Chile relajará las restricciones fronterizas contra el COVID-19 para nacionales y extranjeros residentes que estén vacunados

Las fronteras continuarán cerradas, pero los chilenos que hayan completado su esquema de vacunación podrán entrar y salir del país presentando un PCR negativo y realizando cuarentena de 10 días

FOTO DE ARCHIVO: Una mujer se prepara para registrarse en el Aeropuerto Internacional de Santiago, Chile, 23 de noviembre de 2020. REUTERS/Ivan Alvarado
FOTO DE ARCHIVO: Una mujer se prepara para registrarse en el Aeropuerto Internacional de Santiago, Chile, 23 de noviembre de 2020. REUTERS/Ivan Alvarado

Las autoridades sanitarias de Chile indicaron este jueves que se aliviarán las restricciones en las fronteras del país, que permanecen cerradas desde abril, para nacionales y residentes que estén vacunados.

La medida regirá desde el lunes 26 de julio y, aunque las fronteras siguen oficialmente cerradas, chilenos y residentes que hayan completado su esquema de vacunación podrán salir y entrar en el país austral, no así extranjeros, quienes solo podrán cruzar la frontera en casos excepcionales y con permisos consulares.

Quienes salgan del país deberán acreditar un test PCR (hisopado) negativo 72 horas previo a su vuelo y su carnet de vacunación, y cuando regresen deberán llegar con un test PCR negativo y hacer una cuarentena domiciliaria de 10 días.

Chile cerró totalmente sus fronteras el pasado abril y hasta ahora obligaba a todo aquel que entraba a cumplir una cuarentena en un hotel sanitario, una medida que se mantendrá para los no vacunados. EFE/ Elvis González/Archivo
Chile cerró totalmente sus fronteras el pasado abril y hasta ahora obligaba a todo aquel que entraba a cumplir una cuarentena en un hotel sanitario, una medida que se mantendrá para los no vacunados. EFE/ Elvis González/Archivo

“Para las personas con pase de movilidad habilitado (el carné que acredita la pauta completa de vacunación) al momento del ingreso al país, el aislamiento por 10 días será en el domicilio”, anunció la subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza.

Chile cerró totalmente sus fronteras el pasado abril y hasta ahora obligaba a todo aquel que entraba a cumplir una cuarentena en un hotel sanitario, una medida que se mantendrá para los no vacunados.

Después de una grave segunda ola que puso contra las cuerdas al sistema hospitalario entre marzo y junio, la pandemia remite en el país y los vacunados disfrutan de mayores ventajas, como acceder a gimnasios, teatros, cines y centros de adultos mayores en la mayor parte del país.

Una enfermera prepara una dosis de una vacuna en un centro de vacunación en Santiago (Chile). EFE/Alberto Valdes/Archivo
Una enfermera prepara una dosis de una vacuna en un centro de vacunación en Santiago (Chile). EFE/Alberto Valdes/Archivo

Por eso, el cambio se da después de una “disminución gigantesca” de los casos de contagios diarios, según dijo el ministro de Salud, Enrique Paris, quien reiteró que a pesar de que las estadísticas son favorables es necesario mantener las recomendaciones sanitarias.

“Se evidencia una disminución de nuevos casos confirmados, sin embargo hemos dicho en forma reiterado que no nos consideramos triunfalistas ni que hemos derrotado al virus, todo lo contrario”, señaló Paris.

Este jueves el país registró 1.861 casos nuevos y 181 decesos, acumulando 1,6 millones de casos y casi 35.000 muertes desde que el 3 de marzo de 2020 se registró el primer caso.

La tasa nacional de positividad de covid-19 en Chile -número de positivos por cada 100.000 pruebas PCR- fue por segundo día consecutivo inferior al 3 % (2,9 %), tras realizarse más de 30.600 exámenes. EFE/Elvis González/Archivo
La tasa nacional de positividad de covid-19 en Chile -número de positivos por cada 100.000 pruebas PCR- fue por segundo día consecutivo inferior al 3 % (2,9 %), tras realizarse más de 30.600 exámenes. EFE/Elvis González/Archivo

Paris confirmó un descenso de nuevos contagios de -32% en los últimos siete días a nivel nacional, al tiempo que el exitoso proceso de vacunación alcanza ya a 11,8 millones de personas inmunizadas (77,91% de los 15,2 millones que comprenden la población objetivo) de un total de 19 millones de habitantes en el país.

Chile estudia aplicar una tercera dosis con el objetivo de evitar rebrotes debido a que ya hay una treintena de casos de la contagiosa variante delta.

(Con información de AFP y EFE)

SEGUIR LEYENDO: