Una enfermera de San Pablo, la primera vacunada contra el coronavirus en Brasil

Mônica Calazans, una enfermera de una UCI del hospital Emilio Ribas, recibió la dosis de la vacuna china CoronaVac, en una ceremonia en presencia del gobernador de Sao Paulo, Joao Doria

La enfermera Monica Calazans, 54, recibe la vacuna de CoronaVac (REUTERS/Amanda Perobelli)
La enfermera Monica Calazans, 54, recibe la vacuna de CoronaVac (REUTERS/Amanda Perobelli)

Brasil, uno de los países del mundo más afectados por la pandemia del coronavirus, aplicó este domingo en Sao Paulo la primera la vacuna contra la covid-19 a una enfermera de 54 años.

Mônica Calazans, una enfermera de una UCI del hospital Emilio Ribas, recibió la dosis de la vacuna china CoronaVac, en una ceremonia en presencia del gobernador de Sao Paulo, Joao Doria.

La primera dosis de la vacuna desarrollada por el laboratorio chino Sinovac y el Instituto brasileño Butantan fue aplicada minutos después de la aprobación de su uso de emergencia del antídoto por parte de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa).

La enfermera Monica Calazans celebra junto al gobernador de San Pablo Joao Doria la aplicación de la primera vacuna contra el coronavirus en el país (REUTERS/Amanda Perobelli)
La enfermera Monica Calazans celebra junto al gobernador de San Pablo Joao Doria la aplicación de la primera vacuna contra el coronavirus en el país (REUTERS/Amanda Perobelli)

El regulador de salud brasileño votó por unanimidad para aprobar ambas vacunas después de casi cinco horas de deliberación por parte de su junta directiva.

El presidente Jair Bolsonaro, un escéptico del coronavirus que se ha negado a vacunarse él mismo, está bajo una presión cada vez mayor para comenzar con las vacunas en Brasil, que ha perdido más de 200.000 por COVID-19, la peor cifra de muertos fuera de Estados Unidos.

Sin embargo, los retrasos en los envíos de vacunas y los resultados de las pruebas han retrasado las vacunas en el país, que alguna vez fue líder mundial en inmunizaciones masivas y ahora un rezagado regional después de que pares como Argentina, Chile y México comenzaron a administrar inyecciones el mes pasado.

El gobierno de Bolsonaro planeaba lanzar un programa nacional de inmunización esta semana, pero todavía está esperando los envíos de la vacuna AstraZeneca en el centro de sus planes. Eso se ha sumado a la frustración pública y le ha ofrecido a su rival político Joao Doria la oportunidad de eclipsar al presidente de derecha.

Vanusa Kaimbe, una mujer indígena, también fue vacunada este domingo (REUTERS/Amanda Perobelli)
Vanusa Kaimbe, una mujer indígena, también fue vacunada este domingo (REUTERS/Amanda Perobelli)

Bolsonaro, para quien Doria es un potencial rival de centroderecha para sus esfuerzos de reelección en 2022, se ha burlado del gobernador por la decepcionante eficacia del 50% de CoronaVac en las pruebas brasileñas, pero el Ministerio de Salud federal acordó adquirir y distribuir la inyección para la campaña de inmunización nacional.

Además de la urgencia de las vacunas, una segunda ola del brote en Brasil está aumentando a medida que el país se enfrenta a una nueva variante potencialmente más contagiosa que se originó en Amazonas y llevó a Gran Bretaña e Italia a prohibir la entrada a los brasileños.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: