El Senado de Chile aprobó el matrimonio igualitario, que aún debe pasar por Diputados

Por amplía mayoría, los congresistas dieron luz verde a la iniciativa legislativa que permite la adopción y la filiación en parejas del mismo sexo, a diferencia del Acuerdo de Unión Civil (AUC), la figura legal que está vigente en el país andino desde 2015

(Chile). EFE/ Cortesía Secretaría de la Presidencia de Chile
(Chile). EFE/ Cortesía Secretaría de la Presidencia de Chile

El Senado de Chile aprobó este miércoles el proyecto de ley de matrimonio igualitario, para permitir a las parejas del mismo sexo tener los mismos derechos de las heterosexuales, y ahora pasa a la Cámara de Diputados para su segundo trámite legislativo.

Los parlamentarios aprobaron la iniciativa -con 28 votos a favor, 14 en contra y ninguna abstención- y consiguieron avanzar en el primer trámite legislativo desde que en 2017 el proyecto ingresó en el Parlamento.

No es un tema de derechas o izquierdas, no es un caballito de batalla ideológico de nadie, tiene que ver con la dignidad y con los derechos humanos de los niños”, dijo Rolando Jiménez, activista del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh).

La normativa fue presentada durante el segundo gobierno de Michelle Bachelet (2014-2018) y el 1 de junio pasado, durante su cuenta pública anual, el presidente Sebastián Piñera anunció sorpresivamente que iba pedir su tramitación urgente en el Congreso, para destrabar el proyecto que dormía allí desde hace años por la oposición de parlamentarios oficialistas.

“Queremos avanzar a un país que se juegue con otros valores, que avance en justicia y en erradicar toda forma de discriminación”, afirmó la presidenta de la Cámara Alta, la senadora de la Democracia Cristiana, Yasna Provoste, quien votó a favor del proyecto.

La iniciativa, presentada durante el segundo Gobierno de la expresidenta Michelle Bachelet y que podría convertir a Chile en el octavo país latinoamericano en legalizar el matrimonio gay, será discutida primero en el Senado y luego en la Cámara de Diputados. EFE/Felipe Trueba/Archivo
La iniciativa, presentada durante el segundo Gobierno de la expresidenta Michelle Bachelet y que podría convertir a Chile en el octavo país latinoamericano en legalizar el matrimonio gay, será discutida primero en el Senado y luego en la Cámara de Diputados. EFE/Felipe Trueba/Archivo

La votación se demoró por dos días tras debates entre legisladores a favor del proyecto, que busca de equiparar derechos en Chile, y conservadores que alegaron que la institución del matrimonio no podría aplicarse en parejas del mismo sexo.

“El matrimonio en su esencia es la unión entre un hombre y una mujer con la posibilidad de procrear, mientras que la relaciones de mismo sexo tienen una categoría distinta, porque no tienen esa opción de procrear”, destacó el senador del oficialista Renovación Nacional Manuel José Ossandón, quien votó en contra.

Para Isabel Amor, directora ejecutiva de la Fundación Iguales, el matrimonio igualitario “hace más digno a Chile” y protege a los hijos de parejas del mismo sexo “como corresponde”.

El proyecto estipula que la ley de matrimonio, actualmente enfocada únicamente a las parejas de distinto sexo, se amplíe para las parejas del mismo sexo y que éstas gocen de iguales derechos que las heterosexuales, entre ellos la adopción y filiación paternal de los hijos.

Foto de archivo: Personas participan en el desfile anual del Orgullo Gay en apoyo de la comunidad LGBT, en Santiago, Chile, el 22 de junio de 2019. REUTERS/Rodrigo Garrido
Foto de archivo: Personas participan en el desfile anual del Orgullo Gay en apoyo de la comunidad LGBT, en Santiago, Chile, el 22 de junio de 2019. REUTERS/Rodrigo Garrido

Desde 2015 rige en Chile un Acuerdo de Unión Civil, que homologaba la mayoría de los derechos del matrimonio, salvo la posibilidad de adopción, para las parejas del mismo sexo.

Según un sondeo reciente de Ipsos, el 65 % de los chilenos cree que se debería permitir el matrimonio gay, lo que coloca a Chile como el segundo país latinoamericano con mayor respaldo, solo por detrás de Argentina (73 %).

“Cuesta mucho que las instituciones cambien. De hecho, ha cambiado mucho más rápido la sociedad que la institucionalidad”, indicó Alejandro Guillier, excandidato presidencial y senador independiente.

(Con información de EFE y AFP)

SEGUIR LEYENDO: