Un tiburón martillo hembra preñada desapareció luego de partir desde Galápagos hacia Centroamérica

Su rastreador satelital dejó de transmitir señal

El tiburón martillo hembra recorrió 4.000 kilómetros antes de que su rastreador dejara de transmitir (Foto: Pelayo Salinas de León)
El tiburón martillo hembra recorrió 4.000 kilómetros antes de que su rastreador dejara de transmitir (Foto: Pelayo Salinas de León)

Un tiburón martillo hembra embarazada llamada Cassiopeia tenía un rastreador satelital que la Fundación Charles Darwin le había colocado en febrero pasado. Sin embargo, en los últimos días los expertos le han perdido el rastro. Según la información de la Fundación Charles Darwin, el tiburón recorrió 4.000 kilómetros antes de que su rastreador dejara de transmitir. El escualo habría llegado a las costas de Panamá, pero no se conoce más de su paradero.

El científico marino sénior de la Fundación Charles Darwin y miembro de conservación de la Fundación Save Our Seas, el doctor Pelayo Salinas de León, ha manifestado que “Cassiopeia fue extremadamente afortunada de sobrevivir a esta migración épica a través de kilómetros de anzuelos de pesca y redes que han sido colocadas en su ruta migratoria por flotas pesqueras”. Por el rastreo satelital en tiempo real se sabe que este tiburón hembra pasó por la Isla del Coco y llegó a las costas de Panamá. Los expertos esperan que ahí el rastreador se haya soltado y que continúe nadando en el mar.

“Desafortunadamente, varios otros tiburones que hemos marcado durante los últimos dos años fueron capturados mientras migraban hacia la costa continental”, dijo Salinas de León. Es común que durante esta época del año, las flotas pesqueras, conformadas principalmente por barcos chinos, se acerquen a las costas de Sudamérica y pesquen en alta mar. Este año, la flota pesquera que se encuentra al sur de las Galápagos está conformada por más de 290 embarcaciones, lo que representa un peligro extremo para las especies protegidas que inician sus rutas migratorias en esta temporada.

Rastreo satelital detallado de el tiburón martillo festoneado hembra preñada Cassiopeia entre las Islas Galápagos en Ecuador y la costa de Panamá (Crédito: Fundación Charles Darwin)
Rastreo satelital detallado de el tiburón martillo festoneado hembra preñada Cassiopeia entre las Islas Galápagos en Ecuador y la costa de Panamá (Crédito: Fundación Charles Darwin)

En esta misma temporada en 2020, más de 300 embarcaciones se situaron cerca de los límites de las Zona Económica Exclusiva Insular (ZEEI) de Ecuador. Allí, en aguas internacionales, pescaron durante varias semanas. Incluso se reportó que un tiburón ballena, que tenía un método de marcaje para seguir su ruta migratoria a través de un GPS, dejó de transmitir la señal de su dispositivo cuando salió de la ZEEI. Se asume que fue capturado por algún pesquero.

Desde 2019, el tiburón martillo se encuentra “en peligro crítico”, de acuerdo con la Lista Roja de Especies Amenazadas emitida por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). A pesar de este estado crítico, las aletas de los tiburones martillo continúan inundando los mercados de aletas de tiburón ubicados principalmente en Asia, sobre todo en Hong Kong, según un estudio científico publicado en la revista Animal Conservation.

En 2017, la Armada del Ecuador interceptó al pesquero Fu Yuan Yu Leng 999, que ingresó a aguas ecuatorianas. Dentro de la embarcación se encontraron más de 300 toneladas de tiburones a bordo, entre los que se contaban tiburones martillo.

Salinas de Pelayo insiste: “Si queremos salvar de la extinción a la población de tiburones martillo del Pacífico Oriental Tropical, debemos proteger sus corredores de viaje e imponer regulaciones de pesca mucho más estrictas en toda la región”. Con esto coincide el profesor Mahmood Shivji, director del Instituto de Investigación Guy Harvey y del Centro de Investigación de Tiburones de la Fundación Save Our Seas en la Universidad Nova Southeastern, quien espera “que estos hallazgos ayuden a las naciones del Pacífico Oriental Tropical a implementar medidas de manejo urgentes para proteger a los tiburones hembra preñados mientras realizan migraciones de ida y vuelta tan importantes a la costa, y también reducir la presión de pesca en los criaderos”.

La amenaza de los pesqueros chinos genera conflictos debido a los tratados internacionales que impiden una intervención directa a estos barcos que pescan en alta mar. Sin embargo, el artículo 118 de la Convemar se refiere a que los Estados cooperarán entre sí en la conservación y administración de los recursos vivos en las zonas de la alta mar. Asimismo, el artículo 21 del Acuerdo de Nueva York para la Conservación de Peces Transzonales y Altamente Migratorios establece que se pueden abordar e inspeccionar embarcaciones en alta mar, estableciendo procedimientos para la “visita e inspección” en coordinación con las organizaciones subregionales o regionales de ordenación pesquera.

Según el colectivo Más Galápagos, se ha identificado que alrededor de 30 especies marinas, en los últimos años, han sido afectadas en un declive de sus poblaciones pasando de ser especies levemente amenazadas a altamente amenazadas, como el tiburón martillo, especies de tortugas marinas y el albatros.

SEGUIR LEYENDO: