Polémica en Chile por un ex almirante y edecán de Augusto Pinochet que integrará la comisión de Derechos Humanos de la Constituyente

La designación de Jorge Arancibia generó el rechazo de diversas organizaciones pero fue defendida por convencionales de derecha

Jorge Arancibia, ex edecán del dictador Augusto Pinochet y actual integrante de la Comisión de Derechos Humanos de la Convención Constitucional.
Jorge Arancibia, ex edecán del dictador Augusto Pinochet y actual integrante de la Comisión de Derechos Humanos de la Convención Constitucional.

Fuertes criticas ha provocado entre organizaciones sociales y personajes políticos la designación de un ex Comandante en Jefe de la Armada de Chile como integrante de la Comisión de Derechos Humanos de la Convención Constitucional de ese país.

El apuntado se llama Jorge Arancibia, ex mandamás de la Armada de Chile durante los años 1997 y 2001, además de Senador de la República entre el 2002 y el 2010 y embajador en Turquía desde el 2011 al 2013. En su pasado se destacó de igual manera como edecán del ex dictador Augusto Pinochet entre 1980 y 1982.

Arancibia se ha caracterizado también por ser un fuerte defensor de la dictadura militar de Pinochet y de la figura del dictador, y ha protegido en más de una oportunidad a los reos por delitos de lesa humanidad que están recluidos en el penal especial de Punta Peuco.

En la actualidad Jorge Arancibia integra la Convención Constitucional (CC), el organismo chileno responsable de escribir una Nueva Constitución para el país en un plazo máximo de un año. Su paso por esta entidad era inadvertida hasta que se decidió que integrara la Comisión de Derechos Humanos, lo que no cayó nada de bien entre sus pares convencionales.

La convencional constituyente, Giovanna Roa, recordó que Arancibia firmó un inserto en el diario El Mercurio el 2019 en donde “textualmente, decía ‘el 11 de septiembre de 1973 Chile se salvó de ser como es hoy Venezuela’. Acá sabemos que Chile sólo entró en el período más oscuro”, haciendo referencia a la dictadura de Pinochet.

No puede no ser concreto que usted firme abiertamente hace sólo dos años un inserto en el diario, además, cómplice de la dictadura, haciendo una justificación del negacionismo”, dijo Roa en una sesión de la Comisión de Derechos Humanos en donde Arancibia estaba presente.

Por otra parte, la convencional del bloque de la Lista del Pueblo, María Rivera, se sumó al rechazo a Arancibia manifestando que “ha reivindicado el rol que jugó la dictadura militar, donde tuvimos, todos sabemos, desaparecidos, torturados, exiliados, desterrados, presos”.

El rechazo de las organizaciones de DD.HH.

Diversas organizaciones de derechos humanos se mostraron en contra de la designación de Arancibia. REUTERS/Rodrigo Garrido
Diversas organizaciones de derechos humanos se mostraron en contra de la designación de Arancibia. REUTERS/Rodrigo Garrido

Alrededor de 80 organizaciones de Derechos Humanos firmaron una declaración repudiaron la designación de Jorge Arancibia a la comisión, y solicitaron que su permanencia sea revisada cuando exista un reglamento.

En el texto presentado las organizaciones manifestaron su “honda preocupación y molestia ante la impresentable participación en la Comisión de Derechos Humanos de la Convención Constituyente de Jorge Arancibia, quien ha tenido una trayectoria contraria a la defensa de principios fundamentales como el derecho a la verdad y a las garantías de no repetición. Por lo que, no responde a estándares éticos mínimos que deberían cumplir quienes asuman el desafío de trabajar la temática de derechos humanos en la Convención”.

Para las organizaciones la designación de Arancibia es una situación “insultante para los sobrevivientes y familiares víctimas del terrorismo de Estado” y recordaron que “sin verdad, no hay reparación posible”.

“Las conductas y antivalores desplegados a lo largo de la trayectoria de Arancibia son contradictorios con los principios comentados, y por ello con la misión de un espacio que precisamente busca consagrar valores democráticos basados en el respeto irrestricto e incondicional a los derechos humanos, en todo tiempo y lugar”, recordaron las organizaciones en la carta.

Arancibia y la derecha se defienden

Frente a estas acusaciones, Jorge Arancibia descartó renunciar a su puesto en la comisión de Derechos Humanos, argumentando que “si somos inteligentes y enfrentamos las cosas con una visión de futuro, de los aportes que cada uno de nosotros con nuestras particulares visiones podemos hacer, yo creo que el resultado de la comisión va a ser el adecuado”.

Arancibia además sostuvo que es necesario en la comisión más voces de las que imperan siempre en los temas de Derechos Humanos. “Ahora, si en la comisión solo ponemos un grupo de personas que piensan exactamente igual, es muy posible que esta definición de ‘La casa para todos’ vaya a resultar la casa para un solo grupo”, sostuvo el ex edecán de Pinochet.

La convencional de derecha, Marcela Cubillos, también defendió a Arancibia destacando que “el intento de censura” en contra del ex uniformado es “inaceptable e ilegítima”, y que éste “ejerció como senador democráticamente elegido. Fue embajador representando a Chile en el extranjero. Y hoy es convencional por voluntad popular. Sí ‘voluntad popular’”, dijo la ex ministra de Educación de Piñera.

SEGUIR LEYENDO: