Dos delincuentes asaltaron anoche un local de accesorios para celulares en la localidad bonaerense de Garín y tomaron a dos empleados como rehenes durante casi dos horas. Después de una negociación con la Policía Bonaerense, los ladrones se entregaron y las víctimas fueron liberadas. Del operativo participaron más de 100 efectivos y según informó Graciela Cunial, secretaria de Seguridad de Escobar, los ladrones “eran muy jóvenes, de entre 20 y 23 años", y estaban "muy alterados”.

Pero no se trató de una toma de rehenes más. Fueron horas de una lógica tensión que al mismo tiempo dejaron para el recuerdo un insólito momento: mientras negociaban con el personal del Grupo Halcón, los ladrones obligaron a las víctimas a grabarse en un video junto a ellos para enviar “un saludo” y advertir que se trataba de algo serio, aunque al mismo tiempo transmitir el mensaje de que de que si cumplían sus demandas, no iban a lastimar a los jóvenes.

Las imágenes son irónicamente desopilantes y llenas de contrastes. Por un lado toman del cuello a las víctimas y les apuntan con las armas. Por el otro, se los ve a los empleados cuando esbozan una tímida sonrisa de frente a la cámara fingiendo que no pasa nada, nerviosos quizás. Hola, acá estamos con sus amigos, estamos haciendo una toma de rehenes pero los estamos cuidando y los estamos tratando bien. No estamos jugando a la bolita, ni tampoco andamos rastreando en el barrio, sostuvo uno de los captores. El improvisado camarógrafo enfoca de fondo a los patrulleros de la policía que rodeaban el lugar. Casi dos horas después, las autoridades lograron la liberación de los rehenes y la captura de los delincuentes.

Fuentes de la investigación señalaron a Infobae que los detenidos fueron identificados como Maximiliano Omar Benítez, un joven de 23 años domiciliado en el barrio La Loma, sin antecedentes. El otro es David Alejandro Segundo Bagnato, un delincuente de 21 años con pedido de captura vigente del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correcional N° 2, en causa por robo con armas. Según los datos a los que accedió este medio, vive en Las Tunas de Pacheco.

El asalto comenzó cerca de las 20 y al parecer su objetivo era el dinero en efectivo de la caja registradora del comercio. Al lugar, los ladrones llegaron a bordo de un auto Volkswagen Voyage de color blanco robado en la localidad de Tigre y acompañados por un tercer cómplice que se movilizaba en una moto y les hacía de “campana”.

En un momento, efectivos de la Policía Local observaron al motociclista frente al local de celulares -ubicado en Churich y Sulling- en una actitud sospechosa y le dieron la voz de alto. Asustado, el hombre dejó tirada la moto, se subió al auto y escapó. Mientras tanto, los otros dos quedaron en el interior del comercio y sin la posibilidad de huir.

Fue entonces que comenzó la toma de rehenes, con casi 120 minutos de varios momentos delirantes. Además de filmar el video, la secretaria Cunial reveló que durante la negociación los delincuentes pidieron su liberación, pizza y cerveza, y la presencia de un fiscal. En ese sentido, la funcionaria aseguró que efectivamente recibieron la comida pero que los negociadores no accedieron a darles bebidas alcohólicas para no poner en peligro a los rehenes. “Luego llegó el Grupo Halcón y en pocos minutos desistieron”, contó. En otro video casero grabado por un vecino del barrio quedó registrado cómo uno de los delincuentes le apuntaba en la cabeza a una de sus víctimas mientras dialogaba con el negociador del Grupo Halcón.

Horas después de finalizado el episodio en Garín, la policía de la Provincia halló el vehículo blanco abandonado y con un hombre atrapado en el baúl, quien resultó ser el propietario.

El fiscal Jorge Noceti, de la UFI descentralizada de General Pacheco, comenzó un expediente con la calificación de “robo calificado por el uso de arma blanca, privación ilegal de la libertad por el robo del auto en Tigre en concurso real, con robo calificado por el uso de arma de fuego en grado de tentativa y privación ilegal de la libertad”, por lo ocurrido frente al local de celulares.

A Benítez y Segundo Bagnato les incautaron un cuchillo táctico marca Columbia, un revolver calibre 32, tres proyectiles percutidos, una gorra de color roja combinado con negro, una gorra color negra sin inscripción y las billeteras de las víctimas. Continuarán detenidos.

SEGUÍ LEYENDO: