La historia de Brooklyn Beckham
La historia de Brooklyn Beckham

En mayo de 2014, entró a una cafetería del centro de Londres con su uniforme, dispuesto a cumplir con la jornada laboral de siete horas. Atender a los clientes, levantar y preparar las mesas, incluso barrer, entre sus funciones. Al mismo tiempo, The Sunday Times publicaba la lista de los británicos más ricos. Sus padres aparecían con una fortuna de 252 millones de euros; 12 más que el año anterior.

Más allá de la riqueza familiar, Brooklyn Beckham, con solo 15 años, trabajó cada sábado en la cafetería. Acostumbrado a cifras desmesuradas, cobró 2,68 libras cada hora de las siete, con un pequeño descanso en el medio. "Los Beckham quieren que Brooklyn aprenda el valor del dinero", aseguró en ese momento el portavoz de la familia.

Con 15 años, trabajó en una cafetería
Con 15 años, trabajó en una cafetería

Aquel año fue intenso para el mayor de los cuatro hijos del matrimonio más famoso de Gran Bretaña. A su primer trabajo se le sumó la confirmación del romance con Chloé Grace Moretz, la protagonista de la película "Si decido quedarme" o "Kick-Ass".

El joven salió con Chloé Grace Moretz durante un año
El joven salió con Chloé Grace Moretz durante un año

Ambos se conocieron durante la Semana de la Moda en París. Brooklyn acompañó a su madre Victoria Adams -antes Spice Girls, ahora diseñadora-. Cruzó miradas con la joven actriz y quedó cautivado por su belleza. Pese a su juventud, oficializaron su noviazgo con presencias en avant-premieres, entregas de premios y distintos eventos.

Desde su llegada, Brooklyn convivió con las cámaras, con la atención mediática en la puerta de su casa. Nació en 1999, cuando su padre atravesaba su séptima temporada en el Manchester United y su madre estaba en la cresta de la ola musical. Con apenas tres años, tuvo su primera aparición pública en un documental que seguía la vida de su mamá. Esos pocos balbuceos fueron el primer paso de una vida siempre expuesta.

@damon_baker

A post shared by bb (@brooklynbeckham) on

La constante dicotomía entre las ventajas que ofrece la fama y las deventajas que emergen como daño colateral. "La desventaja es que tengo que tener seguridad conmigo para la mayoría de los lugares a los que voy. La ventaja es que tengo la suerte de conseguir pases para backstages de festivales de música y conciertos", le dijo a Vogue.

Cool double shoot with this dude @damon_baker

A post shared by bb (@brooklynbeckham) on

Más allá del éxito en sus respectivas carreras, para sus padres, la familia siempre fue la prioridad. Por caso, cuando Brooklyn tenía apenas un año sufrió gastroenteritis. Para David fue motivo suficiente para cancelar sus entrenamientos y quedarse en casa a cuidar a su hijo. El tiempo pasó, pero el cuidado permanece.

Lunch with these 2 lovely humans ❤

A post shared by bb (@brooklynbeckham) on

Brooklyn se transformó en una celebridad en Instagram. Sus más de 10 millones de seguidores admiran, por un lado, sus producciones como modelo y, por otro, su talento por la fotografía. Paisajes, retratos, escenas de la vida cotidiana que plasma, siempre con un dejo de nostalgia. Conocedores de la delgada línea entre la intimidad y la vida pública, sus padres piensan: "Controlamos todo lo que él quiere publicar, todo lo que él hace".

Un par de años atrás, se planteaba la disyuntiva: "Me encanta el fútbol, ​​pero también me apasiona la fotografía y el cine. Estoy manteniendo mis opciones abiertas". A la vez, había debutado como modelo en la revista Man About Town y había posado para Burberry, una casa de lujo británica.

David Beckham fue con sus hijos al Mundial Brasil 2014
David Beckham fue con sus hijos al Mundial Brasil 2014

El legado paterno fue fuerte. De hecho, los tres hijos varones acompañaron a su padre en el Mundial de Brasil y, curiosidad aparte, siempre se manifestaron a favor de Argentina. El fútbol era una alternativa, pero Brooklyn, ya con 18 años, se decantó por la fotografía. Saldrá del nido familiar para estudiar en la exclusiva Parsons Private Art and Design School, en el barrio neoyorquino de Greenwich Village, casi por unanimidad la mejor en el rubro.

"Estamos muy orgullosos de vos, Brooklyn. Excelentes calificaciones y ahora te vas a la universidad. Te queremos mucho y te vamos a extrañar", escribió Victoria, su madre. El joven llega ya con su primer libro de fotografía publicado, What I see, una recopilación de imágenes que dio la vuelta al mundo. Brooklyn, el mismo que empezó a trabajar a los 15 años sin ninguna necesidad, quiere que Beckham no aluda solo al apellido de sus padres.

LEA MÁS: