La flor del ceibo y los colores de la bandera en el doodle de Google dedicado a la Declaración de la Independencia en Argentina.
La flor del ceibo y los colores de la bandera en el doodle de Google dedicado a la Declaración de la Independencia en Argentina.

Google dedicó su doodle de hoy a recordar el Día de la Independencia de Argentina. En esta fecha se conmemora la firma de la Declaración de independencia de la Argentina, el 9 de julio de 1816 en la casa de Francisca Bazán de Laguna, en San Miguel de Tucumán. Por medio de la firma de esa declaración, el país proclamó su independencia política de la monarquía española.

En el doodle, donde figura la bandera argentina, se decidió incluir el ceibo porque es la flor nacional de este país. Fue designada como tal, el 22 de noviembre de 1943 mediante el decreto 138.974, firmado por el entonces presidente de la Nación, Ramón Castillo.

Flor del ceibo (H. Zell / CC BY-SA (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)
Flor del ceibo (H. Zell / CC BY-SA (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)

En ese texto se explican los diversos motivos por los cuales se eligió esa flor en particular que surgió como una propuesta de una comisión nacional que estudió diferentes especies botánicas. El ceibo resultó elegida por considerar que era la más representativa del país.

Entre los argumentos que figuran en el decreto se menciona que dicha flor fue elegida como favorita en las diferentes encuestas populares que se realizaron en ese entonces en todo el país con el objetivo de elegir la flor nacional.

La flor del ceibo es color rojo como el gorro frigio, símbolo de libertad.
La flor del ceibo es color rojo como el gorro frigio, símbolo de libertad.

Por otra parte, el ceibo se encuentra en gran parte de la Argentina y ha sido evocada en numerosas leyendas, poemas y diferentes expresiones folclóricas autóctonas. A su vez, el color rojo del ceibo está presente en el escudo patrio.

También se destaca en el decreto que “diversas instituciones oficiales, civiles y militares, han establecido la plantación del ceibo al pie del mástil que sustenta nuestra bandera, asignándole así un carácter simbólico y tradicionalista”.

Antecedentes de la firma de la Declaración de la Independencia

Se convocó al Congreso de Tucumán cuando se supo que la Santa Alianza, en Europa, buscaba combatir los movimientos independentistas con el objetivo de restaurar la monarquía y sofocar movimientos independentistas en las colonias.

La Santa Alianza fue un encuentro que surgió por iniciativa de Alejandro I de Rusia, entre Austria, Rusia y Prusia, el 26 de septiembre de 1815 en París, tras la batalla de Waterloo. Los monarcas tenían como objetivo contener el liberalismo y secularismo que se había comenzado a propagar tras la Revolución Francesa. El pacto consistía en defender la legitimidad monárquica, el absolutismo y terminar con cualquier movimiento independentista como los que habían comenzado a surgir en las colonias, en América.

El instante que inmortalizó a Laprida: el 9 de julio de 1816 cuando se declaró la independencia.
El instante que inmortalizó a Laprida: el 9 de julio de 1816 cuando se declaró la independencia.

Esta situación urgía tomar una decisión para poder liberarse de cualquier intento de dominación por parte de Europa. Así fue que el Congreso de Tucumán convocó a un grupo de representantes de las Provincias Unidas para firmar la declaración con la intención de poner fin definitivo a siglos de dominio colonial español.

El encuentro se hizo en Tucumán, por el creciente disgusto de los pueblos del interior con Buenos Aires. Desde la supresión de la Junta Grande por el Primer Triunvirato en 1811 y hasta el Directorio de Alvear, en Buenos Aires reinaba una visión centralista, que priorizaba sus necesidades por sobre las de la confederación y en gran parte de las provincias reinaba un sentimiento antiporteño.

En ese contexto, las provincias fueron convocadas para reunirse en Tucumán, donde enviaron sus representantes. Las sesiones comenzaron el 24 de marzo de 1816, en la casa de doña Francisca Bazán de Laguna, con Álvarez Thomas como Director Supremo, que luego renunció y fue reemplazado por Antonio González Balcarce. Éste también dejó su cargo y el 3 de mayo fue designado en el cargo Juan Martín de Pueyrredón, del grupo porteño. La decisión tuvo como objetivo pacificar y unir a todo el territorio.

La Casa de Tucumán está en San Miguel de Tucumán. Allí un cuerpo de delegados de la mayoría de las Provincias Unidas del Río de la Plata, conocido como el Congreso de Tucumán, proclamó la declaración de independencia de la Argentina, el 9 de julio de 1816. La casa fue declarada Monumento Histórico Nacional en 1941.
La Casa de Tucumán está en San Miguel de Tucumán. Allí un cuerpo de delegados de la mayoría de las Provincias Unidas del Río de la Plata, conocido como el Congreso de Tucumán, proclamó la declaración de independencia de la Argentina, el 9 de julio de 1816. La casa fue declarada Monumento Histórico Nacional en 1941.

Los diputados Esteban Agustín Gazcón, Teodoro Sánchez de Bustamante y José Mariano Serrano presentaron un plan que reforzaba la idea de unir a todas las provincias, dejando de lado cualquier diferencia, para enfrentar a la realeza española y reafirmar la independencia.

Los puntos centrales del plan propuesto eran: declarar la Independencia; discutir la forma de gobierno más conveniente para las Provincias Unidas; elaborar un proyecto de Constitución y diseñar un plan para apoyar y sostener la guerra en defensa propia.

Tras varios meses de debates, finalmente el 9 de julio de 1816 se discutió y aprobó puntualmente el proyecto de Declaración de la Independencia. El diputado sanjuanino Francisco Narciso de Laprida preguntó: “¿Queréis que las Provincias de la Unión sean una Nación libre e independiente de los reyes de España y su metrópoli?”. Todos los diputados contestaron afirmativamente y se labró el Acta de Emancipación.

Así fue que el Congreso proclamó ese día el surgimiento de Las Provincias Unidas del Sud América, una nueva nación libre e independiente de España o cualquier otra nación