A 225 años de su muerte, Mozart se convirtió en el artista que más discos vendió en 2016
A 225 años de su muerte, Mozart se convirtió en el artista que más discos vendió en 2016

Los hábitos y costumbres musicales cambiaron en forma radical en los últimos años. Los discos fueron desplazados por plataformas digitales que permiten converger los más variados géneros, artistas y canciones en un solo playlist. Hace pocos días, Spotify dio a conocer sus estadísticas de 2016. En ellas, se registró a Drake como el indudable artista del año con el disco Views y el tema "One dance" como los más escuchadas.

Sin embargo, en el plano de las ventas de discos, que aún resiste, el resultado fue bien distinto y sorprendente. No fueron Drake ni Rihanna -la artista femenina más escuchada por segundo año consecutivo- ni las populares Beyoncé o Adele. El artista que más discos vendió en 2016 murió hace 225 años. Fue Wolfgang Amadeus Mozart.

Universal lanzó el 28 de octubre pasado Mozart 225: la nueva edición completa, una de las más grandes recopilaciones hechas sobre el músico austríaco hasta el momento. Se trata de 200 discos, lo que es equivalente a 240 horas de música, interpretada por 600 solistas y 60 orquestas.

“Mozart 225” vendió 1,25 millones de discos en noviembre
“Mozart 225” vendió 1,25 millones de discos en noviembre

La compilación alcanzó la increíble cifra de 1,25 millones de discos vendidos en noviembre y se convirtió en el lanzamiento del año de acuerdo a Billboard, la prestigiosa publicación encargada de elaborar los rankings de los álbumes más requeridos.

Sin embargo, el número despertó polémica en la industria musical. Algunos le restaron importancia debido a la forma controvertida de recuento que utilizó Billboard para llegar a los 1,25 millones. En realidad, al paquete lo compraron 6.250 fanáticos, pero ese número multiplicado por 200 (cada uno de los discos) da como resultado la cifra de la discordia.

De igual manera, las 6.250 copias vendidas de Mozart 225 continúa siendo un número a tener en cuenta. Por un lado, la lejanía en el tiempo de la producción y el escaso interés que despierta hoy la música clásica. Y por otro, que en 2016 apenas se vendieron 50 millones de discos, un 11,6% menos que el año pasado.

LEA MÁS: