Mariana Nannis contó un fuerte episodio de violencia con Claudio Caniggia (Video: "Susana Giménez" – Telefe)

Tras su escandalosa llegada al Aeropuerto de Ezeiza, Mariana Nannis finalmente se presentó en el programa de Susana Giménez, con quien estuvo hablando alrededor de una hora. La mediática aseguró que Claudio Paul Caniggia tiene problemas de adicción y contó los hechos de violencia que sufrió de su parte y las amenazas que le realizó para que no radicara la denuncia.

Particularmente, se refirió a un hecho que sucedió en el hotel Faena, donde la familia Caniggia tiene cuatro departamentos. Según su relato, el ex futbolista le dijo que tenía una cena pero que iba a ir solo para que ella "no lo molestara". Se retiró a las nueve de la noche y recién volvió a las cuatro y media de la madrugada.

"Cuando le dije del horario y le pregunté por qué llegaba a esa hora, si se había ido a las 9 de la noche, se puso como loco. Le señalé que yo no había venido a la Argentina para ver cómo salía y yo me quedaba como una imbécil. 'Para ver esto me voy a Marbella', le dije", recordó Nannis.

Su comentario desató la furia de Claudio Caniggia, siempre según su relato: "Estaba sacado, le pegaba a las paredes, y me decía que no soy nadie. Entonces me fui a la habitación, empecé a mirar una revista, él se me puso al lado, le pegó una trompada a la revista, me empezó a tirar trompadas a la cara. Me decía: 'Hija de puta, te voy a matar'. Me levanté como pude, toda golpeada, y me fui al living. Mientras, él me gritaba: 'Callate, hija de puta'".

"Le dije que iba a llamar a la policía, pero me contestó que ni se me ocurra y me dijo: 'Soy amigo de Angelici, soy amigo del Presidente, duro dos minutos en la cárcel, pero cuando salga tu cabeza va a rodar'", continuó con su relato. Susana, asombrada, le repreguntó: "¿Le hiciste la denuncia?". A lo que Nannis respondió: "¿Para qué? Si lo sacan en dos minutos, vuelve y me caga a trompadas. Es peor. Si tiene gente conocida no queda nada asentado".

Nannis señaló que esa no fue la única vez que fue agredida por su pareja y hasta mostró fotos con golpes en su párpado: "En Marbella me hizo de todo, por eso lo tuve que internar, no tiene control. Nunca tuvo control".

Pero eso no fue todo. La madre de Charlotte, Alexander, y Kevin Axel aseguró que su marido fue muy agresivo con ella en el restaurante Marcelo de Puerto Madero: "Fue violento conmigo en muchos restaurantes. Pero ahí se dieron cuenta. Me fui al baño a llorar como si fuera un perro y después me retiré".

El episodio de violencia en el restaurante (Video: "Susana Giménez" – Telefe)

En ese sentido, dijo: "No siempre es agresión física: también es agresión verbal, con insultos. Un desastre. De repente me decía: 'Mirá lo que parecés… Parecés una vieja anciana'. Yo no parezco una vieja anciana. Soy una buena mujer que protege a su familia, no se droga, respeta y no pone cuernos. Algo que no se encuentra ahora. Soy una gran mujer y, si él dice que no lo soy, bueno, lo lamento, perdí 30 años de mi vida cuidando a un hombre".

"Lo que me sirvió es criar bien a mis hijos y tratar de rescatarlo de todo su entorno -señaló-. No puedo ir en contra de los camellos que se ponen a su alrededor y contra todas las prostitutas que se le ponen alrededor. Soy una persona, una mujer".

Al ser consultada si alguna vez él le pegó frente a sus hijos, Nannis dijo que "siempre" la trató mal y que "es muy difícil vivir con un adicto". Y aseguró: "Son muy manipuladores y mentirosos. Yo de salud mental estoy bien, el que está mal es él. Sino, que le hagan una rinoscopía y un análisis de sangre y se fijen en qué condiciones está. Lo ve un juez y en dos minutos lo internan".

Mariana Nannis, a la salida del programa de Telefe (Franco Fafasuli)
Mariana Nannis, a la salida del programa de Telefe (Franco Fafasuli)

La mediática dijo que siempre se quedó en su casa porque a Claudio Caniggia "lo quería mucho" y para "tratar de preservar la familia". Señaló que, si no fuese por ella, él "jamás hubiese hecho la carrera que hizo".

Y contó: "Varias veces fue violento conmigo. Pero hace tres años que tiene un socio, que es como su representante, y ahí empezó toda la hecatombe. Él se lo empezó a llevar de viaje solo: a mí no me llevaba a ningún lado, me tenía como si fuese nada, como un mueble de la casa. No le importaba nada y se iba a de viaje solo.  Si se iba a algún lugar me decía 'vos no venís porque me vas a molestar'. Pasé a ser una molestia. Claro, si tenés un socio y amigo que se va todo el día de joda con vos es normal que le moleste la mujer, porque la mujer no toma drogas, no toma alcohol, no sale de noche y respeta. A un enfermo le gusta una puta drogadicta, no le gusta una mujer que lo respete".

Si sufrís violencia de género o conocés a alguna víctima, llamá al 144: es gratis y atiende las 24 horas

SEGUÍ LEYENDO