El insólito discurso lleno de prejuicios machistas de la primera dama de Ecuador al lanzar un programa para combatir la violencia contra la mujer

María de Lourdes Alcívar, esposa de Guillermo Lasso, recomendó tomar distancia de los maridos cuando los vean “un poco alterado”, aseguró que “el perdón es lo primero” y que las mujeres “no somos víctimas de nadie, sólo de nosotras mismas si nos dejamos”

El presidente, Guillermo Lasso, y la primera dama, María de Lourdes Alcívar, posan junto a la secretaria de Derechos Humanos, Bernarda Ordóñez, y al secretario de comunicación, Eduardo Bonilla, en el lanzamiento de la campaña "de la indignación a la acción".
El presidente, Guillermo Lasso, y la primera dama, María de Lourdes Alcívar, posan junto a la secretaria de Derechos Humanos, Bernarda Ordóñez, y al secretario de comunicación, Eduardo Bonilla, en el lanzamiento de la campaña "de la indignación a la acción".

En menos de seis meses el presupuesto destinado para la lucha en contra de la violencia hacia la mujer pasó de USD 1.5 millones a USD 24 millones, según lo anunció la secretaria de Derechos Humanos del Ecuador, Bernarda Ordóñez. Entre las acciones que ejecuta la administración del presidente Guillermo Lasso están la instalación de casas violeta en todas las provincias, estos serán espacios seguros para sobrevivientes de violencia de género. Además, el presidente ha anunciado que el registro único de violencia entrará pronto en funcionamiento a través de un trabajo coordinado entre la Función Ejecutiva y la Función Judicial.

El gobierno ecuatoriano implementará la campaña comunicacional “De la indignación a la acción”, como parte de su estrategia para erradicar la violencia de género. El presidente Lasso se refirió a la lucha contra la violencia como una promesa de campaña y un eje central de las acciones del gobierno: “En campaña prometimos que sería frontal nuestra lucha en contra de la violencia hacia las mujeres y las niñas. Y como presidente, he dicho muchas veces que erradicarla es una prioridad. Así lo demostramos con hechos concretos”.

Asimismo, Lasso anunció que, en materia financiera, el gobierno apoyará a la economía violeta, priorizando la entrega de créditos al 1% de interés y a 30 años plazo a mujeres que lo necesiten.

Sobre los centros violeta, la secretaria Ordóñez dijo que “queremos que las niñas y mujeres en el país, cuando vean una casa morada, lila, púrpura, sepan que es un lugar seguro para ellas, en donde van a encontrar atención psicológica, jurídica y médica”.

Sin embargo, las buenas noticias en materia de política pública anunciadas en un evento realizado por la conmemoración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, se vieron opacadas por la intervención de la primera dama, María de Lourdes Alcívar, quien pronunció un discurso que ha sido calificado como ignorante, indolente y revictimizante. Esta fue la primera vez en la que Alcívar tiene la palabra en un evento oficial.

La esposa de Guillermo Lasso dijo que el 25 de noviembre es “es un gran día para celebrar a la mujer” y agregó que las mujeres son poderosas por “el hecho maravilloso de tener la vida”. Parecería que la primera dama ignora que el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer es una fecha conmemorativa que tiene su origen en el asesinato de las hermanas Mirabal, opositoras a la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo en República Dominicana, a quienes también se las conoce como las mariposas. Las mismas mujeres por las que la Secretaria de Derechos Humanos del gobierno que dirige su esposo Guillermo Lasso, siempre luce tres pines de mariposa en sus atuendos como homenaje.

Alcívar dijo que está bien denunciar cuando sucede la primera agresión pero pidió que “no se quede en la denuncia en sí, porque si no se vuelve la indignación contra el otro”, además dijo que a la violencia se la puede combatir a través del amor: “Tenemos que fundamentar nuestras vidas en valores, llenarnos de amor y el amor nos va a llevar a decir ‘no, me voy a frenar hoy’. Entonces, todo va a cambiar...”.

El presidente de Ecuador, Guillermo Lasso (d), saluda junto a la primera dama, María de Lourdes Alcívar Crespo, en una fotografía de archivo. EFE/ Santiago Fernández
El presidente de Ecuador, Guillermo Lasso (d), saluda junto a la primera dama, María de Lourdes Alcívar Crespo, en una fotografía de archivo. EFE/ Santiago Fernández

También, con base en su experiencia matrimonial, la primera dama dijo que “si Guillermo está un poco alterado, yo prefiero irme por la derecha y voy a hacer mi vida. Me paso feliz; puede ser que me resienta un ratito. Pero de ahí regreso, y el amor y el perdón es lo primero”. Luego continúo diciendo que los actos de violencia intrafamiliar pueden prevenirse cuando una pareja evite pelear: “Si en el hogar vivimos en la eterna batalla de hombre y mujer y nunca perdonar, entonces nunca vamos a salir de este mismo embrollo y vamos a terminar hiriéndonos y matándonos, esa es la realidad, si no tomamos las acciones, mujeres, somos puntales en nuestros hogares”. Para la primera dama, las mujeres agredidas física o psicológicamente en el Ecuador también tienen culpa de ser víctimas: “Si dos no pelean no se dan esas circunstancias”,

A su discurso que ya sorprendía a los asistentes y periodistas, Alcívar agregó que “no, mujeres, no somos víctimas de nadie, solo de nosotras mismas, si nos dejamos. Si nosotras no nos hacemos respetar, nada va a cambiar”. Nuevamente, la primera dama parecería desconocer que de las 172 mujeres asesinadas por razones de género en Ecuador en lo que va del año, el 49 % murieron en manos de sus parejas o de agresores de su círculo cercano. También, desconectada de la realidad de muchas mujeres, Alcívar solo se refirió a la violencia entre pareja, como si desconociera que los embarazos en niñas y adolescentes son productos de violaciones sistemáticas en el entorno familiar y cercano de niñas que no podían “hacerse respetar” para no ser víctimas.

El departamento de prensa del gobierno decidió omitir las declaraciones de la primera dama del boletín que enviaron a los medios sobre el evento y, hasta el momento, la secretaria de Derechos Humanos, Bernarda Ordóñez, encargada de la elaboración de políticas públicas a favor de las mujeres no se ha pronunciado sobre las declaraciones de Alcívar. En redes sociales, la primera dama ha sido cuestionada fuertemente por activistas, periodistas y actores de opinión, mientras que se inició una campaña de respaldo a la esposa de Guillermo Lasso, aduciendo que ha sido víctima de violencia política luego de su discurso, algunos han detectado que las cuentas que se utilizaron para defender a la primera dama fueron creadas recientemente.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR