El presidente de Nicaragua Daniel Ortega durante el anuncio de la cancelación de la reforma de la seguridad social
El presidente de Nicaragua Daniel Ortega durante el anuncio de la cancelación de la reforma de la seguridad social

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, anunció el domingo la cancelación de una polémica reforma al sistema de seguridad social que desató violentas protestas que se han extendido en el país durante cinco días y causaron la muerte de al menos 27 personas y decenas de heridos.

En un mensaje televisado durante un encuentro con empresarios de zonas francas, el mandatario dijo que el Consejo Directivo de Seguridad Social decidió revocar la reforma que habría elevado a partir de julio el aporte de los trabajadores y empleadores y reducido las futuras pensiones.

Según el mandatario, la revocatoria del decreto permitirá abrir el diálogo con los sectores que se lanzaron a las calles en contra de la medida, creada para restablecer el equilibrio financiero al INSS.

Ante el creciente descontento por la reforma, y en medios de saqueos y bloqueosOrtega se había comprometido el sábado a revisarla.

(REUTERS/Jorge Cabrera)
(REUTERS/Jorge Cabrera)

En su comparecencia, Ortega se refirió también al mensaje del Papa Francisco, quien pidió "evitar el derramamiento de sangre sin sentido" en Nicaragua. "Todos queremos que cese la violencia", aseguró el mandatario.

También, Ortega criticó duramente a los manifestantes y los comparó con pandilleros como los que actúan en el norte de Centroamérica.

"Esto nos obliga a poner en nuestra agenda el combate a las pandillas. Combatirlas para que no sigan actuando de la forma que actúan, que no se sigan matando entre ellos mismos y que no vayan a asaltar establecimientos", dijo Ortega en la reunión.

Al respecto, agregó que "tenemos que restablecer el orden, nosotros no podemos permitir que aquí se imponga el caos, el crimen, el saqueo".

Adelantó que el gobierno buscaría otras formas de darle estabilidad financiera al sistema de pensiones, y anunció que invitaría al arzobispo de Managua, cardenal Leopoldo Brenes, a una mesa de diálogo que analizará el tema.

"No significa que nos quedamos sin respuesta para el seguro", aclaró el presidente.

Las medidas enérgicas de la policía contra los inconformes y los obstáculos a algunos medios en los últimos días han alimentado críticas más amplias contra Ortega, quien gradualmente ha reforzado su control sobre las instituciones del país desde que regresó a la presidencia en enero de 2007.

(Reuters)
(Reuters)

El principal organismo empresarial, COSEP, advirtió el sábado que no podría entablar conversaciones con el mandatario sobre la reforma de seguridad social hasta que se haya frenado la represión policial y restaurado la libertad de expresión.

No obstante, Ortega dijo este domingo que "un diálogo no se puede condicionar".

Por su parte, el Departamento de Estado de Estados Unidos pidió un "diálogo de base amplia" en Nicaragua para poner fin a la disputa y "restaurar el respeto" por los derechos humanos, instando al gobierno a permitir que los medios operen libremente.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: