Foto de archivo. Billetes de reales brasileños y dólares en una oficina de cambio en Río de Janeiro, Brasil. 10 de septiembre de 2015. REUTERS/Ricardo Moraes.
Foto de archivo. Billetes de reales brasileños y dólares en una oficina de cambio en Río de Janeiro, Brasil. 10 de septiembre de 2015. REUTERS/Ricardo Moraes.

Este jueves, la moneda estadounidense abrió a 4,45 reales y, alrededor de las 11:45 local (14:45 GMT), operó a 4,50 reales, lo que se transformó en un nuevo récord. En lo que va del año, la moneda estadounidense subió un 12,2% frente a la brasileña.

En tanto, en la bolsa de valores, el índice Bovespa cae un 1,8% después de haber descendido un 7% el día anterior.

De acuerdo a lo que publicó O Globo, el Banco Central trató de corregir la distorsión del tipo de cambio mediante otra subasta de 20.000 contratos de canje de divisas (oferta de dólares con compromiso de recompra en el futuro), inyectando 1.000 millones de dólares en el mercado. La medida, sin embargo, no tuvo efecto esta vez.

Ayer, las empresas del sector aéreo y del turismo, particularmente afectadas por la crisis sanitaria mundial, registraron verdaderas debacles. La aerolínea Gol perdió 14,31% y Azul 13,31%.

También se vieron sumamente afectados los papeles de grandes productores de materias primas, como la petrolera Petrobras ON (-9,95%) y PN (-10,05%), la minera Vale (-9,54%) y la siderúrgica CSN (-10,89%).

La bolsa de San Pablo sufre otra jornada de caída
La bolsa de San Pablo sufre otra jornada de caída

Con las fuertes caídas registradas en el exterior durante los dos días en que los mercados estaban cerrados en Brasil, “esa corrección fue natural”, dijo Henrique Esteter, de la consultora Guide.

El analista consideró en la previa que el parqué paulista debería estabilizarse este jueves, tal como ocurrió el miércoles con buena parte de las bolsas mundiales, “a menos que surja un hecho nuevo que el mercado no había evaluado”.

El gobierno brasileño confirmó el miércoles el diagnóstico de coronavirus de un residente de San Pablo, que se convirtió en el primer caso de esta epidemia en América Latina. El paciente, un brasileño de 61 años, había regresado el 21 de febrero de la región de Lombardía, norte de Italia, donde se ha registrado la mayoría de los casos de infección en este país europeo.

La epidemia ha provocado ya la muerte de 2.700 personas en China, donde hay además 78.000 infectados. Fuera del país asiático, hay tres docenas de países con casos confirmados y se han registrado unas 40 muertes.

MÁS SOBRE ESTOS TEMAS: