Estados Unidos es el mercado de vinos más importante, porque más allá de ser el cuarto productor mundial y el principal consumidor de sus propios vinos, es el mayor importador, incluso de etiquetas argentinas. Es por ello que desde hace años las estrategias de expansión de las bodegas locales apuntan hacia allá.

El pasado lunes 27 de enero se llevó a cabo uno de los eventos más esperados del año, desde su creación en el año 2000; los Wine Enthusiast Wine Star Awards 2019. Infobae estuvo presente en la imponente gala que reunió a más de mil personas de todo el mundo para celebrar a las estrellas vínicas del año.

La publicación de Adam M. Strum es una de las más influyentes, tanto para consumidores como para los profesionales (compradores, restauranteurs, chefs, sommeliers, etc.). La revista Wine Enthusiast fue fundada en 1988 para brindar información a los consumidores sobre el mundo del vino y las bebidas espirituosas, reseñando cientos de vinos cada mes, y con una amplia cobertura de temas relacionados con el vino y su estilo de vida, como entretenimiento, viajes y gastronomía.

Como ya es habitual, a principios de cada año realiza una entrega de premios que se ha ganado el respeto de la industria internacional, a tal punto de llegar a ser considerada “los Oscars del vino”. Y si bien en la reciente entrega de premios de la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood la Argentina no fue protagonista, sí lo fue en el ámbito del vino. Porque más allá de ser el quinto productor mundial, muchas bodegas han sabido subirse al tren de la evolución, adaptarse a los tiempos que corren y ofrecer vinos de alta calidad, y a una excelente relación calidad-precio, capaz de sorprender a todo tipo de consumidor.

Pero no solo hay que ser; para conquistar nuevos mercados, también hay que parecer. Y por eso participar de concursos de vinos o realizar eventos en distintos mercados es clave para sostener la categoría “vino argentino”. Porque si bien pueden ser acciones puntuales de una bodega, la marca país está por encima de cualquier nombre de vinos, en la consideración del consumidor global.

Infobae estuvo presente en la excepcional gala que comenzó con un cóctel en el que todas las bodegas premiadas mostraban sus vinos. Ahí se lo pudo ver a Francis Ford Coppola; el más aplaudido de la noche; junto a sus vinos. También a Jon Bon Jovi ofreciendo su vino rosado, del cual produce 25.000 cajas y exporta a 15 países. Más tarde el rockero se subiría al escenario a recibir su premio y a cantar un tema a capela Living on a Prayer. Ellos y muchas otras importantes personalidades del mundo del vino, incluyendo varias de la Argentina, se dieron cita en el Palace of Fine Arts para presenciar la vigésima entrega de los premios más esperados por la industria.

Mejor bodega del Nuevo Mundo

La diversidad del vino es tan amplia que es preciso seguir hablando de Viejo y Nuevo Mundo. El primero, dominado por los países vitivinícolas del viejo continente con Francia, Italia y España a la cabeza. Mientras que el segundo grupo está dominado por Estados Unidos, Australia, Nueva Zelanda, Sudáfrica, Chile, y la Argentina, entre otros.

No obstante, las costumbres locales y la tradición acercan al vino argentino mucho más al Viejo Mundo, diferenciándolo del resto de los países productores del Nuevo Mundo. Sin embrago, es casi imposible meter todo bajo el mismo paraguas, porque las comparaciones serían muy difíciles. Además, no existe una fórmula equitativa que determine la influencia de la historia y la antigüedad de un viñedo o una bodega a la hora de otorgar un premio a la calidad.

Es por ello que está muy bien hablar de “Mejor Bodega del Nuevo Mundo”, una categoría que habla de innovación, empuje y potencial. Y este año ese premio fue para Trapiche de Argentina.

Así, la bodega sigue haciendo historia, ya que es un reconocimiento a la calidad y al trabajo que se ha llevado a cabo durante más de 135 años, como así también a la contribución que ha realizado en materia de turismo y cultura del vino durante las últimas décadas.

Daniel Pi, director de Enología de Trapiche, fue uno de los que subió al escenario a recibir el premio y afirmó: “El de Wine Star Award es un reconocimiento a Trapiche y a todo el vino argentino. Es una distinción por el constante ímpetu de nuestro equipo por mejorar, lo que nos ha permitido lograr una posición de liderazgo a nivel mundial. Trapiche tiene un sello propio que nos pone a la altura de los mejores vinos del mundo”.

Por su parte, Michael Schachner, editor para los vinos de América del Sur y España de la revista Wine Enthusiast, y miembro del jurado que galardonó a la bodega agregó: “Trapiche es merecedora de este premio por una multitud de razones: es una bodega histórica de Argentina que ha resistido el paso del tiempo, no sólo adaptándose década tras década sino también mejorando cada día. Trapiche se posiciona como pionera de toda la industria vitivinícola argentina. Merece la pena destacar su entusiasmo por encontrar nuevos terroirs como por crear vinos de calidad en todos los segmentos de precio. A esto se suma un sólido equipo de enólogos con grandes habilidades, un área de hospitalidad y turismo de primer nivel y su visión por el presente y por el futuro. Trapiche cumple con todos los requisitos que una Bodega del Nuevo Mundo puede y debe cumplir”.

Sin dudas se trató de uno de los premios más importantes de la noche. Además, este reconocimiento se suma a otros hitos recientes de la bodega. Trapiche es la marca líder en exportaciones de Argentina; fue elegida por la prestigiosa publicación inglesa Drinks International entre las “50 Marcas de Vino Más Admiradas”, convirtiéndose en la única bodega de Argentina en obtener cinco nominaciones: 2014, 2015, 2017, 2018 & 2019. Asimismo, recientemente fue elegida por cuarto año consecutivo como “La Bodega Argentina Más Premiada del Mundo” por el “World Ranking Wines & Spirits” (WRW&S).

Los otros reconocimientos

Cada año, desde el 2000, los editores de Wine Enthusiast reconocen y homenajean a las personas, empresas y regiones que han obtenido logros y han realizado aportes excepcionales al mundo del vino.

Fue la primera vez que se realizó en San Francisco (siempre en Nueva York o Miami), a muy pocos kilómetros de las principales regiones vitivinícolas del país. Porque si bien se hace vino en 49 de los 58 estados, en California se produce el 95% del vino estadounidense, y la mayoría, en los valles de Napa y Sonoma, a menos de dos horas del Golden Gate. Allí tienen al Zinfandel como variedad insignia, pero los vinos más destacados son a base de Cabernet Sauvignon, Chardonnay y Pinot Noir.

El momento más emocionante de la noche lo protagonizó Francis Ford Coppola, reconocido con el “Premio a la Trayectoria”. La historia con el vino del director de El Padrino y Apocalipsis Now es tan impactante que en los Estados Unidos ponen a la misma altura su carrera de bodeguero. Eso explicó la emocionante ovación de pie que recibió por más de un minuto. Coppola comenzó a elaborar vinos en los setenta, y hoy posee dos de las bodegas más importantes de California y Oregon, con una producción anual de tres millones de cajas (de 12 botellas). Previamente, durante el cóctel, Coppola reconoció a Infobae que le gusta el Malbec, y que disfruta mucho de los vinos de Trapiche.

Otro de los momentos destacados de la noche fue cuando anunciaron el premio “Vino & Cultura” a John Francis Bongiovi Jr; más conocido como Jon Bon Jovi. El afamado músico subió acompañado de su hijo Jesse y su socio, el enólogo francés Gerard Bertrand. Juntos elaboran un vino rosado muy curioso, que viene en botella magnum (1,5 l); el Hampton Water. El primer negocio familiar comenzó en 2008, y no se trata de un vino de celebridad. Cuenta la historia que, tomando vinos rosados junto a su hijo y la novia en su casa frente a los Hampton, Jon les dice que es un jugo rosado (pink juice). A lo cual Jesse agregó “no, estamos tomando agua de los Hampton (Hampton Water)”. Enseguida Jon comentó al pasar “qué bueno sería que alguien le ponga ese nombre a un vino”. A los seis meses tenía el plan de negocios elaborado por su hijo. “El plan era serio y merecía toda mi confianza”, dijo Bon Jovi, que se entusiasmó porque además estaba llevando a la familia a introducirse en el fascinante mundo del vino de una manera seria, y no como hacen muchos que solo le ponen una etiqueta con su nombre a un vino ya elaborado. El vino debía reflejar la vida relajada del lugar (lifestyle). Y viajaron a La Provence, en el sur de Francia, más precisamente al Languedoc; la cuna de los mejores rosé del mundo. Allí nace este blend de Grenache, Cinsault, Mouvedre y Syrah. Para Jon Bon Jovi, “hay mucha sinergia entre la música y el vino”.

Se entregaron 17 premios en total, todos importantes. Algunos más locales como “Bodega Americana del Año (Bogle Vineyards), “Ejecutivo del Año” (Bob Torkelson), “Importador del Año” (Maison Marques & Domaines USA), “Comercializador del año” (Wine.com), y “Filantropía”, otorgado a la Fundación de Bob y Marie Gallo; miembros de la familia propietaria de E & J Gallo (la bodega más grande del mundo), por su aporte constante al cuidado del medio ambiente, de la flora y la fauna, la promoción de las artes, y las donaciones a la comunidad.

El premio “Innovador del Año” fue para Oregon Solidarity, una empresa conformada durante la cosecha 2018 dedicada a comprarle la uva a los productores de la zona damnificados por los incendios, pagándoles el precio total. Y con esas uvas elaboraron tres vinos; un rosé y u tinto a base de Pinot Noir y un Chardonnay, los cuales se agotaron a menos de un mes de su lanzamiento.

El premio a “Personalidad del Año” fue para Linda Reiff, la mujer responsable de la Asociación de Viticultores de Napa; principal región vitivinícola de los Estados Unidos. Con 550 miembros (el 99%), ya ostenta el 75% certificadas como bodegas sustentables. Y en una clara muestra de la importancia que este tema tiene para la industria en todo el mundo, el premio “Visión Social” fue para International Wineries for Climate Action; una asociación entre dos de las bodegas más importantes del mundo: Jackson Family Wines (Estados Unidos) y Miguel Torres (España). El objetivo es luchar contra el calentamiento global; el mayor desafío del siglo XXI para la industria, reduciendo la emisión de carbono.

(Gentileza Bodega Trapiche y revista Wine Enthusiast)
(Gentileza Bodega Trapiche y revista Wine Enthusiast)

En 2013 fue el argentino Jorge Riccitelli (Norton) elegido como “El enólogo del año”, y en esta ocasión fue para Dave Phinney, un joven winemaker con una filosofía propia y una gran capacidad para atender las demandas de los mercados emergentes e imponer nuevas tendencias. “Sommelier del Año” fue Laura Maniec-Fioravanti, MS, propietaria de Corkbuzz (Nueva York), donde despliega programas innovadores y creativos para educar a los consumidores. Nonino, reconocido por su grapa desde principios de 1800, fue “La marca de espirituosas del año”. “La Bodega Europea del año” fue para la siciliana Tasca d´Almerita, mientras que “La experiencia en bodegas” fue para Viña Vik de Chile. Y “La Región Vitivinícola del año” fue Sonoma, reconocida por su diversidad, ya que allí se elaboran vinos de costa y de montaña, además de su capacidad de innovación más allá de sus tradiciones, con 425 bodegas y más de 1500 vinos; la mayoría sustentables.

Entre todos estos importantes premios que representan a la industria global del vino, la Argentina estuvo presente de la mano de Trapiche, que obtuvo el reconocimiento a “La Bodega del Nuevo Mundo del año”. Actualmente, la bodega recibe por año a 25.000 visitantes, y en el Espacio Trapiche, el restaurante propio, ofrece una excelente cocina con énfasis en las opciones de maridaje que mejor complementan cada plato. El menú se basa en platos de temporada y productos frescos de la propia huerta del restaurante y productores locales, fieles al concepto de comida local de "Kilometro 0". Y están por inaugurar un nuevo wine bar, para degustar y picar algo más casual en un vagón de tren real que allí estaba, porque antes las vías pasaban por las grandes bodegas para cargar los vinos y transportarlos hacia Buenos Aires. Además, la bodega elabora el Trapiche Oak Cask, el Malbec más vendido de los Estados Unidos.

Fotos: Gentileza Bodega Trapiche y revista Wine Enthusiast

Fabricio Portelli es sommelier argentino y experto en vinos

Twitter: @FabriPortell

SEGUÍ LEYENDO