Amor en las aulas: una universidad aprueba las relaciones entre profesores y alumnos y hasta pone reglas de convivencia sexoafectivas

La Universidad Nacional de San Martín redactó un estatuto donde sugiere pautas de “compromiso ético para la función de la docencia”, con el fin de evitar la proliferación de denuncias de alumnos por acoso sexual y violencia psicológica. El caso de un docente, que fue echado por abuso y violencia de género, sirvió como disparador de la iniciativa

cruth@infobae.com
La Universidad Nacional de San Martín elaboró un estatuto que fomenta “la relación de mutuo respeto y confianza entre docentes y estudiantes libre de toda opresión y violencia” (@unsamoficial)
La Universidad Nacional de San Martín elaboró un estatuto que fomenta “la relación de mutuo respeto y confianza entre docentes y estudiantes libre de toda opresión y violencia” (@unsamoficial)

Todo comienza con el envío de material educativo por mail, continúa con el seguimiento en Twitter, una solicitud de amistad en Facebook y conversaciones informales por chat. Pero luego, la relación se vuelve más cercana, empieza a indagar sobre la vida íntima y hasta se anima a mandar o pedir alguna foto subida de tono. En muchos casos, esos acercamientos entre docentes y alumnos pueden derivar en un noviazgo, un encuentro ocasional, una aventura que se prolonga en el tiempo o un infierno.

Esto último es lo que le pasó a Julieta P. (21), una estudiante de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), que fue la primera en animarse a denunciar públicamente a un profesor (que en este caso también era su novio) de esa casa de estudios por abuso y violencia de género. La joven no solo lo hizo ante la Oficina de Violencia Doméstica, donde logró una orden de restricción de 300 metros; sino también en la Consejería en Violencia de Género y Sexualidades de la UNSAM, donde consiguió que lo echaran y lo inhabilitaran para ejercer la docencia a nivel nacional durante dos años.

A través de una carta abierta que publicó en su Facebook en febrero de 2016 relató que había sido maltratada física y psicológicamente por el docente Dante Palma, filósofo y ex panelista del programa de TV 678; a quien había conocido un año atrás por Facebook.

Conscientes de que las relaciones sexoafectivas también suceden en las universidades, el Consejo Superior UNSAM redactó -a raíz de este caso- un documento donde se brindan lineamientos sobre el “compromiso ético para la función de la docencia”, con el fin de evitar la proliferación de denuncias por acoso sexual y violencia psicológica hacia los alumnos.

Dante Palma, filósofo y ex panelista del programa de TV 678, fue echado de la UNSAM por abuso sexual y violencia de género contra una alumna que también era su novia
Dante Palma, filósofo y ex panelista del programa de TV 678, fue echado de la UNSAM por abuso sexual y violencia de género contra una alumna que también era su novia

Es que tras salir a la luz la historia de Julieta, la UNSAM se encontró con que otras alumnas habían vivido una situación similar. Entre ellas se encontraba Silvina C. (23), otra ex pareja de Dante Palma. De acuerdo a los posteos de varias de las jóvenes, el docente universitario utilizaba el mismo modus operandi: las contactaba por Facebook y Twitter, o les mandaba correos electrónicos que tenía por ser su profesor y las acosaba.

“Hizo varias cosas para tratar de llamarme la atención, lo ignoré todas las veces que intentó acercarse y seguía insistiendo”, contó otra de las chicas en un grupo llamado “Contra la violencia machista de Dante Palma", sitio que fue dado de baja una vez que esos testimonios fueron presentados ante las autoridades de la UNSAM y de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires (UBA), donde también daba clases.

El descargo virtual de Julieta luego se tradujo en un juicio académico, donde Palma fue hallado culpable, en mayo de 2018. “El Tribunal académico evidenció que acosaba, hostigaba a las estudiantes y tenía una práctica sostenida en el tiempo”, precisó a Infobae Vanesa Vázquez Laba, directora de Género y Diversidad Sexual de la UNSAM.

Por eso, ahora esa universidad fomenta “la relación de mutuo respeto y confianza entre docentes y estudiantes libre de toda opresión y violencia”.

En el documento, la institución admite que “los lazos familiares, de amistad, sexo-afectivos o relaciones laborales pueden ser frecuentes y visibles en la vida universitaria”. Y continúa: “Los docentes deben cuidar que las relaciones sexo-afectivas no se traduzcan en prácticas de favoritismo o nepotismo. Es conveniente que encuentren alternativas viables y razonables para garantizar la imparcialidad en una evaluación, tesis o trabajo final. En estos casos, para beneficio del estudiante es recomendable recurrir a colegas y/o autoridades”.

Sabrina Ajmechet, docente de historia y coordinadora de la Maestría en Políticas Públicas, fue una de las que se mostró a favor de la iniciativa. “En la UNSAM, los profesores firmamos un estatuto sexoafectivo. Una de las cláusulas: “Si te involucras con un alumno, no lo evalúes: que lo haga un colega”. Me pareció de mucho realismo y sensatez. Aceptación de que hay cosas que no deberían pasar pero pasan. Y solución a eso”, tuiteó.

infobae-image

Pero las críticas no tardaron en llegar y muchos de sus colegas opinaron que se trata de una medida disparatada. “Me parece una barbaridad. El/la profe debe esperar a finalizar el curso para involucrarse con el alumne. Además abre la puerta a todo tipo de situaciones oscuras. Creo que es absurdo. Debería haber sensibilización docente al inicio del ciclo lectivo y a lo sumo código de ética”, le respondió Débora Lopreite, politóloga y profesora de Género, Política y Políticas Públicas de la UBA.

Pero esas supuestas “barbaridades” hoy en día suceden y cada vez son más frecuentes en el ámbito universitario. Y con este estatuto, la UNSAM se convierte en la primera universidad del país en blanquearlo y ocuparse de ello, más allá de que algunos usuarios descalifiquen la iniciativa.

“¿Y si se refuerza los controles psicológicos del cuerpo docente de la institución con programas para evitar esta situación en vez de institucionalizarlo?”, “nooo lo puedo creer están naturalizado que se pueden garchar a los alumnos!!!!”, “Si te involucras con un alumno: presentá la renuncia” y “no se puede creer que esto salga de una universidad”, fueron algunos de los picantes comentarios contra el tuit de la profesora Sabrina Ajmecht.

infobae-image

Más allá de esas posturas en contra, las relaciones afectivas no están prohibidas en la UNSAM. “El documento lo que sugiere es que si existe esa relación consentida entre ambos que no sea durante la cursada de la estudiante (es decir, mientras el docente es su docente en alguna materia), por dos razones. En primer lugar, porque se podría generar diferencias/preferencias respecto del resto del grupo; por otro lado, porque si ese vínculo tiene algún aspecto de violencia de género esa conflictividad también se desarrolla dentro de la institución y se debe intervenir. Es decir, sería una situación de violencia doméstica en un ámbito institucional. Estos casos son muy complicados de trabajar en términos administrativos y legales”, explicó Vázquez Laba.

Consultada acerca de cómo fue recibido ese documento entre el alumnado, la Directora de Género se mostró satisfecha: “La respuesta fue afirmativa porque es considerada una política preventiva para mejorar la convivencia universitaria. El documento no solo se circunscribe a los vínculos sexoafectivos sino a todos los aspectos académicos de la relación docente-estudiante”.

Vázquez Laba considera que “la comunidad está transformándose de a poco y que este documento es tomado como un acto de civilidad, para mejorar la convivencia universitaria”.

Seguí leyendo:

Radiografía de la Universidad de La Matanza: bajo presupuesto y los mejores resultados

Cuatro carreras de la UBA se posicionaron entre las 50 mejores del mundo


MAS NOTICIAS

Te Recomendamos