están buscando otras formas de apagar determinadas respuestas inmunitarias. Uno de los medicamentos que se probarán es el infliximab, que se usa para tratar afecciones autoinmunes, como la enfermedad de Crohn y la artritis reumatoide. Bloquea una proteína llamada factor de necrosis tumoral alfa, que es liberada por células inmunes llamadas macrófagos y promueve la inflamación.

Un segundo tratamiento en el ensayo es un medicamento contra el cáncer llamado imatinib. Los investigadores esperan que se dirija tanto al coronavirus como a la inflamación, bloqueando la infiltración viral de células humanas y reduciendo la actividad de proteínas proinflamatorias llamadas citocinas. Finalmente, Solidarity está probando artesunato, un medicamento contra la malaria con posibles efectos antiinflamatorios. Cada uno de estos medicamentos se administrará junto con la atención estándar, que en muchas regiones incluye dexametasona, precisó Røttingen.

Un gran estudio con sede en el Reino Unido llamado RECOVERY encontró que el esteroide inmunodepresor dexametasona redujo las muertes entre los que usaban ventiladores o recibían oxígeno suplementario debido a la infección por coronavirus (EFE/Raúl Martínez/ Archivo)
Un gran estudio con sede en el Reino Unido llamado RECOVERY encontró que el esteroide inmunodepresor dexametasona redujo las muertes entre los que usaban ventiladores o recibían oxígeno suplementario debido a la infección por coronavirus (EFE/Raúl Martínez/ Archivo)

El ensayo REMAP-CAP también planea probar el imatinib, que podría ayudar a prevenir la fuga de líquidos en los vasos sanguíneos que rodean los pulmones, dice Gordon. El ensayo también probará un fármaco diferente que se dirige al TNF-α, así como un fármaco llamado namilumab que bloquea una proteína llamada GM-CSF y que podría reducir la actividad de las citocinas.

Djillali Annane, médico de cuidados intensivos de la Universidad de Versalles en Saint-Quentin-en-Yvelines, Francia, y miembro del comité directivo internacional de REMAP-CAP, cree que con todas estas formas de enfriar el sistema inmunológico, los investigadores deben tener cuidado de no suprimir tanto las respuestas inmunitarias que las personas se vuelvan vulnerables a otras infecciones.

En el trial REMAP-CAP, a los participantes se les administrará primero un esteroide, como dexametasona, y un fármaco que bloquea los receptores de IL-6. Los participantes recibirán un medicamento adicional para atacar el sistema inmunológico solo si no mejoran después de los dos primeros. “Esto está dirigido a aquellos pacientes que no responden”, analizó Annane. “Entonces la pregunta es, si agregamos otra forma de modular la respuesta inflamatoria en estos pacientes, ¿podemos salvar vidas adicionales?”, concluyó.

SEGUIR LEYENDO: