Hasta que una pareja pueda ir más allá de la lesión erótica de una aventura y reparar su vida sexual juntos, el tercero en discordia permanecerá en el medio de la relación (Getty Images)
Hasta que una pareja pueda ir más allá de la lesión erótica de una aventura y reparar su vida sexual juntos, el tercero en discordia permanecerá en el medio de la relación (Getty Images)

La recuperación erótica es una parte fundamental de la curación después de una aventura amorosa. Sin embargo, aborda una necesidad de relación muy básica: estar conectado eróticamente para poder hacerlo íntimamente. Y si bien puede parecer imposible, especialmente si todavía existe un dolor intenso, si una pareja decide permanecer unida trabajar en ello será fundamental.

La conexión erótica puede significar tomarse tiempo y conectar desde otros puntos de vista primero, usar el tiempo íntimo físico como una forma de avanzar hacia las relaciones sexuales. Las caricias y abrazos se presentan como el principal objetivo durante las primeras semanas o meses de reencuentro emocional e íntimo, y la paciencia y el tiempo alcanzarán para formar una nueva visión de la intimidad.

No tener relaciones sexuales con la frecuencia suficiente o no hacerlo de la manera correcta son solo algunas de las preocupaciones concurrentes en quienes buscan evitar que su pareja vuelva a engañar.

"¿Si se puede realmente perdonar o no una infidelidad? Creo que no existe respuesta correcta. Si bien cada individuo puede contar con una visión propia y personal al respecto, la clave es entender que si una pareja decide permanecer unida hay mucho trabajo por hacer. Los miedos, temores y fantasías ocupan un gran espacio en la cama y lo ideal es recuperar el erotismo de a poco", advirtió a Infobae Mariana Kersz, psicóloga especialista en terapia de parejas y sexóloga.

Conversar directamente acerca de los sentimientos y las emociones, compartir las necesidades y ser claro en lo que respecta la predisposición hacia el acto sexual creará su propia recuperación erótica, y una nueva relación más íntima con los demás.

Si bien es posible que puedan unirse y hablar, una pareja puede ser incapaz de relacionarse íntimamente como solía hacerlo. Es probable que un miembro se encuentre más preparado que el otro para reconstruir su conexión sexual. "Quien no se sienta abierto al acto sexual deberá tratar de no sentir la presión de hacerlo como una forma de aferrarse a su cónyuge, agregó la experta".

"¿Sigo siendo atractivo para mi pareja?", o "¿todavía tengo lo que se necesita para tener una relación sexual?" Estas y otras preguntas surgen en torno a la autoestima sexual. Después de ser engañado, un individuo puede necesitar tiempo para recuperar su propia seguridad en la cama y la sensación de sentirse suficiente de nuevo. Una forma de hacerlo es encontrar la manera de comenzar de nuevo y volver a conectar el uno con el otro sin la presión del rendimiento.

Una pareja que trabaja para lograr una vida sexual más sana y conectada después de la infidelidad puede beneficiarse al desacelerar el proceso y centrarse en el momento, sin tener la necesidad de reavivar constantemente los recuerdos del pasado.

"El primer paso para volver a confiar -explicó se trata de dar seguridad. Si existió una relación paralela a esa relación que se busca reconstruir se debe terminar. Si un vínculo se va a recomponer no es posible hacerlo desde la mentira o el ocultamiento".

 Un camino repleto de inseguridades, dolor y estado de desconfianza 

“Si bien se encuentra ligado íntimamente con el perdón, hay que evitar la pregunta constante acerca de qué fue lo que pasó y de que manera sucedió, no es valioso ni productivo para ninguno de los dos” (Getty Images)
“Si bien se encuentra ligado íntimamente con el perdón, hay que evitar la pregunta constante acerca de qué fue lo que pasó y de que manera sucedió, no es valioso ni productivo para ninguno de los dos” (Getty Images)

Consultado por Infobae, Walter Ghedin, médico psiquiatra y sexólogo, explicó: "Para una pareja que atravesó un engaño y apuesta a continuar, volver a tener contactos sexuales suele ser difícil; es frecuente que aparezcan pensamientos irrefrenables o fantasías acerca de cómo solían ser los encuentros sexuales con la o el amante".

A partir de la crisis que genera en quien fue engañado volver a elegir a la otra persona luego de un evento tan traumático, que el otro pueda brindar una explicación extensa y detallada de lo que pasó, acorde y con detalles en función de calmar esa necesidad de saber, significará un gran paso en dirección hacia la re-conexión.

Para la especialista, se trata de la tarea más difícil que conlleva una infidelidad: "El verdadero perdón solo se logrará a través de un trabajo interno y personal, reforzado con psicoterapia y un buen acompañamiento profesional individual. El reproche y la disposición a 'pasar factura' son algunos de los factores más difíciles de trabajar".

Según explicó Ghedin, la mente está encendida todo el tiempo, en alerta permanente tratando de asociar una frase o un gesto con alguna actitud sospechosa. La suspicacia impregna toda la relación provocando serias dificultades en la comunicación.

"Cuando escuchar el relato se torna en un accionar obsesivo donde quien fue engañado necesita de una respuesta nueva y constante y, a veces, quien fue infiel no tiene otra explicación para dar porque fue algo que ocurrió de manera eventual, la necesidad surge casi desde el morbo y se debe evitar profundamente", advirtió Kersz. 

Desinhibición y extrañeza, una constante en los desengaños amorosos  

“Las mujeres engañadas son más susceptibles a la crítica personal” (Getty Images)
“Las mujeres engañadas son más susceptibles a la crítica personal” (Getty Images)

De igual manera, puede suceder lo contrario: la persona engañada puede mostrarse más excitada o efusiva, como si intentara demostrar que puede ser tan atractiva y desinhibida como la presunta o el presunto amante. "En cualquiera de los casos se esconden profundos temores y dificultades para reencontrar placer y una comunicación profunda", agregó el experto.

La vivencia de que el otro ha pasado ha ser un extraño es moneda corriente en los desengaños amorosos. La persona engañada siente de esa manera a su compañero desleal pero también la extiende hacia sí misma. Para Ghedin, es allí dónde se asienta el núcleo del dolor: en la autocrítica y la devaluación personal. "Las mujeres engañadas son más susceptibles a la crítica personal", sostuvo.

En cambio, si es el hombre quien fue engañado, el impacto lo recibe la virilidad: la potencia, dominación y valoración personal, entre otras cosas. "Algunas de las conductas que ocurren después de un engaño revelan las paradojas que subvierten las construcciones de los roles de género: las mujeres engañadas se vuelven más cuidadosas con sus cuerpos y se atreven a ser más osadas en el sexo", agregó Ghedin.

Los hombres descubiertos en el engaño, alejándose de los estereotipos clásicos del infiel, se vuelcan a ser más compañeros y padres, más dedicados al hogar y a la vida en pareja.

Reencuentros sensuales alejados de la sexualidad 

En general, la conexión sexual es la última etapa en el proceso de recuperación (Getty Images)
En general, la conexión sexual es la última etapa en el proceso de recuperación (Getty Images)

Kersz recomienda como herramienta las sesiones de sensualidad y erotismo en la intimidad que nada tienen que ver con la genitalidad ni la penetración, sino aquellas que nacen desde las emociones. Los masajes sexuales eróticos, o momentos privados de reencuentro con el cuerpo de la pareja se presentan como algunas de las alternativas.

“Para volver a tomar contacto con el cuerpo una verdadera sesión de reencuentro sensual y no sexual atravesada desde los sentidos es clave”, sugirió.

"En general, la conexión sexual es la última etapa en el proceso de recuperación. Posiblemente cuando se empiece a producir un acercamiento físico o sexual se activen los recuerdos traumáticos del engaño y también las emociones asociadas a esos recuerdos, por eso las sensaciones de distanciamiento y rechazo no permitirán que se lleve a cabo el acto sexual", expresó en diálogo con Infobae Gabriela Rougier, psicóloga especialista en terapia de parejas.

Que la disfunción sexual aparezca luego de una infidelidad y durante períodos de agotamiento y estrés debe tenerse en cuenta a la hora de intentar reparar su relación sexual. Los hombres pueden experimentar problemas de erección, las mujeres pueden tener dificultades para excitarse incluso si nunca antes había sucedido en su relación.

La decisión de retomar la actividad sexual involucra el cuerpo, el corazón y el sentido de imparcialidad y justicia. Y si bien la terapia de pareja puede ser especialmente curativa para quienes se encuentren atravesando este momento, el proceso ocurre de una manera diferente para cada pareja y cada persona. 

SEGUÍ LEYENDO: