Una grabación de cámaras de seguridad divulgada por el diario brasileño O Globo muestra como el auto avanza por la calle, se escuchan disparos y varios policías corren en dirección al vehículo.

Según los comerciantes de la zona, se escucharon cinco tiros desde el Largo do Boiadeiro y, segundos después, otros cuatro disparos.

La turista española María Esperanza Ruiz Jiménez, de 67 años, falleció de un disparo en el cuello cuando el vehículo en que viajaba fue tiroteado por la Policía en la favela de la Rocinha, considerada la más grande y una de las más peligrosas de Río de Janeiro.

La víctima, que estaba de vacaciones en Río acompañada de su hermano y su cuñada, es natural del Puerto de Santa María (Cádiz) y sus restos, que todavía se encuentran en un hospital de la zona sur de Río de Janeiro, serán repatriados en breve a España.

Las circunstancias de su muerte aún están bajo investigación, aunque la Policía Militar sostiene que el vehículo en el que viajaba no respetó un control mientras que el conductor asegura que no recibió ninguna orden de parar ni es consciente de haberse saltado una barrera policial.

El incidente se produjo en las proximidades del Largo do Boiadeiro, una bulliciosa zona comercial de la parte baja de la Rocinha, donde desde hace mes y medio se libra una guerra abierta entre bandas rivales de narcotraficantes que las autoridades intentaron frenar con la presencia del Ejército.

Según la Policía Militar, el auto en que viajaba Jiménez "rompió el bloqueo policial" en las proximidades del Largo do Boiadeiro.

El documento de la víctima (Foto: O Globo)
El documento de la víctima (Foto: O Globo)

La policía disparó contra el coche y "durante el abordaje verificó que se trataba de un vehículo para el transporte de turistas", en el que viajaba la víctima, su hermano, su cuñada, el chófer y una guía.

El conductor, un italiano que reside desde hace cuatro años en Río de Janeiro, declaró ante la policía, sin embargo, que no escuchó ninguna orden para detenerse ni es consciente de haberse saltado un control policial.

Según medios locales, el conductor afirmó que escuchó un disparo, aceleró y solo entonces se percató de que una de las turistas que ocupaba la parte trasera estaba herida en el cuello.

La Policía Militar "ya identificó la autoría y está adoptando procedimientos preliminares de investigación sobre los agentes envueltos en el caso de la turista en Rocinha", señaló el organismo en un comunicado.

Pese a que la Rocinha es una de las zonas más peligrosas de Río, en especial en las últimas semanas por los enfrentamientos entre bandas rivales, los familiares de María Esperanza declararon a la policía que no fueron advertidos del riesgo que suponía el viaje por la agencia de turismo.

Los incidentes de turistas en favelas se han repetido en los últimos meses, aunque habitualmente los agresores son delincuentes y las víctimas acceden por error a las comunidades, como ocurrió en agosto con una inglesa tiroteada en Angra do Reis o el pasado diciembre, cuando un motorista italiano que fue confundido con un policía en una comunidad de Río.

Según estimaciones oficiales, en Río de Janeiro se registra una media de un tiroteo cada dos horas y, desde enero, han muerto más de 4.000 personas en actos de violencia, entre ellos más de 100 policías.

LEA MÁS: