Marisa Letícia Rocco y el entonces líder sindical Lula se casaron en 1974, ambos viudos de sus primeros matrimonios. Tuvieron tres hijos y se convirtieron en una de las parejas más populares de Brasil.

Juntos desde hace 43 años, se conocieron cuando el ex mandatario era dirigente de los metalúrgicos de San Pablo y, desde entonces, esta hija de inmigrantes italianos humildes acompañó desde la sombra a Lula en la lucha contra contra la dictadura (1964-84), las huelgas de los años 70 y 80 y la creación del Partido de los Trabajadores (PT), en febrero de 1980.

(AFP)
(AFP)

El ex presidente tiene también una hija, Lurian, de una relación anterior, con la cual tiene poco contacto. Y Marisa tenía un hijo de su primer matrimonio, Marcos, que fue adoptado por Lula.

"Doña Marisa", como el propio ex mandatario la llamaba, no fue una primera dama activa, de las que lideran o participan en proyectos sociales, pero siempre fue una sombra y un soporte de Lula.

Además de haberse involucrado en articulaciones para la fundación del Partido de los Trabajadores (PT) en la década de 1980, fue quien confeccionó la primera bandera de la que se convertiría en la mayor formación de izquierda de América Latina y que gobernaría Brasil por 13 años.

Como compañera del entonces líder sindical, Rocco era la responsable de organizar las fichas de inscripción de los fundadores del PT y hasta recorrió las calles de Sao Bernardo do Campo, ciudad del cinturón industrial de San Pablo en la que nació y fijó residencia con Lula, en busca de militantes.

Igualmente, como pareja del entonces popular líder obrero, la ex primera dama organizó protestas contra las prisiones políticas que ordenó la dictadura brasileña para descalabrar el movimiento sindical, entre ellas, la de su propio marido.

En estos últimos meses, el vendaval jurídico que levantó el gigantesco escándalo de corrupción en Petrobras afectó de lleno al matrimonio. De hecho, los medios locales adjudican a la delicada situación judicial su desmejoramiento de salud.

(AP)
(AP)

Señalado por la Fiscalía como uno de los actores principales de la red de sobornos que esquilmó a la petrolera estatal, Lula afronta cinco denuncias en esta causa, en la que "Doña Marisa Leticia" también fue acusada.

La ex primera dama volvió al centro de la escena pública el año pasado, cuando se destapó la polémica en torno a un apartamento tríplex en Guarujá (en el litoral del estado de San Pablo) que, según la acusación pertenecía a Lula, como retribución por parte de la constructora OAS por servicios prestados por el ex mandatario para la obtención de contratos con Petrobras.

Tanto Lula como su entorno siempre han negado las acusaciones diciéndose víctimas de una persecución para evitar que el ex presidente sea candidato de nuevo en 2018.

La esposa del ex presidente de Brasil fue declarada en estado de muerte cerebral y la familia autorizó la donación de sus órganos, había informado este jueves el hospital Sirio Libanés de San Pablo. Finalmente, falleció este viernes.

LEA MÁS:

(Getty Images)
(Getty Images)

Con información de AFP y EFE