Instituto Próvolo, donde se cometieron los abusos.
Instituto Próvolo, donde se cometieron los abusos.

Ya hay dos curas y un jardinero condenados a prisión por el caso. Sin embargo, las víctimas quieren llegar más lejos y que sus historias se conozcan en otras partes del mundo. Por esta razón, los denunciantes del Instituto Próvolo, el colegio para sordos ubicado en Mendoza en el que se cometieron varias violaciones y agresiones sexuales, viajaron a Roma y a Ginebra, invitados por una organización internacional que lucha por el fin del abuso eclesiástico en el mundo.

Acompañados por sus abogados, trece jóvenes que fueron ultrajados por los religiosos de ese establecimiento educativo se presentarán ante el Comité Contra la Tortura y el Comité de los Derechos del Niño en la ciudad suiza, para acusar "al Estado Vaticano por encubrimiento y obstrucción al proceso judicial” que llevaron adelante.

“Los obispos se pronuncian en contra de la pederastia, pero la Iglesia no colabora con las investigaciones, que siguen siendo truncas”, explicó Lucas Lecour, quien junto a Sergio Salinas formó parte de la querella en el caso Próvolo, como enviados de la organización no gubernamental Xumek, que representó a gran parte de las víctimas.

Durante una conferencia de prensa que brindaron antes de tomar el vuelo a su primer destino, invitados por Ending Clergy Abuse (ECA), organización internacional que lucha por el fin del abuso eclesiástico en el mundo, el letrado agregó que su grupo lleva "un reclamo actual y una sentencia ejemplar que puede generar incidencia”.

Los tres acusados: el sacerdote Horacio Corbacho, el jardinero Armado Gómez y el cura italiano Nicola Corradi. (AFP)
Los tres acusados: el sacerdote Horacio Corbacho, el jardinero Armado Gómez y el cura italiano Nicola Corradi. (AFP)

De acuerdo con lo que precisaron fuentes de Xumek a la agencia de noticias Télam, el contingente presentará el caso ante el Comité Contra la Tortura (CAT) y el Comité de los Derechos del Niño (CRC) en Ginebra y luego viajará a Roma "a un encuentro con organizaciones que luchan por el fin del abuso eclesiástico y sobrevivientes”.

Por otra parte, Lecour precisó que también solicitaron una entrevista con el Papa Francisco, pero que aún no fue confirmada. “Con nuestras manos y nuestras voces rompemos el silencio, en Argentina y el mundo”, expresaron las víctimas.

A fines de noviembre pasado, los sacerdotes Horacio Corbacho (59) y Nicola Corradi (83) fueron condenados a la pena de 45 y 42 años de prisión respectivamente, mientras que el jardinero Armando Gómez (49) fue sentenciado a 18 años, por los abusos sexuales cometidos a niños sordos dentro del instituto ubicado en la provincia de Mendoza.

El histórico veredicto fue dictado por los jueces Carlos Díaz, Mauricio Juan y Aníbal Crivelli y marcó una condena emblemática contra la Iglesia, con amplia repercusión mundial, aunque no es la única causa abierta contra miembros del Próvolo: nuevos casos comenzaron a apilarse en los tribunales para describir una serie de prácticas aberrantes que tuvieron lugar no sólo en la sede mendocina, sino también en la que se encuentra en la ciudad de La Plata -en Buenos Aires- y en otros países.

En lo que respecta a la denuncia original, en las ultimas semanas comenzaron las audiencias preliminares para llegar al segundo juicio- que aún no tiene fecha- y en las que hay nueve imputadas, entre ellas las monjas Kumiko Kosaka y Asunción Martínez, además de la ex apoderada legal del Instituto, Graciela Pascual.

Seguí leyendo: