Si se contagian, las personas ya vacunadas transmiten menos el COVID-19 a sus familias

Lo reveló un estudio de la Agencia de Salud Pública del Reino Unido, aún a espera de revisión científica, que analizó la base de datos de las personas que se vacunaron allí

En el Reino Unido ya el 53% de sus casi 67 millones de habitantes recibió al menos una dosis de las vacunas contra el COVID-19 / Chris J. Ratcliffe/Bloomberg
En el Reino Unido ya el 53% de sus casi 67 millones de habitantes recibió al menos una dosis de las vacunas contra el COVID-19 / Chris J. Ratcliffe/Bloomberg

Las vacunas contra el coronavirus protegen para prevenir cuadros graves de la enfermedad COVID-19 y la mortalidad. Las personas que acceden a esas vacunas consiguen una alta protección, pero aun pueden contagiarse. Ahora, un estudio realizado por la Agencia de Salud Pública del Reino descubrió al estar inmunizada, una persona contagia menos a su familia. Es decir, al vacunarse, una persona se beneficia a sí misma y a sus convivientes.

El estudio es un trabajo que aún está a la espera de revisión científica y que buscó evaluar cuál fue el impacto de la vacunación en el Reino Unido. Señaló que hubo poco vacunados que se infectaron y esa situación reducía a la mitad la probabilidad de propagar la covid en su casa. Los investigadores se basaron en el registro de más de 300.000 unidades familiares y casi un millón y medio de personas. Sería el primer estudio en tiempo real que demuestra que las vacunas también son útiles para frenar la propagación del coronavirus.

En el Reino Unido, ya 34 millones de personas han recibido la primera dosis de la vacuna. Esto representa al 53% de la población. Por eso, los investigadores quisieron estudiar cuál era el impacto del plan de vacunación, y tuvieron en cuenta la cantidad de casos confirmados PCR desde que empezó el año y hasta marzo, el total de vacunados con las vacunas de Pfizer-BioNTech y AstraZeneca-Oxford, y los agruparon por el lugar de residencia según el número de afiliación a la sanidad pública y el registro que identifica a cada casa.

Al hacer el primer estudio que comparó el número de contagiados, la cantidad de inmunizados y los datos del sistema de salud de los residentes en el Reino Unido, los investigadores descubrieron que las vacunas reducen en más de un 40% la probabilidad de que el coronavirus se propague dentro de cada hogar /Anthony Devlin/Bloomberg
Al hacer el primer estudio que comparó el número de contagiados, la cantidad de inmunizados y los datos del sistema de salud de los residentes en el Reino Unido, los investigadores descubrieron que las vacunas reducen en más de un 40% la probabilidad de que el coronavirus se propague dentro de cada hogar /Anthony Devlin/Bloomberg

Entre los 365.447 hogares con un caso índice, 24.217 dieron positivo días después de ser vacunados. La cifra bajó hasta solo 4.107 infectados (el 1,12% del total) si se cuenta a partir de 21 días, que el tiempo estimado para desarrollar inmunidad. Ninguno de los casos necesitó de hospitalización.

También los investigadores compararon los hogares con un primer caso vacunado, pero infectado, con aquellos donde había un persona con el coronavirus pero no habían llegado las inmunizaciones. En las casas sin vacunados, hubo un 10,1% de convivientes que se contagiaron en los 14 días siguientes a que lo hiciera el caso índice. En cambio, en las viviendas donde una persona ya había sido vacunada, los segundos casos se redujeron al 6%. El trabajo indica que las vacunas reducen en más de un 40% la probabilidad de que el coronavirus se propague dentro de casa. En el caso de la vacuna AstraZeneca/Universidad de Oxford, el porcentaje subía al 49%.

En las conclusiones, los investigadores señalaron que los “resultados pueden tener implicancias para otros entornos con similares riesgos de transmisión”. También consideraron que los resultados pueden tener en cuenta en la planificación de las campañas de vacunación y en la comunicación con la sociedad.

Los resultados del estudio sobre el impacto de la vacunación contra el COVID-19 en Inglaterra podría servir para futuras decisiones de los programas de vacunación. Principalmente, señalan que si una persona se vacuna y luego se infecta, transmite menos el virus a sus convivientes/  Anthony Devlin/Bloomberg
Los resultados del estudio sobre el impacto de la vacunación contra el COVID-19 en Inglaterra podría servir para futuras decisiones de los programas de vacunación. Principalmente, señalan que si una persona se vacuna y luego se infecta, transmite menos el virus a sus convivientes/ Anthony Devlin/Bloomberg

Peter English, ex responsable del comité de salud pública de la Asociación Médica Británica, comentó: “Este estudio muestra que incluso si las personas vacunadas se infectan, es mucho menos probable que sean contagiosas y transmitan la infección a otras personas”.

En el Reino Unido, se había decidido el año pasado que debido a la lenta entrega, la segunda dosis de vacunas fabricadas por Pfizer o AstraZeneca iba a retrasarse hasta 12 semanas. La estrategia fue controvertida cuando se introdujo por primera vez allí, pero ha ayudado al Reino Unido a conseguir que casi la mitad de su población tenga algún nivel de protección con una o más dosis de vacuna.

En ese momento, Anthony Fauci, el principal experto en la respuesta contra el COVID-19 de Estados Unidos, rechazó e incluso criticó al Reino Unido por emplear la estrategia no probada (aunque luego se echó atrás en sus duras palabras). Pero luego dijo que no había una estrategia “correcta o incorrecta” cuando se trata de retrasar las dosis. “Hay diferentes enfoques y diferentes opiniones”, reconoció. “Nos ha preocupado, y todavía nos preocupa, que cuando se observa el nivel de protección después de una dosis, se puede decir que es del 80%, pero es algo así como un tenue 80%, porque el nivel de, por ejemplo, anticuerpos neutralizantes contra el coronavirus, cuando lo dejas en una sola dosis, la pregunta es, ¿cuánto dura?”, cuestionó el experto.

Las autoridades sanitarias de Reino Unido anunciaron hoy que se ofrecerá una vacuna contra la COVID-19 alternativa a la desarrollada por AstraZeneca a las personas menores de 40 años, debido al vínculo entre el suero y eventos trombóticos en grupos de edad más jóvenes.

“A medida que las tasas de COVID-19 continúan bajo control, aconsejamos que a los adultos cuyas edades oscilan entre los 18 y los 39 años sin enfermedades preexistentes se les ofrezca una vacuna alternativa a la de AstraZeneca y Oxford, si está disponible y no causa retrasos a la hora de ser inoculados”, ha explicado Wei Shen Lim, miembro del Comité Conjunto de Vacunación e Inmunización de Reino Unido (JCVI, por sus siglas en inglés), antes de remarcar que la seguridad es la “prioridad número uno”.

SEGUIR LEYENDO: