Es, sin lugar a dudas, la participante más sexy del Bailando. Por eso, no extrañó que Sol Pérez derrochara sensualidad a la hora de su performance en el Aquadance.

La ex chica del clima llegó enfundada en una impactante bikini roja que hacía recordar a las mejores épocas de Pamela Anderson en Baywatch, con las dreadlocks rubias incluidas.

Antes de empezar, la vedette hizo frente a los rumores que la habían señalado como la responsable de haber dejado rastros de crema en las piletas, lo que provocó más de un accidente en los ensayos previos de varios participantes.

"Eso es mentira porque yo estaba acá en la pasada de piso general de ayer. Todo indicaría que es otra la persona", sentenció.

Después, se refirió al incidente que había tenido días atrás con un colectivero que la chocó y no le quería dar los datos.

"Feudale (Marcela) estaba en el auto de adelante, porque habíamos salido de hacer Show Attack -el ciclo que conducen juntas por Radio Uno-, y ella ve una loca parada delante del colectivero", relató.

"De repente, por el espejo retrovisor, ve mi remera de Mickey y dice: '¡No! Es Sol', se sube al colectivo y le dice al chofer: 'Dale los papeles, ¡si la chocaste!' Y la gente le decía: '¿Cuándo viene Marcelo?'", recordó entre risas.

Luego, llegó la hora de la acción y allí Sol desplegó toda su sensualidad a la hora del baile, llevándose un total de 19 puntos. De esta manera, quedó bien parada de cara a la sentencia del próximo lunes.

SEGUÍ LEYENDO: