Uno de los perros utilizados en el operativo de la policía de Río Negro para encontrar al femicida de Bariloche
Uno de los perros utilizados en el operativo de la policía de Río Negro para encontrar al femicida de Bariloche

Tras cuatro días de intensa búsqueda, perros de la policía de Río Negro encontraron a Mariano Cordi, el principal acusado del femicidio de su ex pareja, Valeria Coppa, ocurrido frente a la catedral de Bariloche. Los canes rastreadores lo hallaron oculto entre piedras en un sendero en el Valle del Challhuaco, a 20 kilómetros de la ciudad patagónica.

Cordi estaba exhausto, deshidratado y con algunas lesiones. Su apariencia mostraba claros signos de debilitamiento y pérdida de peso. En esas condiciones fue arrestado por una patrulla de la fuerza especial COER, que recorría la zona con la ayuda de caninos especialmente adiestrados para hallar personas con vida.

Para los investigadores, los perros de búsqueda y rescate siguen siendo una de las mejores herramientas que poseen los equipos policiales para encontrar a sospechosos y personas perdidas. Así como hay algunos perros que son entrenados especialmente para encontrar droga y dinero, hay otros que son adiestrados para identificar a personas vivas o fallecidas.

En el caso puntual de Bariloche se utilizaron "perros de rastreo", los cuales tienen un sentido del olfato súper desarrollado, un carácter tranquilo, alta capacidad de concentración e instinto de caza.

Así fue trasladado el femicida de Bariloche tras ser hallado por perros de rastreo (Gentileza: El Cordillerano)
Así fue trasladado el femicida de Bariloche tras ser hallado por perros de rastreo (Gentileza: El Cordillerano)

Fuentes de la división canes de la policía de Río Negro explicaron a Infobae que en este operativo intervinieron perros de las razas bloodhound y pastor belga malinois. "Son perros de trabajo que vienen de familia de rastreadores. Se los empieza a formar desde cachorros y se los sociabiliza tanto en zonas urbanas como rurales, ya sea con otros perros y otros animales como gatos, vacas y caballos. Les enseñamos a ser buenos sabuesos para que intervengan en la detección de rastreos génericos (de cadáveres) o referenciados", precisaron las fuentes.

Para la ubicación del femicida de Bariloche se recurrió a un rastreo diferenciado, donde a los canes se los hizo buscar un olor específico. "Ellos buscan a partir de un olor que les damos. Primero se hace un relevamiento de objetos, prendas y ropa de cama de la persona en cuestión para extraer de allí lo que ellos deben rastrear",  detalló.

Emanuel Palomeque, cabo del cuerpo de Bomberos de Deán Funes y experto en el adiestramiento canino, le explicó a Infobae que estos perros se entrenan desde los 4 meses a través del juego. Su destreza olfativa es mil veces superior a la humana y suple las limitaciones de los hombres a cambio de muy poco: sus ansias de jugar.

"Los entrenamos con pelotas de tenis, mordillos y mangueras rotas. Les enseñamos a ser sociables con otros perros y otros animales, como gatos y caballos. Lo importante es que aprendan a jugar, porque cuando hacemos un rastreo ellos lo toman como parte de un juego", remarcó.

Operativo donde emplean perros rastreadores (Facebook: División Canes Policia De Rio Negro)
Operativo donde emplean perros rastreadores (Facebook: División Canes Policia De Rio Negro)

"Una vez que el perro se hace adicto a un juguete, como parte del juego, le enseñamos a ladrar. Para que cuando lo encuentre, largue los ladridos. En ese proceso, el perro hace venteos (consiste en levantar el hocico) y rastreos (va con el hocico sobre el piso). Y no necesariamente le damos prendas de la persona que está desaparecida para que lo encuentre, como la gente suele ver en las películas", aclaró Palomeque.

Los perros que se entrenan para el salvamento tienen que aprender a "ventear". Ventear es diferenciar las partículas de olor humanas en el aire. Esto se hace mediante el aprendizaje del perro olfateando el aire. De esta manera el perro asimila e identifica el olor de las personas en zonas complicadas, como ocurrió en Bariloche.

"Cuando ventea discrimina el olor de las personas que se encuentran en la superficie del olor de las que están escondidas o sepultadas. Una vez que ha descubierto el rastro, se queda quieto en el lugar en el que se encuentra la persona hallada hasta que llega su guía", resaltaron desde la policía de Río Negro.

Así entrenan a los canes (Facebook: División Canes Policia De Rio Negro)
Así entrenan a los canes (Facebook: División Canes Policia De Rio Negro)

Para este tipo de trabajos, otra de las razas más utilizadas son los collie, overejo alemán y golden retriever. Pero también aquellos que ya vienen de familias rescatistas -por más que sean mestizos- porque lo traen en sus genes y aprenden más rápido.

La vida útil de estos animales es de 7 años en promedio y luego se los jubila. "Los perros suelen quedar al cuidado de sus guías, por el vínculo establecido, cuando ya no trabajan más. Si se lo dan otras personas pueden llegar a tener daños psicológicos", concluyó Palomeque.

Estos perros rescatistas de rastreo no solo sirvieron para esclarecer el caso de Bariloche sino que también fueron fueron utilizados en el caso de Kimey Dominic De Moraiz (el nene de tres años secuestrado y abusado por un vecino en San Francisco Solano) y en los casos de Sheila Ayala (la nena de 10 años que fue asesinada por su tío Quimey) y la odontóloga Gissella Solís (asesinada por su pareja luego que la mujer se enterara de que tenía una doble vida). La diferencia es que en estos últimos dos casos se utilizaron perros de rastreo, pero de personas fallecidas.

SEGUÍ LEYENDO: