Imagen de archivo del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, asistiendo a una ceremonia de ascensos de generales de las Fuerzas Armadas en el Palacio Planalto en Brasilia, Brasil. 9 de diciembre, 2019. REUTERS/Adriano Machado
Imagen de archivo del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, asistiendo a una ceremonia de ascensos de generales de las Fuerzas Armadas en el Palacio Planalto en Brasilia, Brasil. 9 de diciembre, 2019. REUTERS/Adriano Machado

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, dijo este jueves que la elección del kirchnerista Alberto Fernández como presidente argentino ayudó a que Estados Unidos considerara que el ingreso de Brasil a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) es más prioritario que el de Argentina.

“Tuvimos ahora la experiencia de Argentina (la victoria de la izquierda). La primera consecuencia fue que los otros países, con el estadounidense por delante, nos hicieron pasar frente a la propia Argentina en la fila para ingresar a la OCDE”, afirmó el líder de la ultraderecha brasileña en un evento público en Brasilia.

“Nosotros esperamos que las cosas ocurran bien en Argentina, pero sabemos que, por el panorama político, van a tener dificultades. Su opción (de los electores) fue elegir a quien los colocó en la situación de desgracia en que se encontraban”, dijo Bolsonaro en su pronunciamiento en el Palacio presidencial de Planalto.

El mandatario dijo que los propios argentinos eligieron como sus gobernantes a “exactamente a aquellos que en el pasado colocaron ese país en la situación en que se encuentra”, en una clara referencia a la grave crisis económica del país vecino y a la victoria electoral de los aliados de la ex presidenta Cristina Kirchner.

Esta semana, el Gobierno de Estados Unidos anunció que priorizaba la candidatura de Brasil para formar parte de la OCDE, después de que en octubre Washington asegurase que serían Argentina y Rumanía los países a los que apoyaría para ingresar en este organismo.

La entonces decisión estadounidense de darle prioridad a Argentina fue interpretada en Brasil como un duro revés para el Gobierno de Bolsonaro, que desde su llegada al poder, el 1 de enero de 2019, ha intentado aproximarse a la potencia norteamericana, a la que considera un socio estratégico.

Estados Unidos volvió a cambiar su prioridad y esta semana, en mensaje a los miembros de la OCDE, colocó a Brasil por delante.

“La prensa nos atacó por Argentina tener prioridad para entrar a la OCDE. No tenemos ninguna pelea con Argentina, pero el comercio mundial no tiene amistades. Conseguimos cambiar la situación y prensa no dijo nada”, agregó el mandatario brasileño.

Por su parte, Argentina aseguró que su entrada en la OCDE ya no es un asunto prioritario al estar enfocada en la renegociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI) del pago de la deuda.

En su pronunciamiento de este jueves, Bolsonaro dijo que Brasil no puede seguir el camino de países como Venezuela y Argentina, y permitir que la izquierda vuelva al poder.

“No les den posibilidad a esa izquierda. No merecen ser tratadas como personas normales que quieren el bien de Brasil. No podemos llegar a (las elecciones presidenciales de) 2022 en la situación a la que llegó Argentina este año, o como, infelizmente, está caminado un gran y próspero país como Chile, que se dirige hacia el caos, hacia el socialismo”, agregó.

El presidente agregó que Brasil estaba siguiendo ese mismo camino pero que su victoria electoral en 2018 lo impidió.

Bolsonaro ya había dicho que los argentinos se habían equivocado al elegir a Fernández como presidente y se negó a felicitarlo por su victoria en las urnas y a acudir a su ceremonia de investidura.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: