La fundadora de la principal asociación de búsqueda de desaparecidos durante el conflicto interno en Perú, Angélica Mendoza, falleció a los 88 años tras liderar durante más de 30 años a ese grupo que jamás bajó los brazos en pos de justicia, informó el martes la familia.

"La familia Ascarza Mendoza quiere comunicar la lamentable partida de nuestra amada Mamá Angélica, mujer que luchó incansablemente por justicia y verdad", señaló en su página de la red Facebook, donde destacó que con su partida "el país pierde a un referente importante de la lucha por la igualdad de justicia y los derechos humanos".

Angélica Mendoza, de origen campesino, era uno de los símbolos de colectivos humanitarios desde 1985, cuando fundó la Asociación Nacional de Familiares de Secuestrados, Detenidos y Desaparecidos del Perú (Anfasep), en Ayacucho, ciudad que fue epicentro de la violencia política que enfrentó a las fuerzas armadas y a la guerrilla maoísta de Sendero Luminoso.

El conflicto interno peruano dejó más de 13.000 desaparecidos entre 1980 y 2000, según reportes de la fiscalía y del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR). Entre esas víctimas se encuentra Arquímedes Ascarza, hijo de 'Mamá Angélica', detenido por fuerzas de seguridad y desaparecido en julio de 1983 en Ayacucho. Su madre no pudo dar jamás con su paradero.

"Falleció Mamá Angélica, símbolo de la búsqueda de personas desaparecidas. Su perseverancia inició el camino hacia la verdad y justicia", señaló el ministerio de Justicia en su cuenta de la red social Twitter.

La Comisión de Derechos Humanos, una importante ONG, evocó el coraje de esta mujer que en los años de plomo de la década de 1980 enfrentó "el miedo y el temor que vivía Ayacucho en los años 80, salió a las calles con una humilde cruz de madera con la inscripción 'NO MATAR' y fue agrupando centenares de familiares de desaparecidos. Así surgió ANFASEP, cuyo primer reclamo fue 'vivos los llevaron, vivos los queremos'".

La activista murió luego que, hace dos semanas, un tribunal peruano condenó a un grupo de militares que en 1983 desaparecieron, torturaron y asesinaron a 53 personas en el cuartel militar 'Los Cabitos', en Ayacucho, aduciendo que eran integrantes de la guerrilla Sendero Luminoso. Esa había sido una de las tantas denuncias que en vida hizo 'Mamá Angélica'.

 

Perú vivió entre 1980 y 2000 una guerra contra las guerrillas de Sendero Luminoso y el MRTA que dejó 69.000 muertos, según una Comisión de la Verdad.

En los tribunales peruanos existen aún pendientes decenas de denuncias sobre violaciones a los derechos humanos que involucran a uniformados y grupos armados.

Con información de AFP

LEA MÁS: