Tenía Alzheimer, falleció a los 89 años y su emotivo video bailando se hizo viral: la explicación de su musicoterapeuta

La española Marta Cinta era bailarina y murió en marzo de este año, pero su interpretación en silla de ruedas de “El Lago de los Cisnes” sigue sensibilizando. “La música tiene beneficios hasta el final de la vida”, le dijo Pepe Olmedo a Infobae, con quien compartió los videos de otros casos tan conmovedores

El video viral que conmovió a todos: la bailarina, que sufría Alzheimer, interpreta la danza de El lago de los cisnes en su silla de ruedas

Suena “El Lago de los Cisnes” de Piotr Ilich Tchaikovski y Marta Cinta mueve los brazos. Tiene 89 años y está sentada en su silla de ruedas. Emociona. El video se hizo viral, conmovió al mundo. Pero su su historia personal es poco conocida. Infobae habló con su musicoterapeuta -que está junto a ella en el video- para saber quién era esta mujer que padecía Alzheimer y a quien la música hacía revivir.

Pepe Olmedo contó que su nombre era Marta González -Cinta era el artístico-, que nació en España, vivió muchos años en Cuba y en los Estados Unidos -donde se destacó como bailarina clásica- y que tuvo una academia de ballet en Nueva York hasta que, en los últimos años de su vida, decidió seguir con las clases en su patria.

Marta murió en marzo de este año en el país que la vio nacer, mientras vivía en una residencia para mayores. Debido a que padecía Alzheimer, tenía importantes estados de tristeza y melancolía, hasta que una asociación sin fines de lucro -que fundó y dirige Pepe Olmedo- puso al alcance de los profesionales que la atendían una maravillosa herramienta: la música.

Al poco tiempo, Marta comenzó a mostrar notables mejoras en su ánimo y dejó de lado la nostalgia. Su musicoterapeuta descubrió que “El Lago de los Cisnes” había significado mucho para ella en su juventud, y que había un renacer en su cuerpo y en su mente cada vez que volvía a escuchar esa música.

El video que se hizo viral muestra su conmovedora reacción, mientras va recordando con precisión cada uno de los movimientos de la coreografía que incluye a sus miembros superiores y le da a entender a su musicoterapeuta que no podrá hacer los pasos con las puntas de sus pies, ya que está en silla de ruedas. Sin embargo, a los pocos instantes vuelve a levantar sus largos brazos, moviendo sus manos y su cabeza, para recrear la famosa muerte del cisne.

Marta mejoró su estado de ánimo cuando comenzó a escuchar la música que siempre amó (Fotos y videos: Gentileza Asociación Música para Despertar)
Marta mejoró su estado de ánimo cuando comenzó a escuchar la música que siempre amó (Fotos y videos: Gentileza Asociación Música para Despertar)

En una entrevista desde Granada con Infobae, el fundador y director de la Asociación Música para Despertar, Pepe Olmedo -licenciado en psicología en la Universidad de Granada y máster en Psicología Clínica y de la Salud- contó que su iniciativa sin fines de lucro comenzó como un voluntariado en el centro de mayores “Cáxar de la Vega”, junto a la colaboración de los trabajadores, residentes y familiares de las personas con Alzheimer. Desde entonces, lleva sus conocimientos y su filosofía a diferentes instituciones en España -en Asturias, Zaragoza, Madrid, Granada, Cádiz, Tenerife, Barcelona, País Vasco, Sevilla y Málaga- y, además, consiguió dar la vuelta al mundo concientizando con videos como el de Marta y otros pacientes, llegando a millones de personas en 170 países, entre los que se incluyen Argentina, México, Brasil, Ecuador, Chile, Venezuela, Uruguay, Estados Unidos, Canadá, Australia, Perú, Puerto Rico y Japón.

“Escuchar la música de su vida con unos auriculares, mejora el estado y calidad de vida de personas con enfermedad de Alzheimer y otras demencias”, afirma Olmedo desde el sitio de la Asociación Música para Despertar, explicando que las últimas áreas en desaparecer del cerebro de una persona con Alzheimer son las encargadas de la memoria musical y de la capacidad para sentir emociones. “Se muestran resultados positivos en la agitación y ansiedad de los participantes, mejoras en su calidad de vida, en su estado de ánimo, en sus recuerdos, en su estado físico y fisiológico, en su socialización; así como el efecto que se traspasa a familiares y trabajadores”, afirma.

“Los efectos hacen ‘despertar’ a la persona momentáneamente, parece que por instantes vuelve el movimiento coordinado, vuelven emociones intensas, vuelve un lenguaje más coherente, vuelven recuerdos de toda una vida y, lo más importante, vuelve el sentimiento de autonomía. Se sienten importantes, protagonistas y únicos y disfrutan de ese momento, su momento, aunque ya su vida tenga una dirección fija y difícil, el camino será lo más amoroso que se pueda, hasta el último de los suspiros”, asegura Olmedo

Pepe Olmedo, el musicoterapeuta que trató a Marta Cinta
Pepe Olmedo, el musicoterapeuta que trató a Marta Cinta

-¿Cuál es el objetivo de la Asociación Música para Despertar?

-Nos ocupamos de entender los beneficios de la música en personas con Alzheimer o con cualquier tipo de demencia. Empecé a hacerlo en 2013, con el objetivo de concientizar sobre esa clase de enfermedades y, también, a formar a profesionales y familiares de los pacientes. Desde pequeño, tengo contacto con personas con Alzheimer, ya que mi madre dirigió el Centro de Mayores.

-¿Qué es la musicoterapia y por qué puede ayudar a las personas con Alzheimer?

-La musicoterapia intenta llegar a la persona a través de la música y procura establecer otros canales de comunicación. En nuestro caso, no hacemos musicoterapia activa con instrumentos, sino que les colocamos auriculares con música grabada que los pacientes escuchaban cuando eran jóvenes. La musicoterapia es muy beneficiosa para las personas con Alzheimer. Por un lado, sabemos que la memoria musical y la capacidad de sentir emociones son los últimos atributos que pueden perderse en este tipo de enfermedades. Por otro, sabemos que la música va a ayudar a estimular su memoria, la atención y el lenguaje a nivel cognitivo, como asimismo, a manejar los trastornos del comportamiento que provoca la enfermedad, ya que -cuando está más avanzada- muchas personas se ponen nerviosas, se agitan o se vuelven agresivas. Es importante saber que cuando escuchan música que formó parte de su vida, como la que oían cuando eran jóvenes, ciertos comportamientos complicados pueden manejarse de una mejor manera.

Pepe Olmedo besa la mano de Marta Cinta
Pepe Olmedo besa la mano de Marta Cinta

-¿Cómo llegó a usted el caso de la bailarina Marta Cinta?

-La conocimos en una de las formaciones que brindamos a los profesionales del Centro de Mayores, ya que allí hacemos sesiones prácticas con personas con Alzheimer y otras demencias. Además, también hacemos la lista de las emociones de la vida del paciente... Conocer a Marta fue maravilloso. Fue un regalo, porque tenemos la oportunidad de vivir momentos bonitos con muchas personas, pero no siempre estamos con una persona se ha dedicado a una actividad relacionada con la música, en su caso, el ballet. Sabemos que Marta era española y que vivió muchos años en Cuba y en los Estados Unidos, donde se formó y fundó su propia compañía de ballet en Nueva York. Fue una persona que tuvo una vida difícil y vivió alejada de su familia, hasta que volvió a España y siguió dando clases de baile. Pero probablemente, nunca tuvo el reconocimiento que se merecía. Aquí, solo se dedicó a ser profesora. Muchas personas en las redes sociales la reconocieron por el video que publicamos y nos dijeron que fueron sus alumnos.

La interpretación de Marta Cinta que se hizo viral en las redes sociales y que invita a reflexionar sobre la importancia de la música en su tratamiento
La interpretación de Marta Cinta que se hizo viral en las redes sociales y que invita a reflexionar sobre la importancia de la música en su tratamiento

-¿La musicoterapia puede detener el avance del Alzheimer?

-El avance del Alzheimer se puede hacer más lento con la estimulación adecuada. Cada caso requiere un objetivo distinto. Justamente, el objetivo con Marta era mejorar ciertos momentos de tristeza y de melancolía extrema porque, probablemente, le daba muchas vueltas en su cabeza lo que ya no podía hacer. Parte del trabajo fue levantar su autoestima a través de la música, recordando aquellos momentos buenos de su vida y mostrándole que aún nos podía emocionar. Buscábamos conectar con su recuerdo y mejorar su estado de ánimo. Falleció en marzo de este año y este video fue nuestro homenaje, aunque no pensamos que iba a tener tanta repercusión. A Marta la conocimos en junio de 2019. Desde entonces y hasta el final de su vida -en marzo de 2020- hicimos que estuviera acompañada por la música. Toda la formación que le dimos a los profesionales para que usaran la música adecuada con Marta hizo que hasta el día en que murió en su habitación sonaran sus canciones favoritas.

Marta Cinta falleció en marzo de este año. Se sabe muy poco sobre su historia personal y profesional como bailarina
Marta Cinta falleció en marzo de este año. Se sabe muy poco sobre su historia personal y profesional como bailarina

-Cuénteme otros casos similares al de Marta...

-Tuvimos a una mujer con un Alzheimer muy avanzado, lo que le provocó un gran deterioro en su lenguaje. Sin embargo, cuando le hacíamos escuchar la música de su vida -que sobre todo eran bandas sonoras de películas, como “África Mía”- veíamos como sus manos empezaban a moverse haciendo algo que no entendíamos qué significaba. Hasta que nos enteramos que había sido costurera: sus manos estaban cosiendo imaginariamente con una máquina antigua. Cuando la enfermedad aparece antes de los 65 años, avanza con mayor intensidad. Tuvimos el caso de una persona muy joven que era muy agresiva con nosotros y con sus compañeros pero cuando escuchaba a Frank Sinatra, se transformaba y consiguió muchos beneficios en su estado de salud gracias a esa música. Ya que estoy hablando con una periodista de Argentina, le quiero decir que la música de Carlos Gardel ha sido de gran ayuda para aquellos españoles que han emigrado a ese país cuando eran niños y, cuando volvieron a España, el tango era muy motivador para ellos. Es una música que también se usa mucho con enfermos de Parkinson, ya que provoca problemas de movimiento pero, con la terapia del tango, se ven muchas mejorías en el movimiento y en el equilibrio. Ustedes tienen muy buenos musicoterapeutas allá.

La mujer escuchaba la música de la película África Mía y movía sus manos como en su época de costurera


-¿En qué otras enfermedades o trastornos puede ser de utilidad?

-Se puede llegar a cualquier persona que sufra cualquier patología. Incluso, sirve en casos de niños o adultos con parálisis cerebral, donde la música tiene un efecto maravilloso. Lo mismo en bebés prematuros: sus padres les cantan y se observan mejorías en su frecuencia cardíaca, en la saturación de oxígeno, etc. La música tiene beneficios desde el principio hasta el final de la vida. En cualquier patología, vamos a encontrar beneficios a través de la música. Lo mismo sucede en aquellas personas que no tienen ninguna una patología, ya que se puede ver cómo se altera o modifica el estado de ánimo.

Manolo Escobar padece Alzheimer y la música produce un gran cambio en su estado de ánimo


-¿Cómo es el proceso para investigar y llegar a la música adecuada para cada caso?

-En primer lugar, siempre tenemos entrevistas con los familiares pero cuando no los tienen recurrimos a amigos, a gente de su misma edad o a personas de su lugar de origen... Hasta buscamos la música tradicional del sitio donde nacieron y vivieron. La familia es nuestra mejor aliada, ya que son ellos quienes nos pueden ayudar y darnos la mayor cantidad de información. El problema se presenta cuando la persona es muy mayor y necesitamos saber cuál era la música que escuchaba cuando tenía entre 18 y 30 años: esa es la que tiene mejor efecto. En esos casos, a veces ni la propia familia sabe qué música escuchaba. Por eso, es importante dejar apuntadas cuanto antes nuestras canciones favoritas, para que la tarea del terapeuta sea más fácil y podamos encontrar las canciones adecuadas. Finalmente, termina siendo un trabajo de detective. A veces, probamos con diferentes canciones y vemos la reacción. También, sabemos que aunque alguien no se pueda comunicar, siempre va a haber algún modo en el que se exprese con la persona que lo asiste, como una mirada, una sonrisa o un movimiento.

Marta Cinta y Pepe Olmedo
Marta Cinta y Pepe Olmedo

-¿Qué otros beneficios brinda la música?

-Cuando miramos a una persona, lo hacemos dentro de todas sus dimensiones. Podemos trabajar su aspecto cognitivo, como la memoria y el lenguaje; y el aspecto emocional, justamente para que sus emociones puedan aflorar. Toda esta estimulación hace que la enfermedad avance más lentamente. Nos centramos también en su estado físico, incitándola a movilizarse como en el caso de Marta, buscando canciones con las que responda con su cuerpo, porque el ejercicio físico es necesario. Muchas veces no quieren hacerlo, pero bailar con las canciones que les gustaban en el pasado, les resulta más simple, natural y agradable. La música también ayuda a que las personas afronten de un mejor modo los últimos años de su vida y las ayuda a socializar.

-¿Qué pueden hacer aquellas personas que tienen familiares con Alzheimer y que no disponen de los medios para hacer musicoterapia?

-Pueden buscar muchas herramientas para ayudarlos, como las gratuitas que tenemos en nuestro sitio. Todos tenemos música a nuestro alcance y hoy, probablemente, más que nunca. Entonces, es muy importante buscar información para hacerlo de manera adecuada y tener una lista de reproducción correcta. Son muchas los cuidadores que atienden a personas con Alzheimer, y para la familia el proceso es muy complicado, porque llega un momento en el que no saben ver lo que está pasando. Muchas veces, llega un momento en el que el lenguaje verbal se pierde y altera. Hay familiares que no lo llegan a comprender por qué hay pacientes que no entienden las palabras, pero sí los gestos del cuerpo o el tono de la voz. Como es una enfermedad emocional, va a haber momentos en los que haya que lidiar -justamente- con esas emociones

Su caso conmovió tanto a los usuarios de las redes sociales, que muchos artistas le dedicaron dibujos
Su caso conmovió tanto a los usuarios de las redes sociales, que muchos artistas le dedicaron dibujos

-Como profesional. ¿qué sintió cuando vio la gran repercusión que tuvo el video de Marta?

-Mucha emoción, porque gran parte de la labor de la Asociación Música para Despertar es concientizar a más personas a través de la música, del baile o del arte. Es importante que valoremos a nuestros mayores, que veamos todo lo que pueden regalarnos y hacernos emocionar. Que el video de una persona mayor como Marta, desde su silla de ruedas, haya emocionado a todo el mundo fue muy bonito. Es algo superior a nosotros, es un regalo que Marta le hizo al mundo: dar luz en esta situación tan complicada de la pandemia. Necesitamos historias bonitas y de personas reales, necesitamos valorar las historias de vida...

SEGUIR LEYENDO:



Últimas Noticias

MAS NOTICIAS