La Argentina vivió una jornada marcada de incidentes en torno a la reforma previsional que busca impulsar el gobierno de Mauricio Macri. Como saldo de los choques entre los manifestantes y las fuerzas de seguridad, se registraron más de 70 policías heridos y al menos 60 protestantes detenidos.

Hay imágenes que ya se viralizaron en las redes sociales, como la de un violento que atacó a la policía con un arma casera. O de personas destruyendo estructuras de la ciudad de Buenos Aires para conseguir piedras o cascotes para agredir a los uniformados.

Los disturbios se iniciaron cuando grupos de izquierda atacaron violentamente a los efectivos policiales en la zona del Congreso porteño. Los uniformados resistieron las agresiones durante las primeras horas hasta que la situación se desbordó.

La cadena Telesur, canal propagandístico de la dictadura de Nicolás Maduro, realizó una cobertura denunciando abusos de la fuerza y represión por parte de la Policía argentina. Un costado bien diferente al que abordó durante la brutal represión de las fuerzas chavistas en Venezuela. 

"Los efectivos de seguridad armaron una línea con escudos para evitar el ingreso de los manifestantes, pero también respondieron con bombas de humo", señala Telesur en su portal.

Sin embargo, la cadena que representa a los países alineados a la Venezuela chavista omitió los graves ataques contra los uniformes y la gran cantidad de efectivos heridos producto de la violencia de los manifestantes.

También omitió señalar que el protagonista de una de las imágenes más indignantes que dejó la triste jornada de incidentes es un ex precandidato a diputado de un partido de izquierda, identificado como Sebastián Rodrigo Romero.

Cabe recordar que entre abril y agosto de este año, millones de venezolanos se movilizaron contra la dictadura de Maduro ante la grave crisis humanitaria que está azotando al país. El gobierno chavista sacó a las calles a sus fuerzas de seguridad y a su grupo paramilitar, conocido como los colectivos chavistas.

(Reuters)
(Reuters)

Jóvenes, madres, abuelos que reclamaban una solución al desabastecimiento y a la falta de medicamentos fueron brutalmente reprimidos. El saldo de la masacre que provocó al régimen bolivariano dejó más de 100 muertos, miles de detenidos arbitrariamente y miles de heridos.

En ese entonces, Telesur y el amplio abanico de medios oficialistas que operan en Venezuela destacaban el accionar de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y acusaban a los manifestantes de responder a los intereses de la oposición y de los Estados Unidos.

David Vallenilla, de 22 años, fue una de las víctimas de la represión
David Vallenilla, de 22 años, fue una de las víctimas de la represión

Las desgarradoras imágenes que dejó la brutal represión fueron expuestas en las más diversas organizaciones internacionales, que llamaron al régimen a detener la escalada de violencia.

Mientras tanto, el aparato propagandístico chavista, mostraba —y sigue mostrando— al régimen como un promotor de "paz". Incluso acusaba a la oposición de plantar imágenes.

"Imágenes violentas publicadas por la derecha intentan posicionar al Gobierno como represor", señala un placa de la transmisión correspondiente al pasado 5 de abril.

Tanto en la Argentina como en Venezuela y en cualquier país, la violencia es repudiable. Y más si proviene por parte de las fuerzas de seguridad. Sin embargo, el proceder de las dictaduras dejan al descubierto el doble estándar que tienen sus medios a la hora de informar.

LEA MÁS: