Nazarena Nóbile volvió a apostar al amor en Miami: “Acabamos de mudarnos juntos”

Luego de divorciarse de Juan Baldi, la actriz y periodista decidió apostar a la convivencia junto a un empresario llamado Marcelo Schamy

Nazarena Nóbile junto a su novio, Marcelo Schamy
Nazarena Nóbile junto a su novio, Marcelo Schamy

Hace un año y medio que no voy a la playa. La vida acá no es tan fácil como muchos se imaginan, hay que trabajar mucho. Pero estoy feliz”, asegura Nazarena Nóbile desde Miami. No sin esfuerzo, la actriz y periodista había logrado ganarse su lugar dentro del mundo del espectáculo argentino. Sin embargo, a mediados del 2015, decidió hacer las valijas junto a quien por entonces era su marido, Juan Baldi, para instalarse en los Estados Unidos. Mal no le fue: hizo algunas participaciones en novelas, como Silvana sin lana y Quien es quien, además de trabajar en varias obras de teatro como Las novias de Travolta y Falladas. Además, se desempeñó en distintas radios y canales de televisión como ESPN y Nickelodeon.

En 2017, en tanto, Nazarena se instaló en Los Ángeles, donde comenzó su carrera como productora en películas como Summer night (Netflix) junto a Joseph Cross, Victoria Justice y Ellar Coltrane e Intolerance, no more (Amazon) junto a Jennifer Behrens. Pero la pandemia del coronavirus la obligó a volver a Miami en 2020. Y, en medio de este volver a empezar, se separó de su esposo de quien, recién ahora, terminó de divorciarse. Sin embargo, hoy la vida vuelve a sonreírle, ya que además de asociarse con su compañía NOBAL Productions a Mariano Dall Orso, Juan Crespo y Eduardo Roman para formar 4Cento Films, con la que acaba de terminar la post producción del film Cuando duerme conmigo que protagonizan Ana Claudia Talancon y Erick Elias, volvió a apostar al amor junto al empresario Marcelo Schamy.

La actriz y periodista Nazarena Nóbile volvió a apostar a la convivencia con el empresario Marcelo Schamy
La actriz y periodista Nazarena Nóbile volvió a apostar a la convivencia con el empresario Marcelo Schamy

—¿Quién es él y cómo empezó esta relación?

—Marcelo es especialista en inversiones relacionadas a proyectos inmobiliarios en todo Estados Unidos: tiene su compañía en Detroit y fue uno de los primeros en instalarse ahí. Además es socio de una compañía de gestión de préstamos hipotecarios especializada en extranjeros que quieren comprar propiedades en Florida. Pero es multifacético y también tiene negocios de electrónica. Yo lo conocí a través de un amigo en común, Gerardo Feldman. Él nos presentó con una doble intención, porque ninguno de nosotros dos sabíamos nada, pero enseguida pegamos onda. Lo que pasa es que, en ese momento, yo suponía que él estaba con alguien por un comentario que había escuchado y no le di bolilla.

—¿Entonces?

—Un día, hablando, me dijo que estaba solo. Y yo me cercioré de que así fuera, porque no me gusta meterme en el medio de ninguna pareja. Yo hacía bastante ya que estaba separada de Juan, después de muchas idas y vueltas. Así que empezamos a salir hace nueve meses. Y la verdad es que yo pasaba mucho tiempo en su casa, a la mía casi ni iba. Así que acabamos de mudarnos juntos. Y estoy muy enamorada. Igual, no te voy a negar que me daba miedo...

—¿Qué exactamente?

—La convivencia. A mí no me habían conocido otra pareja además de quien fue mi marido. Así que hasta mis amigos se sorprendieron de esta relación. “¿Vos blanqueando a alguien?”, me decían. Pero la verdad es que Marcelo es un amor. Me cuida mucho. Y es muy difícil encontrar a una persona que sea buena, inteligente y que te trate así. Pero acá es un ida y vuelta, porque yo también estoy pendiente de él. Yo estaba muy descreída de las relaciones, sea con hombres o mujeres porque yo tuve de ambas. Sin embargo, siempre le digo que él me conquistó. Porque yo tenía cero ganas de estar con alguien. Y la verdad es que estoy feliz.

Nazarena Nóbile conoció a Marcelo Schamy a través de un amigo en común
Nazarena Nóbile conoció a Marcelo Schamy a través de un amigo en común

—¿Él tiene hijos?

—Sí, pero ya son grandes y me llevo muy bien con todos. Especialmente con Larita, que tiene 13 años, es la más chiquita y pasa mucho tiempo con nosotros. Yo la amo y somos re compinches. ¡Parecemos dos nenas! Yo nunca quise tener hijos, no es algo que me interese ni que esté en mis planes. Y jamás había convivido con una adolescente, así que para mí es una experiencia nueva. Pero estoy super contenta.

—¿Cómo se lleva Marcelo con tu trabajo?

—Él me apoya en todo y hasta me ayuda a gestionar recursos para mis películas, porque trabaja con fondos de inversiones. ¡Así que combinamos todo! Para mí es muy importante el apoyo de mi pareja en el laburo y eso es algo que nunca me había sucedido hasta ahora.

—¿Y en qué proyecto estás trabajando actualmente?

—Con 4Centro Films, la compañía de la que formo parte, nos asociamos a Cacodelphia y estamos terminado la postproducción de la película Cuando duerme conmigo, que está escrita y dirigida por Eduardo Román. La rodamos completamente en Argentina. Y es la primera producción de Latinoamérica filmada íntegramente en escenarios virtuales. Se va a presentar los festivales de Cannes y San Sebastián y la idea es que, además de las salas de cines, pueda verse con alguna de las plataformas de streaming con las que estamos negociando. Por otro lado, estoy participando individualmente de un proyecto internacional enorme, del que todavía no puedo anticipar detalles porque firme un acuerdo de confidencialidad, pero que en breve podré anunciar...

Nazarena Nóbile en pleno set de filmación
Nazarena Nóbile en pleno set de filmación

—¿Extrañás la Argentina?

—¡Obvio! La gente piensa que acá uno se la pasa en la playa, pero la verdad es que no es tan simple ganarse un lugar en este país. Y la distancia es dolorosa. Yo extraño mucho a mis padres, a mi hermana y, sobre todo, a mi sobrina Sofía que es mi gran amor. No es nada fácil emigrar. Añorás mucho tu país, tu gente...Todo. Pero estoy muy feliz y agradecida al universo por el camino por el cual me fue llevando la vida. Trato de viajar lo más que puedo para ver a los míos o buscar la forma de que ellos me visiten. Y así es como se va llevando esto, como se puede.

SEGUIR LEYENDO: